fbpx
New York restaurantes

Restaurantes vs autoridades demócratas: medidas golpean más que la pandemia

Además de los embates económicos causados por el coronavirus, restaurantes en Estados Unidos luchan contra autoridades demócratas que los dejan al borde de un cierre definitivo

[Read in English]

Además de los embates económicos causados por la pandemia del coronavirus, restaurantes en Estados Unidos luchan contra autoridades demócratas que con sus medidas restrictivas los dejan al borde de un cierre definitivo.

Este lunes 21 de diciembre se conoció que funcionarios de Minnesota notificaron a tres restaurantes del estado que deberán enfrentar una suspensión de 60 días de licencias de licor tras violar las restricciones del gobernador demócrata Timothy James Walz sobre el coronavirus.

Como si no fueran suficientes las graves consecuencias económicas que causó la pandemia con los confinamientos, ahora los restaurantes que buscaban levantarse deben lidiar con las medidas radicales de gobernadores.

La división de control del alcohol y los juegos de azar del Departamento de Seguridad Pública de Minnesota notificó a los establecimientos que se enfrentarían a una audiencia ante un juez, después de la cual se les puede restablecer la licencia.

“Los protocolos COVID-19 están diseñados para ralentizar la propagación de este virus y reducir los impactos de esta pandemia”, dijo el comisionado asistente del Departamento de Salud de Minnesota, Dan Huff. 

De acuerdo con Fox News los restaurantes The Cornerstone Café, The Interchange y The Pour House atendían a los clientes en el interior en violación de la orden ejecutiva del gobernador.

Asimismo el departamento de salud anunció que había emitido órdenes de cese a The Pizza Depot en Becker y Hooligans Lakeside en Lake Park, informó WCCO TV.

A ellos se suman otros cuatro establecimientos que ya se han enfrentado a suspensiones similares, con la amenaza de una suspensión total de cinco años si vuelven a violar las normativas establecidas.

La orden del gobernador demócrata Walz prohíbe el comedor interior en las instalaciones; y a partir del sábado, los restaurantes pueden sentar a los clientes solo al aire libre a la mitad de su capacidad con un máximo de 100 personas y no más de cuatro personas en una mesa.

En Nueva York sucede algo similar, el gobernador demócrata Andrew Cuomo, reinstaló la prohibición de comer en el interior de los restaurantes; una medida que dejó en jaque a los locales de comida.

Andrew Cuomo reinstaló la prohibición de comer en el interior de los restaurantes

Cuomo dio la orden a pesar de la oposición del sector gastronómico, el cual advirtió que habría despidos de personal durante la temporada navideña; y ocurre además cuando el clima invernal ha comenzado a llegar a la ciudad y las mesas al aire libre serán mucho menos populares considerando los vientos helados y eventuales nevadas.

Según Fox Business, el 62 % de los propietarios de pequeñas empresas temen que lo peor está por venir con el impacto económico de COVID-19 y sólo el 40 % dijo creer que sus pequeñas empresas pueden operar indefinidamente en el actual entorno empresarial.

Neil Bradley, director de políticas de la Cámara de Comercio, informó que la encuesta trimestral encontró que el 14 % de las pequeñas empresas están planeando reducir su personal.

Florida: la “luz” al final del túnel

Mientras ciudades como Nueva York radicalizan medidas y confinamientos en el momento más álgido de la navidad, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, se comprometió a mantener viva la economía del estado y anunció que los restaurantes permanecerán totalmente abiertos.

DeSantis dijo que no permitirá que la industria hotelera cierre completamente como en otros estados, que impusieron estrictas restricciones a la comida en interiores.

Ron Desantis - Florida
“Son gente trabajadora que se esfuerza por ganarse la vida. Tienen todo el derecho de hacerlo (…) van a tener ese derecho defendido por el gobernador”, dijo el gobernador de Florida Ron DeSantis.

“Te apoyamos si eres camarera, cocinera o un negocio familiar, eres una parte importante de nuestro estado”, dijo DeSantis.

DeSantis informó que, según los estudios, COVID-19 se extiende en los hogares donde se realizan las reuniones familiares, con sólo el 1,4 % de los casos fueron rastreados a los bares y restaurantes.

“Cerrar un restaurante para cenar en el interior va a llevar a más gente a hacerlo en casas privadas de todos modos”, añadió.

DeSantis ha dejado que sus ciudadanos decidan cómo lidiar con la pandemia del coronavirus sin afectar la economía de Florida. En septiembre, cuando emitió una orden ejecutiva, sostuvo que se debía “evitar tratar de penalizar a las personas por no distanciarse socialmente y trabajar con la gente de manera constructiva”.

El gobernador dijo que nunca más llevaría a cabo ninguno de los cierres de empresas y levantó las principales restricciones en el estado, además de suspender las multas por violar los protocolos locales sobre el uso de máscaras.

“Como un acto de gracia del ejecutivo, todas las multas y penalidades pendientes que se han aplicado a los individuos han sido suspendidas”, anunció DeSantis en septiembre.

Medidas sin sentido

“Las reglas de matar restaurantes de Nueva York no tienen sentido, y sigue empeorando”, dijo en su artículo Karol Markowicz, columnista del New York Post quien explicó punto por punto por qué las medidas tomadas por el gobernador Andrew Cuomo son absurdas.

“Los pedidos de comida para llevar solo se pueden realizar por correo electrónico o por teléfono. Lo más sorprendente es que los clientes que cenan en el área de asientos al aire libre de un restaurante no pueden usar el baño del interior“, explicó. Agregó que “destruir la industria de los restaurantes no detendrá la propagación del coronavirus, y nunca lo hará”.

El escrito de Markowicz coincide con un informe del American Institute for Economic Research (AIER) que reseña que “los bloqueos no controlan el coronavirus”.

En el documento el organismo evidenció que diversos estudios señalan que “no existe una relación entre los bloqueos y el control del virus”.

“El virus va a hacer lo que hacen los virus, como siempre en la historia de las enfermedades infecciosas. Tenemos un control extremadamente limitado sobre ellos, y lo que tenemos está ligado al tiempo y al lugar. El miedo, el pánico y la coacción no son estrategias ideales para controlar los virus. La inteligencia y la terapéutica médica funcionan mucho mejor”, asegura el informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Georgia

Republicanos: «en Georgia está en juego el sueño americano»

Next Article
Bill de Blasio, El American

Socialismo en New York: de Blasio quiere «redistribuir la riqueza» en las escuelas

Related Posts
Total
0
Share