fbpx

Republicanos se oponen a Biden en su intento de normalizar relaciones con Cuba

Los Reps. Salazar, Green y Pfluger son firmes partidarios de la política del presidente Trump hacia la isla y advirtieron a la administración Biden que el régimen es bien conocido por su “historia de exportar su sistema opresivo y socavar las democracias de la región.”

[Read in English]

En una carta enviada a la administración Biden el viernes, la representante María Elvira Salazar (R-FL) y dos de sus colegas republicanos de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes le pidieron al presidente que siga responsabilizando al régimen cubano de sus abusos contra los derechos humanos.

Salazar, junto con el miembro de rango Mark Green (R-TN) y el representante August Pfluger (R-TX), se mantuvieron firmes a la hora de subrayar las insuficiencias de la política de “apaciguamiento” del expresidente Barack Obama hacia el régimen. Dicha administración se caracterizó por su deseo de normalizar las relaciones con el país tras decidir que «el enfoque anticuado de Estados Unidos [había] fracasado en el avance de nuestros intereses».

Sus iniciativas políticas incluyeron una visita oficial de Estado a la isla (un presidente en ejercicio no había viajado a Cuba desde la administración Coolidge), la eliminación de Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo del Departamento de Estado de USA y la apertura de canales económicos al permitir los viajes y el intercambio de remesas a través de las fronteras. También derogó la política de «pies secos, pies mojados» días antes de dejar el cargo y fue muy criticado por ello. Esta política les permitía a los cubanos que inmigraban ilegalmente obtener la residencia permanente con mayor rapidez que los inmigrantes de otras naciones.

La comunidad cubanoamericana, tradicionalmente considerada un bastión republicano, tuvo reacciones encontradas ante el cambio de política bajo Obama. En el Congreso fueron más críticos. El senador Bob Menéndez (D-NJ), por ejemplo, emitió un fuerte reproche a la visita de Obama a la isla y declaró en su momento que su decisión de restablecer las relaciones diplomáticas «apestaba».

Por otra parte, las políticas de la administración de Donald Trump hacia Cuba se apartaron fuertemente de las de su predecesor, pues se comprometió con la comunidad cubanoamericana a revertir la normalización que inició Obama, y restableció las prohibiciones al comercio, viajes y, posteriormente, a las relaciones diplomáticas. También hubo una fuerte condena del Departamento de Estado por el fortalecimiento de las relaciones con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

En los últimos días de su presidencia, la administración reclasificó a la isla como Estado patrocinador del terrorismo. El apoyo cubanoamericano a Trump y al Partido Republicano aumentó en 2020 y, en última instancia, fue un factor importante para establecer su victoria sobre Biden en Florida. Los republicanos cubanos (incluida la propia representante Salazar) también lograron recuperar dos distritos del Congreso en Miami y mantener el control de otro.

Los representantes Salazar, Green y Pfluger son firmes partidarios de la política del presidente Trump hacia la isla y advirtieron a la administración Biden que el régimen es bien conocido por su «historia de exportar su sistema opresivo y socavar las democracias de la región». Más adelante aclaran: «Cuba apoya directamente los abusos de derechos humanos del régimen de Maduro y la supresión violenta de la disidencia política. El apoyo al régimen de Maduro en Venezuela contribuye a la inestabilidad en la región y facilita las operaciones de organizaciones criminales y terroristas transnacionales que amenazan los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos».

En numerosas ocasiones el presidente Biden dejó claro que planea revertir el rumbo de las políticas de la administración Trump hacia Cuba, al tiempo que se asegura de no alienar a las comunidades que se manifestaron en su contra en las elecciones presidenciales de 2020. Entre los cambios propuestos se incluye el levantamiento de las restricciones a negocios y viajes, así como la renovación de las relaciones diplomáticas con el país.

El 5 de febrero, el Departamento de Estado emitió oficialmente una declaración en la que les promete a los americanos que la política hacia Cuba se guiará por el apoyo a la democracia y a los derechos humanos, y que «los cubanoamericanos son los mejores embajadores de la libertad y la prosperidad en Cuba».

Como miembros del Subcomité del Hemisferio Occidental, Seguridad Civil, Migración y Seguridad Económica Internacional de la Cámara de Representantes, la representante Salazar y sus colegas están en una posición única para hacer que la administración Biden rinda cuentas de sus políticas latinoamericanas en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Friends

David Schwimmer: rodaje de la reunión de Friends comenzará en un mes

Next Article
Migrantes Frontera Estados Unidos - El American

Patrulla Fronteriza advierte gran incremento de menores que cruzan solos a USA

Related Posts
Total
0
Share