fbpx

Ron DeSantis - El American

¿DeSantis a la Casa Blanca en 2024?

DeSantis se ha convertido en el máximo enemigo de CNN, en el nuevo supervillano al que exprimen para atraer a su audiencia

[Read in English]

Cada vez que DeSantis habla es tendencia, marca postura, brinda argumentos y con una coherencia atípica de los gobernantes de hoy en día da respuesta a las interrogantes de la prensa, a las bienintencionadas y la malintencionadas también; cómo aquella en la que una periodista de CNN comenzó a hacerle preguntas sobre las vacunas del coronavirus y el gobernador le replicó por no investigar bien las cosas que estaba diciendo; además al finalizar le dio una lección de libertad y confianza en el sector privado:

“El estado no está dictando a los hospitales… eso sería un desastre total. Esta gente es mucho más competente para brindar servicios de salud de lo que el gobierno jamás será”, dijo el gobernador. 

Con DeSantis a la cabeza Florida se ha convertido en uno de los estados que más ha recibido migración interna en el último año, las personas escapan por miles del infierno tributario y el desastre de las administraciones demócratas en Nueva York y California para refugiarse en el sur del país, donde cada vez más la comunidad latina asume un rol protagónico.

La diferencia entre las calles de Miami y Nueva York son abismales, y no se trata solo del clima: el ambiente empresarial, los servicios públicos, la seguridad, son dos polos completamente opuestos, yo personalmente tuve la oportunidad de pasar el 31 de diciembre en Nueva York, y a veces no sabía si estaba en el estado de Cuomo o en las calles de Ciudad Gótica esperando la salida en el metro de algún payaso asesino.

Volviendo a DeSantis, hace un par de días pronunció un discurso magistral, no porque hubiese dictado al pie de la letra el acta de independencia o brindado una clase de filosofía política, sino por el uso de algo que la mayoría de políticos ha perdido en los últimos años: el sentido común. De Santis dijo: “Todos los floridanos tienen derecho a ganarse la vida. Florida está abierta, y te cubrimos las espaldas”.

Y así de simple, sin restringir libertades, sin dictar medidas draconianas para castigar aún más a los empresarios y empleados que sufren perdidas de dinero ocasionadas por la pandemia, y más importante aún, sin dársela de una especie de superhombre que será el amo y señor de las vidas de los habitantes de su estado, DeSantis le pide a la gente cuidarse, pero a su vez les permite trabajar, llevar comida a sus casas, y que sean capaces de pagar sus cuentas. Es eso, sentido común, nada más.

Con todo y que Florida es uno de los pocos estados que ha mantenido sus comercios abiertos, sus números en el manejo de la pandemia son muchos mejores a los que presenta Cuomo en Nueva York, quien restringió las libertades de sus ciudadanos, impidió celebraciones religiosas, canceló fiestas, y prohibió a cientos de miles trabajar; lo del gobernador de Nueva York es tan patético, que ahora la fiscal general del estado lo investiga por haber ocultado aproximadamente el 50 % del número de muertes en los hogares de ancianos, y aun así recibió un EMMY por “el manejo de la pandemia”, a quienes no siguen muy de cerca la política americana, lo del Emmy no es un chiste, sucedió de verdad.

De seguro ustedes se preguntarán, ¿este artículo no era sobre DeSantis? ¿Por qué se habla tanto sobre Cuomo? La razón es que a pesar de que en un estado brilla siempre el sol y llegan americanos desde diversas partes del país, los medios intentan desprestigiar al gobernador de Florida; y mientras que en Nueva York, la otrora capital del mundo, la ciudad más codiciada del planeta, la gente huye en masa, a su gobernador le dan medallas y los medios lo apadrinan como un ejemplo a seguir. Por eso hacemos la odiosa comparación, pues quedan muchos ojos por abrir.

DeSantis se ha convertido en el máximo enemigo de CNN, en el nuevo supervillano al que exprimen para atraer a su audiencia, sin Trump ya empiezan a perfilar a quien atacar día a día, y tras los buenos números que ha dejado la Administración del gobernador de Florida parecen enfocados en tratar de destruir su reputación.

Sin embargo, DeSantis hace las cosas bien, ha impulsado una ley para llevar a la justicia a quienes se aprovechen de las protestas para vandalizar su estado y así proteger a los floridianos y sus negocios, y también se encuentra batallando contra el totalitarismo de las Big Tech. Recientemente volvió a tener un cruce con periodistas donde les acusó de proteger la censura en el caso de Hunter Biden:

“¿Intentas decirme que si hubiera una información hackeada que pudiera perjudicarme, no la publicarías? ¡Dame un respiro! Puedes silbar en mi pierna, pero no me digas que está lloviendo”.    

Tras los diferentes encuentros, declaraciones y el ejemplo que está dando Ron DeSantis con su gobierno en Florida, ya muchos usuarios en Twitter comienzan a escribir “DeSantis 2024” en las respuestas a los videos que se publican sobre él.  No obstante, recientemente el gobernador de Florida dijo que en su cabeza solo estaba el 2022, haciendo alusión a su reelección como gobernador.

¿Estrategia política? ¿Respeto hacia Trump? Estará por verse, lo cierto es que seguramente a más de uno le gustaría la idea de “DeSantis 2024”, de llegar a darse habrá que ver quien sería su compañero de fórmula, pero esa ya es otra historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Biden, política, china, Obama, no Trump, El American

Biden no podrá repetir del todo la absurda política de Obama hacia China

Next Article

Ronald Reagan: un ícono americano

Related Posts
Total
0
Share