fbpx
Saltar al contenido

“Putin extorsiona a USA y Biden no hace nada”: Michael Johns

Putin - Biden - Michael Johns

Read in English

[Read in English]

Se recrudecen las tensiones entre Estados Unidos, la OTAN, Rusia y Ucrania ante la posibilidad, cada vez más realista, de que Putin invada Kiev. Entre tanto, el presidente Joe Biden lucha con mejorar su debilitada imagen ante la comunidad internacional con nuevas amenazas contra el Gobierno de Vladímir Putin.

Michael Johns, exredactor de discursos presidenciales en la Casa Blanca y analista de política exterior de la Fundación Heritage, ofreció una entrevista exclusiva para El American en la que responsabilizó al presidente Biden de permitir que naciones hostiles como Rusia o China se sientan con poder de extorsionar y amenazar a Estados Unidos. Asegura que, en solo un año, “décadas de audaz liderazgo de Estados Unidos están ahora en cuestionamiento por culpa de Biden”.

Johns fue uno de los principales defensores de la Doctrina Reagan en virtud de la cual Estados Unidos apoyó los movimientos de resistencia anticomunista en África, Asia, América Latina y otros lugares. Además, visitó la antigua Unión Soviética y muchos de los campos de batalla de primera línea de la Guerra Fría en sus últimos años y, en febrero de 2009, fue uno de los cofundadores del movimiento Tea Party de Estados Unidos, que se convirtió en el mayor movimiento político de base independiente en la historia del país.

¿Cómo analiza el papel de Estados Unidos en este conflicto entre Rusia, la OTAN y Ucrania?

Durante cuatro años, de 2017 a 2021, los adversarios del expresidente Donald Trump nos sermoneaban diciendo que, de alguna manera, era débil frente a Rusia y que no actuaba con la asertividad necesaria para contener los impulsos agresivos de Putin. Yo señalé desde el principio que era una acusación absurda. Putin se aprovechó de la debilidad de Obama en 2014 y se anexionó Crimea. Trump, por el contrario, tuvo una postura hacia Rusia que tanto diplomática como estratégicamente proyectaba fuerza y a la vez razonabilidad diplomática, y el resultado fue que la agresión de Rusia disminuyó sustancialmente bajo su liderazgo.

Trump retiró adecuadamente a Estados Unidos del Tratado INF, que Rusia había estado violando durante años. Firmó las nuevas sanciones de la CAATSA, a pesar de que esas sanciones fueron elaboradas de manera imperfecta por el Congreso. Por imperfectas que fueran, sin embargo, Trump vio la importancia de responsabilizar a Rusia por su agresión ucraniana y sus ciberdelitos. Trump además se opuso adecuadamente al gasoducto Nord Stream 2, que aumenta enormemente la dependencia de Alemania de Rusia para sus necesidades energéticas, violando todo el espíritu de la OTAN.

Tal vez lo más importante es que, a diferencia de Obama, Trump proporcionó a Ucrania una ayuda militar letal enviando a Moscú el mensaje de que había seriedad en la disuasión de cualquier otra agresión de Rusia contra Ucrania, y Putin recibió ese mensaje.

Desde que Biden entró en el cargo hace un año, el mundo entero, incluido Putin, lo ve enervado y posiblemente, incluso comprometido por años de tratos familiares con potencias hostiles, incluida Rusia.

Ahora Putin ha aprovechado esta debilidad de Biden para trasladar unas 100,000 tropas a la frontera de Ucrania y hacernos unas exigencias escandalosas, que son esencialmente extorsión. Es una situación muy seria y tensa, pero es una situación que Biden incitó al violar todos los truismos probados y comprobados de la estrategia geopolítica y militar.

"Putin extorsiona a Estados Unidos y Biden no hace nada": Michael Johns
Presidente Joe Biden. (EFE)

¿Considera que Biden ha errado en el modo de enfrentar a Vladímir Putin?

En primer lugar, nunca hay que proyectar debilidad ante regímenes hostiles. En segundo lugar, nunca entres en negociaciones, y especialmente en las de alto nivel, con una pistola en la cabeza. Biden debió exigir primero la retirada de esas tropas como condición para cualquier diálogo. Tampoco creo que ninguna de nuestras decisiones de defensa o inclusión en la OTAN deba tomarse con miedo, sino porque tienen sentido estratégico para Estados Unidos y todos los miembros de la OTAN.

Si tuviera que adivinar lo que pretende Putin, me inclinaría más por decir que está intentando dividir y romper a la OTAN como lleva años intentando hacer, que poner a prueba nuestra voluntad invadiendo Ucrania. Pero nunca se puede descartar esta última posibilidad.

Michael Johns

¿Cuál debería ser el papel de Biden en esta situación?

