fbpx
Saltar al contenido

Criptomonedas: ¿qué son y cuáles son los diferentes tipos?

Senadores presentaron proyecto para sumar regulaciones al sector de criptomonedas, EFE

Las criptomonedas han constituido una revolución global que ha cambiado el método de compra, venta y ahorro en los últimos años. Este tipo de moneda no es un activo físico, por lo que solo existen en lo que se conoce como una cadena de bloques, y se almacenan en monederos que pueden ser físicos o virtuales. 

Actualmente, en algunas partes de Estados Unidos, Japón, El Salvador, la Unión Europea y muchos más, reconocen estas monedas y permiten utilizarlas como forma de pago. Sin embargo, a diferencia del dinero físico, que es ilimitado e inflacionario, la mayoría de las criptomonedas tienen un límite de unidades.

Asimismo, desde su auge, se han establecido nuevas criptomonedas como el Bitcoin Cash, Ethereum, Litecoin, DogeCoin, Dash, entre otras, las cuales se basan en un tipo de tecnología similar, pero que mantienen sus diferencias, por lo que resulta beneficioso saber sus características distintivas a la hora de invertir en ellas.

¡Así que, sigue leyendo y aprende de este nuevo mundo de sistema de pago, ahorro e inversión!

¿Qué son las criptomonedas? 

La explosión en popularidad de las criptomonedas, o monedas digitales, ha llegado a sus niveles más altos durante los últimos años. No obstante, las criptodivisas como Bitcoin (BTC) y Ethereum (ETH) existen ya desde hace un buen tiempo.

Su reciente aumento en popularidad las ha convertido en tema de conversación de muchos aficionados de las finanzas y de la tecnología blockchain

Sin embargo, para poder entender por completo el funcionamiento de las criptomonedas, hay que familiarizarse con algunos conceptos. Aquí te dejamos algunos de ellos:

Blockchain o cadena de bloque

La tecnología blockchain permite crear redes de dispositivos sin la necesidad de tener un servidor central para conectarlos entre sí. La información que es registrada en esta cadena de bloques se encuentra protegida para que los datos que alberga no se puedan alterar ni eliminar, además, para que se registren estos movimientos deben haber sido aprobados por el resto de los participantes de la cadena de bloques. Por lo que consiste en un registro contable compartido que aporta un elevado sistema de seguridad para evitar fraudes y falsificaciones. 

Criptografía 

La palabra criptografía proviene, etimológicamente, del griego, y significa «arte de escribir con clave secreta o un modo enigmático». En la actualidad, la criptografía engloba un conjunto de técnicas cuyo objetivo es mantener la privacidad, integridad, autenticidad y no repudio de los datos, funcionando como la base para cualquier proceso de seguridad informática. 

En este proceso se alteran y modifican mensajes o archivos con el objetivo de proteger la información contra accesos no autorizados, lo que garantiza confidencialidad, a la vez que provee mecanismos para asegurarla. 

La criptografía se puede clasificar en: 

  • Criptografía simétrica: Se utiliza la misma clave secreta para cifrar y descifrar. Esta clave debe ser previamente conocida por todas las partes involucradas. Por lo que se coloca toda la seguridad en la clave y ninguna en el algoritmo.

 

  • Criptografía asimétrica: Se utilizan dos claves distintas, pero vinculadas entre sí, para cifrar y descifrar el mensaje. Una de las claves debe ser pública, propia de cada participante, pero puesta a disposición de cualquier usuario. La otra es una clave privada, también propia de cada participante, pero debe permanecer en secreto. Por lo que este sistema hace el proceso más seguro al requerir que cada usuario posea dos claves y que una de ellas no se comunique con nadie.

Contratos inteligentes

Los smart contract son contratos digitales escritos en código virtual que están almacenados en una cadena de bloques y que se encuentran programados para ejecutarse de manera automática cuando se cumplen los términos y condiciones predeterminados. Estos datos, al ser almacenados en una base de datos no modificable, brindan la ventaja de que no requiere la participación de intermediarios y automatiza pagos y transacciones.

Por otro lado, una de las principales ventajas de las criptodivisas es que son monedas descentralizadas, es decir, no dependen de ninguna entidad ni gobierno centralizador. Destacando costos más bajos, confidencialidad en las operaciones y transacciones más rápidas y eficientes en comparación con las operaciones tradicionales.

