fbpx



Demócratas, california, ley PRO

Demócratas quieren replicar fallida ley laboral de California a nivel federal: sepa cuál es y por qué es una mala idea

Son varias las políticas californianas que se quieren implementar en todo el país, pero hay una en particular que es una muy mala idea: La Ley PRO, que es muy parecida a la ley de California A.B. 5

[Read in English]

En circunstancias normales, habitualmente, las políticas dañinas que destruyen empleos no se replicarían, pero no son circunstancias normales, al menos no en América; nación donde el Congreso, pero en especial los representantes demócratas junto a algunos republicanos, quieren replicar una fallida ley laboral de California a nivel nacional pese a su fracaso político y práctico.

¿Qué es a A.B. 5? La fallida ley laboral que fue rechazada por los californianos

La A.B. 5 es una legislación californiana que generó conflictos laborales sin precedentes en el Golden State. Dicho proyecto de ley aplicó lo que se llama el «ABC test» que se estableció a través de un precedente judicial de California.

La idea de esta prueba es determinar si una persona es un trabajador autónomo o un empleado.

Un artículo del medio Reason explica que «El hecho de que la persona quisiera ser un trabajador autónomo o un empleado era totalmente irrelevante para la prueba», lo cual genera un conflicto notorio: pues muchos trabajadores quieren ser, en efecto, independientes. ¿Por qué? Para conservar su servicio y ganarse el pan de cada día.

De acuerdo con el «ABC test», deben existir tres condiciones para considerar a una persona que presta servicios para tu empresa como un trabajador independiente:

  1. El trabajador está libre del control y la dirección de la entidad contratante en relación con el desempeño de su trabajo.
  2. El trabajador realiza un trabajo que está fuera del curso habitual de la actividad de la entidad contratante.
  3. El trabajador se dedica habitualmente a un oficio, ocupación o negocio establecido de forma independiente y de la misma naturaleza que el trabajo realizado.

Estas tres reglas, por supuesto, fueron un calvario para la conocida «gig economy», pues afectaba directamente a empresas como Lyft y Uber y los servicios de entrega como DoorDash y Grubhub.

¿Por qué este ABC test afectó a estos servicios? Porque «Estas empresas operan a través de contratistas independientes en lugar de empleados, lo que socava los fuertes controles sindicales sobre el mercado laboral en el estado», se lee en el artículo citado de Reason.

El resto es historia: la aplicación de la A.B. 5, junto al ABC test, afectó directamente a las empresas y los empleos que estas generan, pero los californianos dijeron «¡basta!» a gran parte de las estipulaciones de ley y en noviembre votaron para que se dejara de lado varias de sus consideraciones; entre ellas el ABC test.

Como los californianos vetaron una buena parte de esta fallida ley laboral, muchas empresas no tuvieron que contratar como empleados a los contratistas independientes; salvando, por supuesto, los empleos de estas personas.

Reason lo reseñó de la siguiente manera: «La ley 5 acabó afectando a miles y miles de trabajos independientes en el mercado, desde escritores a músicos, pasando por agentes inmobiliarios o intérpretes. Al final, los legisladores tuvieron que dar marcha atrás y hacer un montón de excepciones a la ley. Mantuvieron en la ley los servicios de transporte compartido y de reparto, el objetivo de la legislación. Pero las empresas no se dieron por vencidas y obligaron a votar la medida a través de la Proposición 22. Los votantes californianos, a pesar de su fuerte inclinación demócrata, estuvieron de acuerdo en que se permitiera a los conductores seguir siendo contratistas independientes. La Proposición 22 fue aprobada».

Los californianos dijeron “basta” a las malas políticas laborales en su estado.
Demócratas y políticos en DC quieren impulsar la Ley PRO, una hermana gemela de la ley A.B. 5

A estas alturas no debería sorprender que los políticos generen legislaciones dañinas que destruyen empleos y empresas. Ahora, lo que sí sorprende es que uno de los estados más liberales y azules, como California, se negó a una inequívoca mala ley laboral y, aún así, hay políticos que quieran llevarla adelante con otro nombre, que es lo que está ocurriendo.

Ley de Protección del Derecho de Organización (PRO Act) de 2021, que fue aprobada en la Cámara Baja, y ahora debe ir al Senado, tiene como esencia el mismo ABC test que la ley A.B. 5 (además de ser similar en otras cuestiones).

Con tan solo replicar este ABC test, fracasado en California, a nivel federal, una gran cantidad de empleos correrían el gran riesgo de desaparecer de la noche a la mañana. Sería gravísimo para la recuperación económica y el bolsillo de miles de ciudadanos.

El representante Mike García (R-CA), explicó en un artículo para Fox News que los políticos en Washington quieren replicar varias de las malas políticas de California a nivel federal, entre ellas la ley A.B. 5 reencarnada en la Ley PRO.

«La agenda de la Cámara de Representantes de esta semana incluye un proyecto de ley llamado “Ley Pro”. Los trabajadores de California la conocen como “AB5”, una legislación que convierte a los contratistas independientes (léase conductores de Uber y niños que reparten periódicos) en empleados a tiempo completo de sus respectivos empleadores», escribió García en su columna de opinión. 

El representante explicó que la AB5 «costó decenas de miles de puestos de trabajo en California» y que su eliminación fue uno de los temas centrales en su carrera hasta el Congreso. Por ello, el republicano se jactó afirmando que «los votantes me eligieron no una, sino dos veces, en un distrito que Joe Biden ganó por 10 puntos. En noviembre, mientras Biden ganaba en California con un 63.5 %, los votantes, a través de un referéndum, anularon la desastrosa ley (AB5) con un 59 % de los votos».

Los esfuerzos de García para explicar por qué esta ley es dañina fue en vano. Y los representantes demócratas de California, pese a que sus propios votantes les dieron una lección en las urnas en noviembre, tuvieron el descaro de apoyar la Ley PRO en la Cámara Baja.

«Seis representantes de California se encuentran entre los patrocinadores de la Ley PRO, y cuando la Cámara votó el proyecto de ley el martes, todos los representantes demócratas del Estado Dorado votaron a favor, desafiando lo que los votantes decidieron hace apenas unos meses», se lee en Reason.

La ley PRO fue aprobada por 225 votos a favor y 206 en contra. Tan solo un demócrata, el representante Henry Cuellar, del estado de Texas, votó en contra. Y explicó por qué lo hizo en su cuenta en Twitter:

De acuerdo con el representante Cuellar, el simple hecho de replicar el ABC test en la Ley PRO es lo suficientemente malo como para negarse a votar por el proyecto de ley, pero es que, además, la ley también socava las leyes estatales de derecho al trabajo. Un trabajador no tiene por qué estar obligado a afiliarse a los sindicatos y pagar cuotas sindicales si no quiere ser representado por estos colectivos. Está en la ley, y la Ley PRO va en contra de este derecho.  

Los demócratas, sobre todo los representantes de California, vieron en el estado más progresista del país el fracaso de la A.B. 5; no contentos con ello, ahora quieren replicarla a nivel nacional. Eso es una muy mala idea, sobre todo en el contexto de pandemia en el que estamos inmersos, donde cada empleo vale su propio peso en oro. Solo resta esperar que el Senado hago lo correcto y eche para atrás este nefasto proyecto de ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
desantis, lockdowns, vacunas, pasaporte de vacunas,

DeSantis: pasaporte de vacunación no será necesario en Florida

Next Article
María Elvira Salazar - El American

Rep. María Elvira Salazar lidera al Partido Republicano en la reforma migratoria

Related Posts
Total
5
Share