fbpx
Rodolfo Hernández

Rodolfo Hernández: el candidato que puede derrotar a la extrema izquierda en Colombia

El ingeniero Hernández obtendría unos dos millones de votos que podrían ser definitivos en la segunda vuelta, el 19 de junio

Rodolfo Hernández, el casi desconocido contendiente a comienzo de la campaña para las presidenciales colombianas, hoy es la alternativa para derrotar en las urnas al proyecto político de extrema izquierda encarnado por Gustavo Petro.

Este outsider de la política no solo logró llegar a segunda vuelta siendo poco reconocido hace menos de seis meses, sino que también derrotó a Federico Gutiérrez, el candidato de la derecha en Colombia, quien se había perfilado como el casi seguro contendiente de Gustavo Petro en segunda vuelta.

“El ingeniero” –como a Hernández le gusta presentarse– es un acaudalado constructor de Bucaramanga que se hizo rico especulando con la valorización de tierras por la expansión de la frontera urbana de esa y otras ciudades del oriente de Colombia.

En 2015, a la edad de 70 años, decidió lanzarse a la política y corre exitósamente en la elección por la alcaldía de Bucaramanga, una ciudad de 600,000 habitantes y capital del departamento de Santander.

Aunque las opiniones sobre su desempeño como alcalde entre 2016 y 2019 están divididas, el ingeniero Hernández sale de ese cargo con suficiente popularidad para pretender aspirar a ser elegido presidente de Colombia.

How many people signed the Declaration of Independence?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Hernández se hizo conocido en todo el país por estamparle una bofetada a un Concejal de la ciudad de Bucaramanga en medio de una reunión y rodeado de cámaras. Algunos votantes bromean jocosamente diciendo que: “el ingeniero le dará una cachetada a la corrupción”.

Si Hernández llegara a ser elegido, sería, con 77 años, el presidente de mayor edad al momento de su posesión, superado solo por Manuel Antonio Sanclemente quien, en 1898, asumió el mandato a sus 84 años.  

El carácter de Hernández es estrafalario, y su candidatura ha sido más vistosa por sus comentarios escandalosos que por sus propuestas. Cuando se le preguntó a Hernández qué opinaba del Instituto Nacional Penitenciario de Colombia, el ingeniero respondió que eran “una parranda de sinvergüenzas, una guarida de atracadores, ladrones. Meten prostitutas, meten tragos, meten cocaína, meten marihuana y no pasa nada”.

En un programa radial, Hernández afirmó que: “yo soy seguidor de un gran pensador alemán, se llama Adolfo Hitler”. Luego de la bochornosa afirmación, en otra entrevista rectificó sus comentarios y dijo haber sido víctima de un lapsus, luego pidió perdón a todos que pudo haber ofendido y se declaró admirador “del pueblo judío”.

Hernández se encuentra bajo investigación por favorecer a terceros en un proceso de contratación pública durante su periodo como alcalde en Bucaramanga, sin embargo, no ha sido condenado. Curiosamente, su movimiento político se llama “Liga Anticorrupción”.

Si la figura de Hernández entre los votantes colombianos era poco conocida, la de su formula presidencial es completamente un misterio: Marlene Castillo una rectora de universidad que nunca ha incursionado en política.

El ascenso de Rodolfo Hernández como candidato presidencial

Con comentarios controvertidos, Hernández se mantuvo vigente en la prensa y en redes sociales, donde se ha logrado viralizar y el número de seguidores en sus cuentas de Titk Tok, Instagram y Twitter crece a paso apresurado.

Se ha presentado como un candidato cercano a la gente, un político que se dirige a la gente del común y un empresario exitoso con capacidad de ejecutar con eficiencia.

Rodolfo Hernández ha sorprendido, pues siendo prácticamente desconocido fuera de las fronteras de Santander seis meses atrás, logró superar por casi un millón de votos a Federico Gutierrez, y obtener más de 5,953,000 de sufragios en Colombia, lo que le da el 28 % del electorado.

En las regiones de frontera con Venezuela, Hernández tuvo una votación superior a Gustavo Petro y Federico Gutiérrez, indicando que si bien hay una inconformidad con el actual Gobierno, la crisis migratoria no ha permitido calar el discurso de la izquierda.

Aunque Hernández tiene una dura contienda por delante, pues Petro sacó el 40 % de los votos, algunos analistas estiman que con el apoyo de los votantes de Gutiérrez, el Ingeniero obtendría un 52 % de la intención de voto, lo que lo pondría en la presidencia de Colombia.

El ingeniero, como lo conocen sus seguidores, ha logrado capturar entre el 12 % al 19 % de la intención de voto. (EFE)
El ingeniero, como lo conocen sus seguidores, ha logrado capturar entre el 12 % al 19 % de la intención de voto. (EFE)

Según las encuestadoras de Colombia, Hernández era el candidato que menos generaba resistencia entre los votantes, por lo que seguidores de Sergio Fajardo y Federico Gutiérrez estarían más inclinados a votar por él que por Gustavo Petro en una segunda vuelta.