En circunstancias normales, la respuesta a esa pregunta sería desafiante. En este caso, sin embargo, hay que considerar todo lo que el mundo ya ha visto en apenas un año de la Presidencia totalmente defectuosa de Biden: sus primeros actos, a través de una orden ejecutiva, fueron un autosabotaje a nuestras necesidades energéticas, a nuestra economía y a nuestra fuerza y soberanía nacionales, incluyendo decisiones totalmente autodestructivas que han creado una crisis fronteriza sin precedentes.

Luego, comenzando con el escandaloso y abrupto abandono de la Base Aérea de Bagram a principios de julio, el mundo vio una serie de decisiones de Biden que entregaron de forma totalmente innecesaria toda esa nación a los talibanes, lo que ahora es otra crisis creada por Biden. Murieron marines americanos. Los americanos fueron abandonados. Aliados clave de la guerra afgana son ahora perseguidos por los talibanes. Y Biden dejó a los talibanes miles de millones de dólares en equipamiento militar, abriendo la puerta a un superestado terrorista en el corazón de Asia Central que ahora probablemente se alineará en última instancia con potencias extranjeras inmensamente hostiles, incluido el Partido Comunista de China. Todos estos son actos vergonzosos, inexplicables y, en mi opinión, impugnables.

¿Y ahora qué? Necesita, en este punto, detener la hemorragia y revertir completamente el curso. Tiene que coordinarse con los aliados de la OTAN sobre la amenaza de Rusia, pero tiene que ser contundente en este asunto y exigir que Rusia, sin condiciones, retire sus tropas de la frontera con Ucrania. Probablemente debería acudir a la televisión nacional y tratar de explicar que estamos siendo esencialmente extorsionados por Rusia con sus demandas y amenazas militares y luego dejar claro que ambos estamos comprometidos con la paz, pero también que nuestra determinación no debe ni puede ser cuestionada.

La retórica no debería invitar al conflicto. Pero debería dejar claro que no negociamos en circunstancias como esta y que no habrá concesiones hasta que las tropas rusas se retiren. Desgraciadamente, dada la mala gestión de Biden en todos estos asuntos de seguridad nacional hasta la fecha, también tenemos que estar preparados para el peor de los casos.

Creo que Putin teme a la OTAN y a Estados Unidos y busca dividir y disminuir la alianza, en lugar de poner a prueba la determinación de Estados Unidos y de la OTAN mediante una agresión militar contra Ucrania, pero sería un error descartar la posibilidad de una agresión. Se anexionó Crimea. Es concebible que busque apoderarse de más partes de Ucrania.

Biden solo lleva un año en la Casa Blanca, ¿cómo calificaría su actuación en asuntos internacionales?

En doce meses han surgido dudas en el mundo —tanto con los aliados como con los enemigos— sobre si Estados Unidos sigue comprometido con el liderazgo militar y geopolítico global que hemos mantenido a lo largo de presidencias consecutivas de ambos partidos desde la Segunda Guerra Mundial.

A diferencia de la mayoría de las grandes potencias a lo largo de la historia, Estados Unidos nunca buscó conquistar u ocupar tierras extranjeras. Pero sin su liderazgo, la Segunda Guerra Mundial habría terminado probablemente de forma muy diferente. Sin el liderazgo de Estados Unidos, la Guerra Fría seguramente aún estaría en curso, o peor.

En solo un año, décadas de audaz liderazgo de Estados Unidos en la escena nacional están ahora en cuestión por culpa de Biden. Lo califico con una sólida F.

Está fallando en todos los aspectos. Los aliados están empezando a actuar de forma independiente, concluyendo que no somos fiables. Solo hay que ver la última semana con Olaf Scholz negándose incluso a atender la llamada de Biden. Cuando el canciller de Alemania se niega a atender una llamada del presidente de Estados Unidos tenemos una crisis profunda y sistemática.

Y todo esto se desarrolla ante los ojos del mundo. Potencias hostiles como China, Irán, Rusia, e incluso Cuba, Nicaragua y Venezuela, nos están poniendo a prueba como no lo habían hecho en décadas.

No hay nada más peligroso para la paz y la estabilidad, que la sangre americana en el agua, y la gestión de Biden de Afganistán y la inacción sobre China han dejado esa sangre muy visible para cualquiera que preste atención. Esa sangre atrae a los tiburones, tanto a los pequeños como a los grandes. Es sin duda un factor importante, y probablemente el principal, detrás de la agresión de Putin.

Sabrina Martín Rondon is a Venezuelan journalist. Her source is politics and economics. She is a specialist in corporate communications and is committed to the task of dismantling the supposed benefits of socialism // Sabrina Martín Rondon es periodista venezolana. Su fuente es la política y economía. Es especialista en comunicaciones corporativas y se ha comprometido con la tarea de desmontar las supuestas bondades del socialismo

Deja una respuesta

Total
76
Share