fbpx
Joe Biden, reparaciones, racismo, esclavitud

¿Proyecto de ley socialista?: Biden apoya estudio sobre las «reparaciones»

Esta propuesta de revisionismo histórico en torno a los años de esclavitud es apoyada por los demócratas que hoy controlan la Cámara Baja y Alta, pero ha sido criticada por republicanos por ser una idea para «redistribuir la riqueza»

[Read in English]

El proyecto de ley sobre las «reparaciones» por la esclavitud en el país nunca antes tuvo tanta fuerza. Las protestas raciales —muchas violentas e impulsadas desde una agenda política—, el control de los demócratas de la Cámara Baja y Alta, y el apoyo de Joe Biden y Kamala Harris puede ser un gran punto de inflexión para que sea aprobada esta ley que ha sido presentada durante tres décadas siendo rechazada en todas las ocasiones.

Pero aún y con todo ese apoyo, las críticas al proyecto de ley son muchas, y causa mucho escepticismo entre republicanos que ven a la ley como una idea fracasada de redistribuir la riqueza. Es decir, un proyecto de ley socialista que no ayudaría a sanar heridas y causaría un mayor aumento del gasto público sin ningún tipo de redistribución para las arcas estatales.

Los medios de comunicación se hicieron eco de las palabras de la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki sobre este tema. «Ciertamente apoyaría un estudio de las reparaciones», dijo Psaki en la sesión informativa de la Casa Blanca refiriéndose a que el presidente apoyaría el estudio sobre las «reparaciones». «Él entiende que no necesitamos un estudio para tomar medidas ahora mismo sobre el racismo sistémico, así que quiere tomar medidas dentro de su propio gobierno mientras tanto».

Pero el presidente Joe Biden aún no ha dicho si firmará el proyecto de ser aprobado. Hay quiénes argumentan que, si el apoyo no es irrestricto, el impulso de las «reparaciones» sería sustancialmente menor. Eso podría traerle problemas a Biden, sobre todo entre la base más radical que votó por él en noviembre.

Es por esta razón que Politico explica que las reparaciones son una prueba para Joe Biden y Kamala Harris en los terrenos de justicia racial.

«A pesar de la enormidad de la tarea que hay detrás de la legislación conocida como H.R. 40 —llamada así por los “40 acres y una mula” que han llegado a simbolizar el fracaso del gobierno de la posguerra civil para ayudar a las personas anteriormente esclavizadas— el proyecto de ley tiene un nuevo impulso político desde su última presentación en 2019, cuando el GOP controlaba la Casa Blanca y el Senado», explicó Politico.

«Las protestas nacionales del verano pasado tras el asesinato de George Floyd han aumentado la conciencia pública sobre la injusticia racial y han iniciado una conversación nacional que los defensores de un diálogo sobre reparaciones consideran valiosa», prosiguieron.

Asimismo, argumentan que «nadie sabe todavía es hasta qué punto la Casa Blanca está comprometida con el vehículo legislativo específico de la Cámara, que se ha presentado en todos los Congresos desde hace más de tres décadas y que establecería una comisión de expertos para estudiar los pagos directos a los afroamericanos».

Secretaria de prensa, Joe Biden, reparaciones
Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo que el presidente Joe Biden está a favor de las reparaciones. (EFE)

Justamente el pago directo a las personas de color es lo que causa ruido entre republicanos, conservadores y moderados.

También los argumentos de las personas que impulsan el proyecto.

No todos a favor de las «Reparaciones» ni de sus argumentos de racismo sistemático

En la agencia The Associated Press (AP) se lee, «la representante Sheila Jackson Lee, demócrata de Texas, que tiene 173 copatrocinadores para su proyecto de ley, dijo que los descendientes de los esclavos siguen sufriendo el legado de ese sistema brutal y la duradera desigualdad racial que generó, señalando el COVID-19 como ejemplo. Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que los negros tienen casi tres veces más probabilidades de ser hospitalizados a causa de la COVID-19 que los blancos y casi el doble de probabilidades de morir a causa de la enfermedad. Ofreció su proyecto de ley como una forma de unir al país».

El argumento de la representante Jackson deja muchas dudas porque, primero, utiliza la pandemia que ha tocado a todos los estratos sociales como ejemplo del racismo sistemático que hay en el país y, además, utiliza la ley como un argumento de unión nacional, lo que es meramente interpretativo y subjetivo.