Además, en los últimos años, estas monedas son utilizadas para muchas otras cosas aparte de «trading». Por ejemplo, videojuegos, NFT (artes, coleccionismo) y organizaciones autónomas descentralizadas (DAO).

¿Cuáles son las principales criptomonedas?

A pesar de que es un mercado creciente, cada vez existen más proyectos que utilizan la tecnología blockchain para levantar sus proyectos e ideas. 

No obstante, hay algunos proyectos que destacan mucho más que otros, en parte, de la primera generación de criptomonedas, y otros, gracias a sus novedosas propuestas. Así que aquí te dejamos una lista de las principales criptomonedas:

  • Bitcoin (BTC)

Esta fue la primera criptomoneda, creada en 2009 cuando alguien con el seudónimo de Satoshi Nakamoto describió las características de este dinero digital y el proceso para validar y llevar a cabo las transacciones. Esta moneda virtual sirve como un medio de intercambio electrónico válido para adquirir productos y servicios como cualquier otra, con la diferencia que esta moneda es descentralizada, por lo que no existe un ente de control que sea responsable de su emisión y registro de sus movimientos. En este momento, el Bitcoin domina la capitalización de mercado de las criptomonedas.

  • Ethereum (ETH)

El Ethereum cuenta con una plataforma digital que permite enviar criptomonedas a cualquier persona por una pequeña comisión. Consiste en un mercado de servicios financieros, aplicaciones y juegos que no pueden robar tu información o censurarte. 

Aunque tiene similitudes con el Bitcoin, ya que te permiten usar dinero digital sin proveedores de pago o bancos, el Ethereum es un blockchain programable, así que también puedes utilizarlo para diferentes activos digitales, incluido el Bitcoin.

Es decir, mientras el Bitcoin se utiliza para realizar pagos, Ethereum funciona como una infraestructura donde se puede establecer nuevos proyectos dentro de su blockchain, por lo que permite que otros desarrolladores puedan construir sin necesidad de crear un nuevo blockchain.

  • Litecoin (LTC)

El Litecoin se encarga tanto de la creación, como de la transferencia de criptomonedas a través de un protocolo criptográfico y de código abierto. Esta moneda virtual es similar al Bitcoin, sin embargo, se diseñó para emplearse en transacciones de menor valor y para ser más eficiente en el día a día, por lo que ofrece generación de bloques más rápidos, comisiones más económicas y una alternativa eficiente y rápida para pagos. Es por esto que ha tomado valor e importancia en el mercado.

  • Ripple (XRP)

Esta moneda criptográfica se desarrolla como un complemento a los bancos centrales y a las instituciones financieras para transferir XRP de forma rápida e internacional a un precio más bajo, utilizando la cadena de bloques de Ripple. Los comerciantes, los beneficiarios y los bancos pueden transferir su moneda local a XRP, enviar monedas a una puerta de enlace local y transferir el XRP a la moneda aceptada por el comerciante.

Este proceso acorta los tiempos de transferencia y reduce las tarifas para los bancos que pueden no tener una relación directa con una institución extranjera, siempre que ambos estén incluidos en la red Ripple.

  • Cardano (ADA)

Cardano se considera la blockchain de tercera generación que ofrece estabilidad y seguridad en este mundo de las criptomonedas, ya que está diseñada bajo una arquitectura por capas, lo que le da al sistema flexibilidad y facilidad de mantenimiento y permite actualizaciones por medio de bifurcaciones blandas.

Esta plataforma está capacitada para ejecutar un alto volumen de transacciones financieras y, además, permite el desarrollo innovador de contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas, conocidas como DApps.

Es importante destacar que CoinMarketCap es un sitio web que realiza un informe sobre las actividades de comercio de miles de mercados, por lo que permite el seguimiento de precios de los criptoactivos.

Tipos de criptomonedas

El minado de criptomonedas es el proceso por el cual los mineros utilizan la potencia informática en forma de hash, para formalizar y procesar una transacción mediante la resolución de problemas matemáticos complejos, obteniendo recompensas en criptomonedas. 

Estas transacciones luego se agregan a un gran libro contable que corresponde al blockchain. Por lo que este proceso brinda seguridad a la red al mismo tiempo que permite la generación de nuevas monedas. Sin embargo, este proceso requiere grandes cantidades de poder informático y de energía, generando costos para el medioambiente.