Para derrotar a Hernández, Petro debe conseguir al menos dos millones y medio de votos, por lo que deberá arrebatarle votantes y convencer a la mayor parte del electorado de Sergio Fajardo, quién obtuvo más de 800,000 votos, de apoyarlo en segunda vuelta.

No obstante, Fajardo fue víctima de un plan de desprestigio por parte de la campaña de Petro, y una representante de la coalición del líder de izquierda, Isabel Zuleta, confesó en una reunión un plan para “quemarlo” electoralmente, por lo que el candidato de centro no estaría muy inclinado a darle su apoyo al líder de extrema izquierda.

La propuesta de Rodolfo Hernández

La propuesta de Hernández recoge elementos de todos los espectros políticos en Colombia, en su programa se pueden leer extractos de corte agrarista y proteccionista que prometen subvenciones a la agricultura colombiana y trabas para la importación de alimentos, y en el mismo se ven proyectos de corte liberal como una reducción de impuestos a las empresas y la eliminación del impuesto al valor agregado. Según el propio Hernández, él propone para Colombia “lo mismo que el presidente Biden para los gringos”.

Para la generación de empleo, Hernández propone una especie de retorno al campo, ofreciendo a quienes se acojan a la medida una parcela dotada de una casa de 60 metros cuadrados. No es clara la financiación de esa propuesta ni la cobertura que se pretende alcanzar.

Hernández también propone una especie de subsidio a la agricultura colombiana para garantizar su venta en el país y ponerle una traba a las exportaciones de los “productos que pueden ser producidos en territorio nacional”.

El ingeniero también ha prometido una reforma tributaria que solo afectara a los colombianos de mayores ingresos, aunque Hernández no aclara cuantas personas son, ha afirmado “que unos poquitos”.

Como es usual en un discurso populista ambiguo que no se identifica ni de izquierda ni de derecha, en el programa de Hernández conviven propuestas claramente intervencionistas, como la de elevar aranceles para proteger de la competencia externa a la producción manufacturera nacional; con otras claramente liberales, como la reducción del IVA a una tarifa única de 10% y la reducción de impuestos para estimular la creación de empresas.

Hernández habla de reducción de impuestos, pero nada dice de reducción del gasto. El Ingeniero parece confiar en que la lucha contra la corrupción proveerá los recursos suficientes para la financiación de su política social. Plantea establecer pagos de hasta 20% de lo recuperado a quienes denuncien a los corruptos.

Una propuesta novedosa es la de establecer, en medio de la selva, una especie da falansterio foureriano, a donde se llevarían a los criminales condenados para que vivieran en comunidad, produciendo y consumiendo sus propios bienes. Ciudad Justicia es el nombre de este curioso proyecto del que presenta incluso un diseño geométrico.

Con relación a la salud, propone mantener el sistema actual basado en la separación entre el aseguramiento (EPS) y la atención (IPS) introduciendo mejoras reglamentarias para asegurar el flujo de recursos y reforzando el control de precios de los productos farmacéuticos. Habla también de establecer un modelo de “medicina familiar”.

Según las encuestas Rodolfo Hernandez es el candidato con mejores posibilidades para vencer a Gustavo Petro en una segunda vuelta. (EFE)
Según las encuestas Rodolfo Hernández es el candidato con mejores posibilidades para vencer a Gustavo Petro en una segunda vuelta. (EFE)

Sobre el tema pensional, que ha ocupado un lugar destacado en el debate electoral, propone gravar las pensiones altas, garantizar pensión igual a un salario a 6 millones adultos mayores y permitir que Colpensiones entre al sistema de ahorro individual en competencia con las administradoras privadas de fondos de pensiones. La financiación de la pensión mínima tendría un costo anual de $18,000 millones, lo que equivale al 41% del recaudo total de impuestos nacionales en 2021.

Por fuera del programa presentado en el portal de su campaña, Hernández ha hecho recientemente una serie de propuesta llamativas, como la de donar a la beneficencia su salario, suspender el uso del avión presidencial y vender las residencias que el presidente tiene a su disposición en Bogotá y Cartagena.

Aunque sus propuestas son mucho más moderadas que las de Gustavo Petro, no es claro que la derecha encontrará un aliado en la figura de Rodolfo Hernández, en caso de ganar la presidencia el 19 de junio.

Previous Article
Wuhan - Monkeypox - El American

Un laboratorio de Wuhan realizó investigación sobre la viruela del mono un año antes del brote mundial

Next Article
WHO - El American

La OMS se dispone a recomendar a todos los países que adopten los confinamientos COVID

Related Posts
Total
0
Share