fbpx

régimen talibán

Régimen talibán comienza a imponer la sharía en Afganistán

Las persecuciones religiosas y étnicas también han vuelto, y miles de hazaras de conversión chií temen por sus vidas bajo el régimen talibán

[Read in English]

Con tiros al aire el régimen talibán celebró la salida del último avión americano de Afganistán. Poco después de que las tropas americanas salieran del aeropuerto de Kabul, los talibanes tomaron el control.

Los miembros del grupo terrorista armados con fusiles americanos y uniformes de las extintas fuerzas de seguridad de Afganistán custodiaban el aeropuerto en la mañana donde se reunieron los líderes talibanes.

Aunque en el aeropuerto la mayor parte del material fue destruido, había suficiente para posar como los vencedores haciéndose con los vestigios del enemigo, comenzando por un enorme avión C-130, que los talibanes abordaron para tomarse fotos propagandísticas.

Talibanes armados con fusiles americanos y uniformes de las extintas fuerzas de seguridad de Afganistán custodiaban el aeropuerto de Kabul. (EFE)

Tal vez una de las imágenes más desgarradoras es la de los sabuesos dejados a su suerte en el aeropuerto y que sirvieron junto con las tropas poniendo sus narices y arriesgando su pellejo junto con sus amos para evitar que algún explosivo se detonara y ocasionara una tragedia, como sucedió con el atentado en el aeropuerto. Los fieles compañeros de los americanos fueron abandonados encerrados en sus jaulas de transporte.

Más de 122,000 personas fueron evacuadas de Afganistán por las fuerzas de la OTAN, mientras que millones buscan salir del país por la frontera terrestre. En la frontera con Pakistán cientos de miles afganos se aglomeran para poder huir a su vecino del sur. En la frontera con Tayikistán miles de exsoldados se refugian, tras huir por su vida luego del desmoronamiento de las fuerzas de seguridad de Afganistán.

En el aeropuerto de Kabul, uno de los líderes talibanes, Zabihullah Mujahid proclamó que “ningún afgano se rendirá ante la fuerza y que la forma en que los americanos dejaron Afganistán es una buena lección para las futuras generaciones que fueron dañadas financieramente, es una lección para todos, es un día histórico sin dudas, es un país libre, es un país soberano, América fue derrotada, no pudieron lograr sus objetivos a través de operaciones militares y con respecto a mi nación queremos tener buenas relaciones con el resto del mundo”.

El régimen talibán todavía carece de reconocimiento internacional

A pesar de las declaraciones de Mujahid, no es claro que el resto del mundo confíe en Afganistán. Aunque es cierto que el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, se reunió con el cofundador de los talibanes y su figura de más prominencia, el mulla Abdul Ghani Baradar, no es claro que China quiera tener relaciones con Afganistán más allá de lo que concierne a la seguridad en su frontera con el país musulmán.

La principal preocupación de China es la influencia que podría tener el reformado Emirato Islámico de Afganistán, para desestabilizar la región y causar disturbios o rebeliones en regiones como Xinjiang donde la población Uigur, predominantemente musulmana, es oprimida por el Gobierno de Beijing.

La situación se repite con Pakistán, el otrora aliado de la causa talibán, que por años fue refugio de radicales sunís, ahora es víctima de su propia creación y sufre un profundo problema de seguridad a causa del surgimiento de un movimiento talibán autóctono.

Desde 2007, una organización llamada Tehreek-e-Taliban Pakistán, opera dentro de las fronteras de Pakistán, cuya meta es establecer un Emirato Islámico en el país, movimiento que coopera abiertamente con los talibanes de Afganistán. Así, Pakistán ha terminado siendo víctima del propio monstruo que ayudó a crear en los ’90.

