fbpx
El Idiota de la Semana: Rolling Stone

El Idiota de la Semana: Rolling Stone

El premio de esta semana se lo ha ganado justamente la revista musical Rolling Stone, que ha difundido una noticia falsa relacionada con el coronavirus

[Read in English]

En esta ocasión el premio de El Idiota de la Semana de El American va para la revista musical Rolling Stone que, intentando seguir la partitura del relato oficial, ha dado la nota al difundir una noticia totalmente falsa relacionada con el coronavirus.

El pasado 3 de septiembre, Rolling Stone publicó una noticia en la que se hacía eco de una entrevista para KFOR del Dr. Jason McElyea del hospital NHS-Sequoya. En ella se aseguraba que en las urgencias de algunos hospitales de Oklahoma, como el suyo, se estaba dejando de atender a pacientes —incluso aquellos heridos de bala—, debido a la saturación que estaban provocando muchos enfermos de COVID, que acudían con sobredosis por automedicarse con ivermectina, un «antiparasitario de caballos».

Tuit de la noticia, con una foto de archivo que supuestamente muestra gente herida de bala haciendo cola pacientemente.

«Víctimas de disparos quedan sin atención médica, mientras sobredosis de desparasitantes para caballos desbordan los hospitales de Oklahoma, según un médico». La izquierda ya tenía su titular y la noticia de Rolling Stone empezó a correr como la pólvora, volviéndose más viral que las variantes delta, lambda, ómicron y omega juntas.

Decenas de medios de comunicación de izquierda empezaron a difundir la noticia, embriagados por el dulce néctar de poder culpar de cosas muy malas a los “antivacunas y negacionistas”, quienes para estos periodistas son todos unos peligrosos terroristas de ultraderecha.

Al fin y al cabo, para la izquierda, todo aquel que sea escéptico ante esta vacuna es un peligroso derechista, por lo que es llamado “negacionista”, “antivacunas”, o hasta “talibán”; y quien quiera ejercer su libertad de elección para buscar tratamientos alternativos a las inyecciones más publicitadas de la historia, será ridiculizado y acusado de creer en “charlatanes” y “vendedores de crecepelo”, llegando a ser tratados como yonquis que tienen sobredosis por tomar «pastillas para caballos».

Este «medicamento para caballos» es el nombre despectivo que ha acuñado la izquierda para denominar a la ivermectina, un medicamento por el que William C. Campbell recibió el Premio Nobel en Medicina en 2015 y que, según Science, «es uno de los medicamentos más extraordinarios jamás descubiertos para el tratamiento y el control de enfermedades parasitarias. Hoy se ha convertido en una parte fundamental de los programas de salud pública internacionales».

A pesar de que aún siguen investigándose y descubriéndose múltiples aplicaciones en humanos, para los demócratas y demás “faucistas” esta posible alternativa a la vacuna del coronavirus es una mera “pastilla para caballos”. Por algún extraño motivo le tienen muchísimo miedo a la ivermectina. Tanto como para censurar todo lo relacionado con ella, o montar campañas de descrédito cuando personajes como Joe Rogan dicen que les ha ayudado a superar la enfermedad.

Es curioso cómo la retórica política alrededor de la pandemia ha cambiado la forma de interpretar la “ciencia”. Antes, lo científico y razonable era probar los tratamientos en animales primero, y luego en humanos. Ahora parece que lo racional sea hacer los experimentos directamente con humanos. ¡Qué cosas!

La pandemia no solo ha cambiado la concepción de la ciencia, sino también la del periodismo. Antes, el periodista debía verificar primero sus fuentes —a ser posible varias— y luego publicarla. Pero esto parece que también ha cambiado, y no solo Rolling Stone, sino también decenas de medios se han lanzado a difundir esta noticia alegremente, como MSNBC con Rachel Maddow, Newsweek, Business Insider, The Guardian, y tantos otros, incluyendo decenas de “blue checkmarks” ante los que Twitter no ha tomado medidas, como suele hacer con otras “noticias falsas”.

La noticia de Rolling Stone era falsa

La noticia de las urgencias colapsadas por sobredosis de ivermectina era falsa. Y muy fácil de comprobar. Resulta que desde el Northeastern Health System – Sequoya se ha emitido un comunicado aclarando que el Dr. Jason McElya no es un empleado del hospital, sino de una empresa externa que les presta servicios, y puntualiza que dicho médico no ha trabajado para ellos desde hace 2 meses.

El Idiota de la Semana: Rolling Stone
Comunicado del NHS – Sequoya, que aparece como pop-up en su página web.

Además, aseguran que la información dada por el doctor y difundida por Rolling Stone — y repetida como loros por muchos medios de comunicación— es falsa. No solo no han tenido que hacer frente a una plaga de sobredosis de ivermectina, sino que no han tratado ni a un solo paciente por este motivo. Y recalcan que obviamente no se ha dejado de prestar atención a ningún paciente de urgencia, ni herido de bala, ni de nada.

En definitiva, que Rolling Stone y el resto de medios dieron por ciertas las extraordinarias acusaciones de una persona, sin hacer la menor averiguación. Y todo porque al parecer, esas declaraciones encajaban con su ideología política.

En realidad la idiotez de Rolling Stone es similar a la del resto de medios que hicieron de altavoz de esta noticia, pero el galardón de El Idiota de la Semana va definitivamente para Rolling Stone, porque tras el comunicado del hospital, no solo no se han retractado, ni han pedido perdón, sino que han hecho una huida hacia adelante.

Rolling Stone cambió el titular de la noticia a Un hospital desmiente la historia de un médico de Oklahoma sobre las sobredosis de ivermectina que provocan retrasos en las urgencias de los heridos de bala, como diciendo que el hecho de que un hospital lo haya desmentido no significa que no esté pasando en otros hospitales. A pesar de que fuera justo el hospital para el que decía trabajar el médico entrevistado. Buen intento.

Luego incluyeron una simple actualización —no una retractación, ni una disculpa, ni han retirado la noticia original— diciendo que intentaron contactar al doctor, pero no ha respondido. Que intentaron contactar con otros hospitales, pero no han respondido, y que han consultado los datos sobre envenenamiento por ivermectina y, aunque son de ámbito nacional, no parecen significativos como para saturar la atención de emergencias en Oklahoma.

¡Muy bien Rolling Stone! Para el párrafo de la actualización sí habéis hecho periodismo. Pero tarde. Ya estáis en el Hall of Fame de El Idiota de la Semana de El American.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Hungría, El American

Hungría, el país conservador que enfurece al progresismo mundial: entrevista a Rodrigo Ballester

Next Article
vacunas obligatorias

Vacunas obligatorias de Biden, un peligroso precedente que viola libertades

Related Posts
Total
1
Share