Por ejemplo, según los datos oficiales de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, quienes han dividido un aproximado de 262,038 de las muertes totales en cuanto a la raza (representa más del 50 %), ha dicho que las muertes por coronavirus de personas blancas no hispanas en el país representan el 62,8 % (164,581). Si bien los datos no están actualizados —ya las muertes están llegando a las 500,000— la realidad es que la interpretación de los números puede ser sesgada.

Porque claro, a las comunidades latinas y negras, que son minorías, las tasas por número de casos y mortalidad son más altas que las blancas; pero es lógico porque son poblaciones menores.

Este argumento muy similar al que presenta un informe de CNN donde se asegura que las personas negras y latinas recibían las vacunas en menor proporción a las poblaciones blancas. Siendo que, en los Estados Unidos, hay más personas blancas que latinas o negras.

«Un análisis de CNN de datos de 14 estados encontró que la cobertura de vacunas es dos veces más alta en promedio entre las personas blancas que entre las personas negras y latinas. El análisis descubrió que, en promedio, más del 4 % de la población blanca ha recibido la vacuna contra el covid-19, una proporción 2,3 veces más alta que la de la población negra (1,9 % cubierta) y 2,6 veces más alta que la de la población hispana (1,8 % cubierta)», decía la CNN, en un explicación que coincide con la opinión de la representante Jackson, pero utilizando los datos con suspicacia ideológica.

Por otra parte, la población americana, en su mayoría, se opone a las «reparaciones» por la esclavitud. Y una cuarta parte de la población afroamericana está en contra.

«Las encuestas han revelado una prolongada resistencia en Estados Unidos a las reparaciones a los descendientes de los esclavos, dividida en función de la raza. Solo el 29 % de los americanos expresó su apoyo al pago de reparaciones en efectivo, según una encuesta de Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research realizada en el otoño de 2019. La mayoría de los americanos negros estaban a favor de las reparaciones, el 74 %, en comparación con el 15 % de los americanos blancos», según el artículo citado de la agencia AP.

Burgess Owens, un representante republicano negro por el estado de Utah, pertenece a esa cuarta parte de la población negra que está en contra de una comisión para examinar y estudiar reparaciones. «Señaló que su tatarabuelo llegó a Estados Unidos en el vientre de un barco de esclavos, pero escapó de la esclavitud a través del Ferrocarril Subterráneo y se convirtió en un exitoso empresario. Criticó la “redistribución de la riqueza” como una política gubernamental fracasada», señaló AP.

Owens dijo que consideraba las reparaciones como un programa cuasi socialista y que, en su lugar, proponía cambios en la política de educación y sanidad centrados en la juventud negra, dijo Politico.

«Aunque es poco práctico y no tiene sentido que el Gobierno de Estados Unidos pague reparaciones, también es injusto y despiadado dar a los estadounidenses negros la esperanza de que esto sea una realidad», explicó Owens en unas declaraciones que sugieren que los demócratas llevan adelante una iniciativa demagoga.

Burgess Owens, esclavitud
Burgess Owens, un representante republicano de color que está en contra de las reparaciones por la esclavitud.
«Nos hacen sentir como negros, no como americanos»

Incluso, La exestrella de la NFL Herschel Walker también se opuso a la comisión y dijo que las reparaciones crearían separación y división.

«Siento que continúa haciéndonos saber que todavía somos afroamericanos en lugar de solo americanos», esbozó Walker, en un argumento que va de la mano con la discriminación positiva que habitualmente se utiliza contra el Partido Demócrata que promueve muchas de sus política enfocándose en la justicia social y racial.

Por otro lado, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, se opuso públicamente a la idea de las reparaciones en 2019, eso demuestra, a priori, que los republicanos no están felices con la idea. Y también hay demócratas moderados como Joe Manchin, que no están ni remotamente cerca del ala más radical del Partido Demócrata.

«Si la legislación se aprueba, crearía una comisión de más de una docena de expertos para revisar el papel del Gobierno de Estados Unidos en el apoyo a la esclavitud de los afroamericanos desde 1619 hasta 1865 desde perspectivas financieras y legales. A continuación, recomendaría al Congreso formas de educar a los eamericanos sobre el legado de la esclavitud y aliviar sus daños», dijo Politico.

Este debate sobre las reparaciones de la esclavitud traerá mucha tela para cortar, generará pugnas políticas y un debate público importante entre ciudadanos y políticos. Solo resta esperar a observar cómo actuarán los políticos, incluyendo el presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Joe Biden - El American

Venezolanos en USA piden "claridad" a Biden sobre su promesa del TPS

Next Article
esclavitud

Pensamiento libertario y abolicionismo en la génesis de la república americana

Related Posts
Total
0
Share