fbpx

¿Qué tiene de malo el radical proyecto de ley de control de precios de Warren?

Las propuesta establece sanciones que van desde los 25,000 dólares hasta el 5 % de los ingresos del último año del sancionado

[Read in English]

La senadora Elizabeth Warren (D-MA) presentó en el Congreso un radical proyecto de ley que introduciría una prohibición federal de aumentos de precios durante “todas las alteraciones anormales del mercado” y le daría a la Federal Trade Commission (FTC) y a los fiscales generales de los estados el poder de demandar a las corporaciones por lo que consideren “aumentos excesivos de precios”. Warren, quien apoyó un proyecto de ley que ha jugado un papel indiscutible en el aumento de la inflación, dijo que este proyecto pretende ser una respuesta a las corporaciones que “utilizan la inflación como excusa para aumentar sus ganancias”.

El proyecto de ley llega en un momento en el que Estados Unidos se enfrenta a niveles de inflación récord. El último informe del Bureau of Labor Statistics (BLS) reveló que los americanos han experimentado una subida general de precios del 8.3 % en los últimos 12 meses. El informe también mostró un asombroso aumento de los precios de la energía, y una subida del 43.6 % del precio de la gasolina en el último año.

Warren no fue la única legisladora demócrata que apoyó el proyecto de ley. Su propuesta fue copatrocinada por una oleada de congresistas progresistas de ambas cámaras. Los senadores Bernie Sanders (I-VT), Ed Markey (D-MA) y Dianne Feinstein (D-CA) estuvieron acompañados por representantes progresistas como Ro Khanna (D-CA) y Val Demings (D-FL), candidata al Senado.

warren-radical-price-control-bill
La senadora Elizabeth Warren (D-MA) presentó en el Congreso un proyecto de ley de control de precios. (EFE)

El radical proyecto de ley de control de precios de Warren amplía el poder del Gobierno

El proyecto de ley de control de precios de Warren llega tras meses en los que los demócratas progresistas han intentado culpar a la inflación, y no al gasto gubernamental descontrolado, de que las empresas aumenten sus precios. La legislación haría ilegal que una persona o corporación que posea más de 100,000 dólares de ingresos brutos “venda o ponga a la venta un bien o servicio a un precio excesivo y desmesurado durante una crisis excepcional del mercado”, apuntando a las empresas o individuos que han sido encontrados con una “ventaja injusta” o que han utilizado la crisis del mercado como un “pretexto para aumentar los precios”.

Are you proud to be an American?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

En la propuesta también se propone penalizar a las empresas por vender un bien o servicio a un “precio excesivo” en comparación con el precio medio vendido por la misma persona o por empresas competidoras en los últimos 120 días. No hace ninguna excepción basada en la posición en la cadena de suministro o en la red de distribución en la que se encuentre una empresa.

La única defensa disponible para una empresa que está siendo acusada de sobreprecio es demostrar con “pruebas claras y convincentes” que el aumento fue causado debido a factores que “no están bajo el control de la persona” y que están directamente relacionados con el precio final del bien suministrado. Curiosamente, no hay ninguna disposición que permita a las empresas subir los precios con la excusa de proporcionar un aumento salarial a sus empleados, ya que eso no sería ajeno al control de la empresa o persona.

Si se descubre que una empresa o persona ha subido los precios excesivamente, el proyecto de ley establece sanciones que van desde los 25,000 dólares hasta el 5 % de los ingresos del último año del sancionado por cada una de las infracciones.

Las empresas no solo tendrían que ser extremadamente cuidadosas con la subida de precios en un entorno de caos económico, sino que estarían obligadas a dar amplias y detalladas explicaciones a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) sobre el aumento de los precios de sus propios bienes y servicios.

El proyecto de ley otorga amplios poderes a la FTC para sancionar a las empresas que hayan aumentado sus precios. (EFE)

El proyecto de ley de control de precios asigna una inmensa cantidad de poder a la FTC, compuesta por cinco burócratas confirmados por el Senado que cumplen un mandato de siete años para vigilar y hacer cumplir la prohibición nacional de “aumentos excesivos de precios” en tiempos de emergencia. Según el proyecto de ley, la FTC tendrá la facultad de determinar cuándo el país está atravesando una “excepcional crisis de mercado” que esté causando trastornos en la economía. Después de enumerar un amplio conjunto de razones por las que la FTC puede declarar la “crisis del mercado”, la ley va más allá y establece una justificación abierta para que la FTC declare la emergencia e imponga los controles de precios.

La FTC no solo tendría el poder de declarar el control de precios de forma unilateral, sino que también podría determinar lo que constituye un mercado y un aumento de precios excesivo, lo que le da el poder de imponer este tipo de control en amplios sectores de la economía. El proyecto de ley permite a la FTC y a los fiscales estatales llevar a los posibles infractores a los tribunales de distrito, donde pueden perseguir el castigo contra aquellos que consideren que han subido demasiado los precios.

El proyecto de ley de control de precios de Warren tiene críticos —y la historia— en contra

Los críticos se han pronunciado en contra del proyecto de ley Warren. El economista Chris Conlon publicó un largo hilo en Twitter criticando el proyecto de ley, en donde afirma que las disposiciones en este solo desincentivarían a las empresas a aumentar los salarios y establece términos muy vagos por los que una compañía puede ser multada.

Otros han argumentado que el proyecto de ley ni siquiera abordaría la inflación. En declaraciones a El American, el candidato a doctor en economía de la Universidad de Columbia, Daniel DiMartino, dijo que “el proyecto de ley de Warren facultaría a los gobiernos federal y estatal para demandar a cualquier empresa que consideren que cobra de más por sus productos o servicios. De aplicarse, provocaría una escasez generalizada de productos de uso cotidiano, ya que las empresas no podrían subir los precios cuando aumente la demanda, y algunas recurrirían a vender productos ‘con sobreprecio’ en el mercado negro”.

La historia parece estar del lado de los críticos, ya que los controles de precios han fracasado repetidamente a la hora de frenar la inflación. En 2007, Zimbabwe impuso controles de precios, lo que causó un caos económico como resultado. Venezuela hizo lo mismo y terminó con hiperinflación y escasez. Incluso Estados Unidos intentó sin éxito una congelación general de precios en la década de 1970.

Previous Article

Israel dejará de exigir prueba COVID-19 para entrar a su territorio

Next Article

Elon Musk insiste en que el acuerdo con Twitter no avanzará hasta mostrar que usuarios falsos representan menos del 5 %

Related Posts
Total
1
Share