fbpx
El mito de que la gente trabaja más duro en capitalismo

Progresistas quieren llevar el salario mínimo a $26 dólares por hora

Pero como explicó el economista Thomas Sowell, “el salario mínimo real es siempre cero”

[Read in English]

Por Brad Polumbo

La iniciativa #Fightfor15 (la lucha por 15) es una noticia vieja, aparentemente. Algunos activistas y académicos progresistas defienden ahora que el salario mínimo debería  acercarse más cerca a los $26 dólares por hora, alegando que ese es el nivel que habría alcanzado si los salarios hubieran seguido el ritmo de la productividad en las últimas décadas.  

El discurso en línea se inició tras la publicación de un reciente artículo del Centro de Investigación Económica y Política, de tendencia izquierdista, titulado “El salario mínimo de $26 dólares por hora”.  

“[Un salario mínimo de $26 dólares por hora] puede parecer una locura, pero eso es más o menos lo que el salario mínimo sería hoy si hubiera seguido el ritmo del crecimiento de la productividad desde que su valor alcanzó su máximo en 1968”, escribió el economista progresista Dean Baker. “Y que el salario mínimo siga el ritmo del crecimiento de la productividad no es una idea descabellada. De hecho, el salario mínimo nacional siguió el ritmo del crecimiento de la productividad durante los primeros 30 años después de que existiera por primera vez un salario mínimo nacional en 1938”.

“Pensemos en cómo sería el país si los trabajos peor pagados, pensemos en los lavaplatos o los conserjes, se pagaran a $26 dólares la hora”, continuó Baker. “Eso significaría que alguien que trabajara 2,000 horas al año tendría unos ingresos anuales de $52,000 dólares. Estos ingresos situarían a una madre soltera con dos hijos muy por encima del nivel de pobreza”.

Este análisis favorable a un salario mínimo de $26 dólares se publicó en muchos medios de comunicación de tendencia izquierdista, como CBS News y The Independent.  

Tal vez en relación con esto, el exsecretario de Trabajo convertido en comentarista progresista, Robert Reich tuiteó recientemente que “hoy parece un buen momento para recordar que si los salarios hubiesen seguido el ritmo de las ganancias de productividad en los últimos 50 años, el salario mínimo sería de $24 dólares por hora. $15 dólares es la base, no el techo, de lo que se merecen los trabajadores”. 

Para ser claros, el apoyo a un salario mínimo de $26 dólares todavía no es la posición mayoritaria de la izquierda americana. Sin embargo, el movimiento está ganando la suficiente tracción como para que la perspectiva sea digna de evaluación y es aterradora. 

Supongamos, por el bien del argumento, que Baker tiene razón sobre la productividad y los salarios, e ignoremos el hecho de que esta disparidad puede ser causada por el gobierno y no por las empresas privadas. Esto sigue sin implicar que debamos aumentar el salario mínimo. ¿Por qué?

Bueno, aunque suene idílico que todo el mundo gane $26 dólares por hora, el idealismo no puede cambiar la realidad económica. Y, como explicó famosamente el economista Thomas Sowell, “el salario mínimo real es siempre cero, independientemente de las leyes, y ése es el salario que reciben muchos trabajadores tras la creación o el aumento de un salario mínimo impuesto por el gobierno, porque o bien pierden sus puestos de trabajo o bien no encuentran empleo cuando se incorporan a la población activa.” (énfasis agregado). 

¿Por qué el salario mínimo real es cero? Porque siempre existe la opción de no emplear al trabajador. Y si el salario mínimo se fija arbitrariamente en un nivel superior al valor de la mano de obra del trabajador, emplearlo sería caridad, no negocio. Por muy bonito que sea pensar que los lavavajillas recibirían $26 dólares por hora, en muchos casos, las empresas invertirían en tecnología para hacer el trabajo, contratarían a inmigrantes ilegales o se las ingeniarían para contratar a muchos menos lavavajillas.  

“El Estado puede legislar un salario mínimo”, explicó el premio Nobel de Economía, Milton Friedman. “No puede exigir a los empresarios que contraten con ese mínimo a todos los que antes estaban empleados con salarios inferiores al mínimo. Está claro que a los empresarios no les interesa hacerlo. El efecto del salario mínimo es, por tanto, hacer que el desempleo sea mayor de lo que sería en otras circunstancias.”

Muchos estudios han confirmado que un salario mínimo de $15 dólares acabaría con millones de puestos de trabajo en Estados Unidos. Podemos suponer razonablemente que para un salario mínimo de $24 o $26 dólares, el efecto de destrucción de empleo sería mucho más pronunciado. De hecho, el economista progresista que inició toda esta conversación, Dean Baker, lo reconoció.  

“El salario mínimo de $26 dólares por hora es útil como experimento mental para imaginar cómo podría ser el mundo actual, pero no sería realista como política de salario mínimo local, estatal o incluso nacional sin muchos otros cambios en la economía”, escribió. “Un salario mínimo tan alto conduciría casi con toda seguridad a un desempleo a gran escala, y eso sería cierto incluso si se introdujera gradualmente a lo largo de cinco o seis años”.

Sin embargo, Baker no ve esto como un obstáculo insuperable. Sostiene que “tendríamos que hacer muchos otros cambios en la economía para hacer posible [un salario mínimo de $26 dólares/hora]”, citando las regulaciones e impuestos masivos de las finanzas, la banca y las empresas. “Merece la pena hacer estos cambios”.

Por supuesto, todos queremos que los salarios suban. Pero, como demuestran las recientes alzas salariales de los empleados de Walmart y Costco, esto ocurre en los mercados libres de forma natural porque los empresarios se ven obligados a competir por la mano de obra. No puede ocurrir con la fuerza de arriba hacia abajo, al menos, no sin graves consecuencias.

Por lo tanto, esperamos que este errado y extremo argumento sobre el salario mínimo no se prenda entre los progresistas. Con un salario mínimo de $15 dólares ya tendríamos suficientes consecuencias económicas. Imponer un salario de $26 dólares/hora causaría un daño tremendo y dejaría a muchos trabajadores sin trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

La unción socialista de AMLO

Next Article
nogales informe, el american newsroom puerto rico

Puerto Rico: rechazan argumento de legisladora Nogales sobre su informe financiero

Related Posts
Total
1
Share