El régimen Talibán goza de poca confianza frente a la comunidad internacional. (EFE)

Pakistán también tendrá que asumir la creciente masa de refugiados que deja el conflicto afgano, ya que históricamente el vecino del sur ha servido de refugio a millones de afganos que huyeron de la guerra soviética, la subsecuente guerra civil, que desencadenó en el primer establecimiento del Emirato, y hoy la segunda toma de Afganistán por los talibanes.

Por su lado, los ejércitos de Uzbekistán y Tayikistán realizaron maniobras militares con el ejercito ruso ante la toma de los talibanes del país. Rusia, a su vez, se encuentra en una situación de apaciguamiento donde la propia Embajada, reconoce a los talibanes como la fuerza de poder dominante en el país.

En lo que refiere a Estados Unidos, si bien logró salir de Afganistán y evacuar todo el personal de su Embajada, seguirá teniendo contacto con el régimen talibán a través del establecimiento de una oficina en Qatar, donde se reunirán ambas partes.

En Afganistán todavía permanecen entre 100 a 200 ciudadanos americanos según estimaciones del secretario de Estado, Anthony Blinken, y entre los principales intereses de Estados Unidos en el país es retirar a esos ciudadanos americanos cuyas vidas están en peligro, así como la miles de contratistas afganos que trabajaron con el Gobierno americano.

El régimen talibán comenzó a incumplir sus promesas desde que asumió el control

Aunque los talibanes ofrecieron una amnistía para los antiguos oficiales del Gobierno y los soldados de las fuerzas de seguridad de Afganistán para mostrarse como más moderados ante la comunidad internacional, las denuncias de que los talibanes continúan siendo la misma secta intolerante de siempre abundan, y desde mujeres forzadas a esconderse, hasta soldados fusilados ocurren todos los días en Afganistán.

Ante las cámaras afirmaron que las mujeres gozarían de derechos bajo el régimen talibán, sin embargo, el nuevo ministro de Educación aseguró que las mujeres no podrían asistir a las mismas clases que los hombres en las universidades, y ya se les ha prohibido participar en los programas de radio y televisión.

Las mujeres ya han sido vetadas de sus trabajos bajo el régimen Talibán y aguardan con miedo las nuevas medidas. (EFE)

Las mujeres no son las únicas víctimas de las mentiras de los talibanes, la amnistía a los miembros de las fuerzas armadas terminó siendo también una falacia, ya que decenas e incluso tal vez cientos de antiguos miembros de la policía y las fuerzas afganas han sido fusilados por los talibanes, que lideran una purga puerta a puerta buscando a los combatientes opositores en todo Afganistán. Así miles han tenido que refugiarse en el Valle de de Panjshir donde todavía queda un foco de resistencia liderada por Ahmad Massoud y Amrullah Saleh, y otros miles se han refugiado en el vecino Tayikistán.

Las persecuciones religiosas y étnicas también han vuelto, y miles de hazaras de conversión chií temen por sus vidas bajo el régimen talibán, predominantemente pastún y de conversión sunita.

Conscientes de estar rodeados, la resistencia de Panjshir ha entablado conversaciones con los talibanes, sin embargo, hasta el momento no ha habido ningún acuerdo pactado entre ambos bandos. Por otro lado, los talibanes han tenido conversaciones con figuras públicas como el expresidente Hamid Karzai y el antiguo negociador de paz de DOHA, Abdullah Abdullah.

Aunque los talibanes todavía no terminan de consolidar su poder sobre todo Afganistán, sin lugar a dudas son la fuerza dominante y el hecho de que los antiguos líderes de la Republica Islámica de Afganistán los reconozcan les dará más legitimidad para imponer la teocracia que utiliza la sharía como código de justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Shana Chappell, madre de marine asesinado en Kabul, denuncia censura por parte de Instagram

Shana Chappell, madre de marine asesinado en Kabul, fue censurada en Instagram luego de criticar a Biden

Next Article
alexandria ocasio-cortez

Ocasio-Cortez pide cambiar al presidente de la Fed para que se enfoque en "cambio climático y avanzar la justicia racial"

Related Posts
Total
0
Share