fbpx



Organizaciones luchan por la reapertura del icónico Miami Marine Stadium

Organizaciones luchan por la reapertura del icónico Miami Marine Stadium

Las ilusiones y compromiso por hacer revivir este lugar histórico protegido siguen intactos en muchas organizaciones sin fines de lucro

La lucha por recuperar el histórico Miami Marine Stadium y devolverle su antiguo esplendor de los años 60, cuando las carreras de fuerabordas y los conciertos y espectáculos hacían furor, avanza y, quizá pronto, pueda el público volver a alborotar sus gradas de hormigón frente al mar.

Un puñado de organizaciones culturales están convencidas de la importancia de restaurar y devolver al público este estadio marino construido en 1963 y designado actualmente como obra maestra arquitectónica por el National Trust for Historic Preservation.

Eso sí, para devolverle su antiguo lustre se va a necesitar una financiación quizá millonaria para su limpieza y rehabilitación.

Y es que este anfiteatro marino de techo voladizo que se levanta en Cayo Virginia, en la bahía de Miami, a orillas de una bella manga marina de un kilómetro de largo, es hoy una estructura de hormigón comida por los grafitis y el abandono.

En el año 2002, esta construcción en hormigón armado de 326 pies de largo (casi 100 metros), el voladizo más largo del mundo cuando se levantó y con capacidad para 6.566 personas, estuvo a punto de sucumbir a las grúas de demolición.

Al fin y al cabo, ya poca gente se acordaba del Miami Marine Stadium, cerrado en 1992 por las autoridades con el dudoso argumento de que el paso del huracán Andrew por el sureste de Florida había dañado sus cimientos y estructura.

Fueron una veintena de organizaciones culturales y comunitarias las que salvaron al estadio de este final, pero el Miami Marine Stadium ha permanecido mudo desde entonces.

En esta lucha por preservar y devolver a la vida al estadio marítimo destaca el Centro de Miami para la Arquitectura y el Diseño (MCDA), que reunirá el 13 de septiembre un panel de expertos para una movilización popular en defensa de este monumento.

La recuperación de Miami Marine Stadium “no solo sería un beneficio para todo el pueblo, sino una vía para disfrutar de la Bahía de Miami no solo para los dueños de yates”, dijo hoy a la agencia Efe Rosa Lawinger, presidenta de la compañía RLA Conservation of Art + Architecture y experta en la preservación del estadio.

La tarea pendiente para el logro de este fin pasa ya “simplemente” por convencer a dos comisionados (concejales) de la ciudad de Miami, Joe Carollo y Alex Díaz de la Portilla, de que la recuperación del estadio “sería una de las mejores cosas que se puede hacer por esta ciudad”.

Miami Marine Stadium: una estructura sólida

En cuanto al estado de la estructura, tras tanto tiempo transcurrido sin uso público, Lawinger asegura que la construcción del estadio a base de “hormigón armado y el techo de cabilla galvanizada, con un ingeniero que era de los mejores” en su época, dota al monumento de una gran seguridad.

Tras el paso del huracán Andrew, una de las más destacadas compañías de ingeniería de Estados Unidos revisó la estructura del estadio y la encontró estable, lo que frenó el intento del ayuntamiento de demoler el histórico estadio, hoy protegido también por la Junta Ambiental y de Preservación Histórica de Miami (FMMS).

Preguntada si el trágico derrumbe de un edificio de apartamentos en la localidad de Surfside, aledaña a Miami Beach, puede obstaculizar esta iniciativa, la experta afirmó que “no hay comparación entre un edificio como el estadio, construido con las mejores técnicas de la época” y la torre de apartamentos que se desplomó y causó la muerte de 98 personas.

El Champlain Towers South “se construyó en los años 80, cuando en esta ciudad todo era sospechoso; pero en los años 60 se hacían edificios de otra forma”, sostiene Lawinger, para añadir que los “inspectores de las compañías de ingeniería más grandes de Estados Unidos que han revisado el estadio lo ven como algo extraordinario, una de las construcciones más fuertes vistas”.

El estadio de traza modernista, diseñado por un joven arquitecto cubano-americano de 28 años, Hilario Candela, tuvo un gran éxito de público desde su inauguración como escenario especialmente diseñado para carreras de lanchas motoras.

Le siguieron todo tipo de espectáculos, desde combates de boxeo y conciertos de música clásica, ópera y rock en un escenario flotante hasta actos políticos como el que tuvo lugar en 1972 durante una campaña republicana en Miami en la que el famoso cantante, actor y músico Sammy Davis Junior abrazó al futuro presidente de Estados Unidos, Richard Nixon.

Un atractivo para Miami

Este estadio de superficie geométrica que da sombra con su enorme alero tipo origami a casi toda la grada es una construcción escultural tan singular que la Fundación Getty donó 160.000 dólares en 2014 para su preservación.

“El estadio es sencillamente el edificio más representativo de lo que fue el desarrollo de la ciudad de Miami (…) y se hizo con todo el esplendor de la arquitectura cubana de los años 50”, puso hincapié Lawinger.

Para esta experta de origen cubano, “destruirlo, no restaurarlo”, implicaría una total indiferencia ante este “monumento que representa lo que la comunidad cubana hizo por esta ciudad”, y, además, en momentos en que Miami se está transformando de pequeña ciudad en “capital internacional del deporte” en el hemisferio, dijo.

Lawinger alertó, no obstante, de fuertes intereses económicos que codician esta lengua de tierra y mar para convertirla en una marina destinada al atraque de yates o la construcción de un lujoso hotel.

“La tierra donde está ubicado el estadio es muy valiosa y pueden querer usar la excusa de su estado de deterioro, aunque no sea muy malo, para derrumbarlo”, advirtió, para recordarnos que “gastos (de reforma) siempre hay, pero monumentos como este muy pocos”.

La buena noticia es que los “planes” de recuperación del Miami Marine Stadium “existen” y el proyecto “está bastante encaminado”, pero todo depende al final, lamentó, del voto de la comisión del ayuntamiento.

Las ilusiones y compromiso por hacer revivir este lugar histórico protegido siguen intactos en muchas organizaciones sin fines de lucro, en una población que confía en ver pronto restituido el esplendor pasado del estadio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Cristiano Ronaldo se despidió de sus compañeros y se oficializa su salida de Juventus

Cristiano Ronaldo se despidió de sus compañeros y se oficializa su salida de Juventus

Next Article
Jean Guerrero

El Idiota de la Semana: Jean Guerrero

Related Posts
Total
1
Share