fbpx
OCDE

Proteccionismo y cierre de fronteras no son la respuesta: OCDE

La OCDE advierte que la actitud global ha sido adoptar medidas nacionalistas y proteccionistas para contener la pandemia

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que la economía volverá a estar en niveles prepandemia hasta finales del 2021. Después de una precipitada caída en el 2020, se espera que la recuperación esté alrededor del 4% para el 2021 y en el 3,7% en 2022.

Debido a la rápida recuperación económica de China, la OCDE espera que para el 2021 represente más 1/3 del crecimiento económico total. También afirma que la habilidad de recuperación de los países dependerá de su capacidad para monitorear la enfermedad y distribuir la vacuna de manera rápida entre su población.

En el informe emitido por esta organización se invita a los países a mantener el gasto de emergencia para atender la pandemia, así como expandir la cantidad de dinero circulando en la economía y así estimular el consumo y el crédito. Todo esto con el propósito de que llegue a los sectores afectados por la pandemia y personas que perdieron su trabajo por los cierres ocasionados.

En vista de que muchos países tardarán en inocular a toda su población, el informe también considera fundamental continuar con los programas de asistencia para las personas que continúan desempleadas, las madres cabeza de familia, las personas mayores y la población más vulnerable.

En vista de que no se descartan futuras cuarentenas mientras la vacuna se distribuye, la OCDE recomienda mantener canales de ayuda abiertos tanto para empresas grandes como pequeñas y medianas. Entre estos canales existen desde créditos hasta subsidios a la nóminas.

La OCDE advierte que la actitud global ha sido adoptar medidas nacionalistas y proteccionistas para contener la pandemia como el cierre de fronteras, la caída del comercio y el establecimiento de aranceles para proteger ciertos sectores en la economía. Según el organismo internacional:

«El proteccionismo y el cierre de fronteras no son la respuesta: impiden la distribución de bienes esenciales en todo el mundo y penalizan a las economías que dependen de su participación en las cadenas de valor mundiales para ponerse al día».

Aunque ya los números de comercio internacional habían descendido por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, más la imposición mutua de aranceles entre la Unión Europea y Estados Unidos, la pandemia solo ayudó a agravar la situación del comercio exterior.

El organismo multilateral advierte que el proteccionismo comercial, aunque podría ser una opción políticamente popular en el corto plazo, afectará a largo plazo el crecimiento y la habilidad de recuperación de la economía global.

OCDE
Debido a la rápida recuperación económica de China, la OCDE espera que para el 2021 represente más de 1/3 del crecimiento económico total. (Efe)
Las perspectivas de la OCDE para Estados Unidos

La OCDE espera que el Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense repunte para el 2021, suponiendo que habrá un nuevo paquete fiscal adicional que apoyará económicamente a los hogares y negocios afectados por la pandemia.

Las mejores condiciones en los principales mercados de exportación y el cumplimiento de los objetivos acordados en el marco del acuerdo comercial de Fase 1 entre Estados Unidos y China impulsarán la actividad de exportación, lo que contribuirá a la recuperación de la economía.

Sin embargo, hasta que una vacuna efectiva se haya desplegado con éxito en la última parte de 2021, los brotes de virus localizados asumidos y la posterior introducción de medidas de contención moderarán la confianza empresarial y desincentivarán la nueva inversión no residencial.

OCDE
La permanencia de la tasa de desempleo pesará sobre los aumentos salariales, que no verán incrementos sustanciales próximamente. (Efe)

Aunque el desempleo seguirá siendo mayor en comparación al 2019, la OCDE espera que la tasa disminuya al 5,6 % para el 2021. Del mismo modo, la tasa de participación en la fuerza laboral aumentará aún más, pero no volverá a los niveles observados en febrero de 2020, lo que refleja en parte el retiro temprano de los trabajadores de más edad, quienes han decidido jubilarse en lugar de esperar la recuperación, privando así a la economía de valioso capital humano.

La permanencia de la tasa de desempleo pesará sobre los aumentos salariales, que próximamente no verán incrementos sustanciales. La paulatina alza de los costos laborales también mantendrá la inflación por debajo de la meta del 2 % de la Reserva Federal, que se espera siga inyectandole dinero a la economía, al menos hasta el 2023.

También se ve con preocupación el alto endeudamiento corporativo, que ha llegado a máximos históricos. Muchas empresas en sectores más expuestos a las medidas de confinamiento han acumulado una deuda sustancial sobre el valor de sus activos, lo que afectaría su sostenibilidad a largo plazo.

Por último, la OCDE alerta sobre el riesgo de un paquete de estímulo fiscal excesivo, que si bien es necesario, si resulta exagerado direccionaría a la economía a inversiones de baja productividad o inoficiosas que podrían generarle más deuda —que ya supera la totalidad del PIB de EE.UU. de un año— a costa de progresos marginales en cuanto a la recuperación de la actividad económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Jean Castex

Gobierno francés aprueba proyecto de ley contra el islamismo radical

Next Article

El agua comienza a cotizar en Wall Street, una gran noticia para el medioambiente

Related Posts
Total
0
Share