fbpx

What is Hyperinflation? Ask Venezuelans

¿Quiere saber qué es la hiperinflación? Pregúntele a los venezolanos

El 1 de octubre, los venezolanos serán testigos de otra oleada de la varita mágica del dinero de su gobierno socialista. Maduro anunciará la eliminación de seis ceros

[Read in English]

En general, los precios en Estados Unidos están subiendo a su ritmo más rápido en más de una década. Algunos pronósticos audaces predicen una hiperinflación en el horizonte. Pero, ¿a qué velocidad deben galopar los precios para alcanzar ese ominoso umbral?

Esta no es una pregunta que tenga una única respuesta en la que todo el mundo -o incluso todos los diccionarios- esté de acuerdo. Pero sí existe un consenso entre los economistas sobre cuál es ese número mágico, bien podría ser una tasa del 50 % mensual, eso se traduciría en una subida de precios de casi el 13.000 % anual.

Afortunadamente, los americanos están muy lejos de algo así. En Venezuela, sin embargo, la gente sabe exactamente lo que es la hiperinflación porque los tiranos socialistas que imprimen dinero en Caracas la han estado produciendo durante años. Dejaron de publicar las cifras de la masa monetaria, pero sabemos que en 2017, la masa monetaria era seis veces mayor de lo que era apenas dos años antes.

El bolívar está tan cerca de la inutilidad absoluta que los venezolanos se niegan en masa a utilizarlo, prefiriendo los dólares americanos y las criptodivisas en su lugar. El 1 de octubre, el régimen de Nicolás Maduro “reformará” el bolívar quitándole oficialmente seis ceros. “Todos los montos monetarios expresados en moneda nacional serán divididos por un millón”, anunció el banco central la semana pasada. Se emitirán nuevos billetes con valores nominales de entre cinco y 100 bolívares.

hiperinflación
Fotografía que muestra varios billetes de bolívares el 4 de agosto de 2021, en Caracas (EFE)

Mi predicción: el nuevo dinero se hundirá rápidamente en valor al igual que su predecesor. ¿Por qué? Porque destruir el valor es lo que mejor hacen los gobiernos socialistas. Salvo algún imprevisto e improbable cambio de régimen en las próximas seis semanas más o menos, las políticas socialistas que produjeron este desastre seguirán vigentes: el gasto imprudente del gobierno y la impresión de dinero, el vilipendio de las ganancias y los empresarios privados, la redistribución coercitiva de la riqueza, y el amiguismo y la corrupción a escala colosal.

En 2018, la cleptocracia de Maduro “reformó” el bolívar quitándole cinco ceros, por lo que el ajuste de octubre significa que la moneda se habrá despojado de la friolera de 11 ceros en apenas tres años.

Venezuela es la prueba viviente de una de las pocas cosas que el economista británico John Maynard Keynes dijo que tenía sentido: “No hay medio más sutil ni más seguro de derribar las bases existentes de la sociedad que el de desvalorizar la moneda. El proceso pone todas las fuerzas ocultas de la ley económica del lado de la destrucción”.

Como medio de intercambio, el dinero sólo es útil por lo que obtiene a cambio, lo que suele significar riqueza real en forma de bienes o servicios. Piensa en el dinero como una especie de recibo o billete de reclamo. Lo ganas, pero luego lo entregas por algo que realmente quieres, del mismo modo que das un billete al dependiente para reclamar tu abrigo después de una función de teatro. Si mientras estás viendo el espectáculo, los abrigos se queman y el empleado emite miles de nuevas entradas de reclamación, ninguna de esas entradas tendría valor.

En otras palabras, el valor del dinero puede verse radicalmente afectado tanto por su propia oferta como por la oferta de lo que se puede comprar con él. Demasiados billetes persiguiendo muy pocos abrigos es una fórmula para el caos.

Socialismo e hiperinflación

Ni el socialismo ni los socialistas poseen una teoría coherente de la riqueza. Tienen un sinfín de planes para apoderarse de ella, dársela a sus amigos o comprar votos con ella, pero ninguna perspectiva reflexiva sobre cómo surge o cómo generar más de ella. Así, el socialismo acaba siendo el equivalente a quemar la vela por los dos extremos: destruye la creación de riqueza al mismo tiempo que emite más billetes de reclamo canjeables por una oferta decreciente de riqueza.

El blog de Frank Holmes informó el 26 de julio que una taza de café en Caracas cuesta casi 7 millones de bolívares y que el PIB per cápita en Venezuela es menor hoy que hace 35 años.

hiperinflación
Un hombre intenta pagar el billete de autobús con un montón de bolívares (EFE)

La economía puede explicar las causas y los efectos, pero el socialismo es más vudú que economía. El socialismo es la creencia irracional de que los políticos y el poder pueden de alguna manera vetar las leyes de la realidad y hacer que todos estemos mejor.

¿Alguien se acuerda del Decreto #3196? Fue emitido por el exchofer de autobús y amigo de Chávez, Nicolás Maduro, en diciembre de 2017. En él se declaraba que el gobierno lanzaría su propia criptodivisa respaldada por el petróleo, lo que posteriormente hizo en febrero de 2018. Se llamó el petro. Los escépticos como yo en ese momento sugirieron que no había razón para confiar una nueva moneda a un régimen que estaba ocupado destruyendo otra.

Sentado frente a las cámaras transmitiendo la noticia a la nación, Maduro decretó triunfalmente la existencia del petro. ¡Voilà!

La gente normal sabe que crear riqueza no es como agitar una varita mágica; se necesita trabajo, riesgo, inversión, empleo, mano de obra y cerebro. Pero el tonto de Maduro pensó que la riqueza era algo que se anunciaba y luego aparecía a la orden.

En seis meses, Reuters informó del destino del petro: “La moneda no se vende en ninguna de las principales bolsas de criptomonedas” y “No se sabe de ninguna tienda que la acepte”. Tres años después, el petro es tan inútil y rechazado como el bolívar. Aquí un breve vídeo sobre su fracaso:

Fue el economista austriaco Ludwig von Mises quien declaró célebremente que “el gobierno es la única institución que puede tomar una mercancía valiosa como el papel y dejarla sin valor aplicándole tinta.”

El 1 de octubre, los venezolanos serán testigos de otra oleada de la varita mágica del dinero de su gobierno socialista. Maduro anunciará la eliminación de seis ceros como un día nuevo y audaz. Todos los demás lo verán como nada más que un espectáculo de payasos que no tiene la menor gracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
pasaporte de vacunación, el american newsroom puerto rico

Puerto Rico presentó el nuevo pasaporte de vacunación "VacuID"

Next Article
Opositores cubanos llaman a un paro nacional en la isla

Opositores cubanos llaman a un paro nacional en la isla

Related Posts
Total
1
Share