Prueba de trabajo

Conocida también en sus siglas en inglés como PoW (Proof of Work). Este tipo de minería requiere de máquinas de alta potencia, capaces de resolver una serie de acertijos hash. Hasta tanto no sean resueltos, estos acertijos no podrán proponer un nuevo bloque para sumar a la cadena blockchain, ni se podrán generar las nuevas monedas digitales para recompensa del minero. Sin embargo, para poder obtener la recompensa, no solo se tiene que resolver un problema matemático, sino que se tiene que ser el primero en hacerlo.

Este sistema es utilizado en monedas como Bitcoin, Ethereum y Litecoin.

Prueba de participación

Conocido también como PoS, Proof of Shake. No es un proceso de minado como tal, sino que se basa en el poder de adquisición del minero. Es un sistema de motivación para incentivar a los participantes a que posean en todo momento una determinada cantidad de monedas, ya que la probabilidad de encontrar un bloque de transacciones y recibir la recompensa, es directamente proporcional a la cantidad de monedas que se tienen acumuladas.

A diferencia de PoW, este método reduce el consumo de energía, ya que el sistema no necesita de grandes equipos de informática, sino que solo se necesita el dinero para mantener la red. 

Este sistema es utilizado por criptomonedas como DogeCash, Nxt y GCR Coin, sin embargo, monedas como el ETH 2.0 están haciendo la transición a este método.

¿Cómo comprar criptomonedas?

Si estás empezando en el mundo de las monedas virtuales, existen múltiples formas para que puedas empezar a utilizarlas.

La forma más sencilla de iniciarte en el mundo de las criptomonedas es abrirte una cuenta en algunos de los portales o casas de intercambio para hacer tu primera compra. Los más reconocidos son Coinbase, Binance, Kraken, Kucoin, entre otros. 

La expansión de las criptomonedas ha llegado a tal nivel que recientemente el gigante de los pagos de EE. UU., PayPal, anunció que ofrecerá la compra de algunas criptomonedas dentro de su plataforma. No obstante, esta opción solo estará disponible para los usuarios de algunos países.

Otros métodos muy utilizados por la comunidad son las plataformas P2P, las cuales son un mercado abierto conformado por personas que ofrecen y venden diferentes tipos de criptomonedas.

¿Cuáles son los riesgos de las criptomonedas?

Antes de empezar a invertir en el mundo de las criptomonedas, debes recordar que no debes invertir lo que no estés dispuesto a perder. El mercado de las divisas digitales es muy volátil y conlleva un riesgo que debes tomar en consideración.

Es por esto que aquí te dejamos una lista de consejos a seguir antes de empezar a invertir tu dinero:

  • Revisar fuentes confiables: No te guíes por la opinión de amigos, investiga acerca de las distintas criptomonedas desde fuentes confiables de información para ver cuál se ajusta mejor a tus necesidades. Recuerda que el valor de las criptomonedas es muy volátil y puede llegar a ser un error invertir en ellas solo porque estén incrementando su valor o porque haya muchas personas haciendo lo mismo. 

 

  • Evaluar el nivel de riesgo: Para reducir el riesgo de la inversión, opta por una plataforma regulada que pueda dar mayor certeza sobre la seguridad de tu dinero, con transparencia en las operaciones. Además, asegúrate de incluir monedas estables, que como su nombre lo indica, son activos digitales que mantienen fluctuaciones mínimas en su precio.

 

  • Analiza muy bien las ofertas generosas: No caigas en engaños. No es recomendable hacer negocios mediante terceras personas de las que no tengas información. Si te ofrecen una oferta que implique un depósito por adelantado, o te prometen beneficios extraordinarios, probablemente sea una estafa.

 

  • Establecer un portafolio de inversión: Si deseas invertir, no lo puedes hacer a ciegas. Establece tus objetivos en el ámbito de rentabilidad, crecimiento del valor y el retorno de la inversión para poder determinar un perfil de riesgo y saber si es de bajo, medio o alto riesgo. Este paso es sumamente importante para medir la rentabilidad de tu inversión y no hacer operaciones a la deriva.

Si quieres conocer más sobre este mundo, puedes revisar nuestra sección de noticias de criptomonedas y mantente informado sobre todo lo que sucede en la industria y mucho más.

Deja una respuesta

Total
1
Share