fbpx
Libertad, significado, Roosvelt, El American

Cómo el histórico discurso de Roosevelt sobre las “Cuatro Libertades” cambió el significado de libertad

El discurso de FDR sobre las “Cuatro Libertades” cambió radicalmente el significado de la libertad en algo incompatible con la libertad de todos los americanos

[Read in English] 

Por Gary M. Galles

Uno de los discursos más impactantes de la historia de Estados Unidos acaba de cumplir 80 años: el famoso discurso de las “Cuatro Libertades” de Franklin Roosevelt de 1941.

El discurso introdujo una disonancia cognitiva en la comprensión de la libertad de los americanos que aún hoy se cita como justificación para ampliar el poder del gobierno sobre la vida de los ciudadanos. Si queremos hacer avanzar nuestro “Bienestar General”, como pretende la Constitución, es especialmente importante que reconsideremos ese discurso y recuperemos la resonancia con la libertad, correctamente entendida, en lugar de la disonancia.

En la superficie, una articulación de múltiples libertades parecería ser consistente con la idea de la libertad para todos. Pero la versión de FDR no lo era.

Las dos primeras de las “cuatro libertades humanas esenciales” de FDR – “libertad de palabra y de expresión” y “libertad de cada persona para adorar a Dios a su manera”- son coherentes con la libertad para todos. Ambas pueden ser disfrutadas universalmente, porque la libertad de una persona para hablar o rendir culto a su manera no le quita la misma libertad a los demás. El gobierno sólo tiene que impedir la intrusión en esos derechos, incluso por parte del gobierno, el organismo con mayor poder para invadir los derechos de los ciudadanos.

Por el contrario, la tercera libertad de FDR – “libertad frente a la miseria”- no puede ser tan amplia. Compromete al gobierno a proporcionar a algunas personas más bienes y servicios de los que surgen de sus acuerdos voluntarios con los demás. Sin embargo, en un mundo de escasez ineludible, ese compromiso por parte de un organismo cuyos únicos recursos tienen que ser extraídos de sus propios ciudadanos, debe necesariamente restringir la misma libertad de esos otros, para disfrutar de los frutos de su autopropiedad y de sus esfuerzos productivos a través de la cooperación voluntaria con los demás. Es decir, tal libertad está ineludiblemente en desacuerdo con la libertad de todos.

Del mismo modo, la cuarta libertad de FDR – “la libertad de no temer… que ninguna nación esté en condiciones de cometer un acto de agresión física contra cualquier vecino”- parece inobjetable a primera vista. Después de todo, proteger a los ciudadanos de las agresiones extranjeras es una función central del gobierno.

Sin embargo, ignora abusos similares a manos de su propio gobierno, de los que la historia está repleta. En particular, dado que la tercera libertad de FDR requiere la agresión del gobierno contra sus ciudadanos para obtener los recursos necesarios para su “benevolencia”, su “libertad del miedo” omite la capacidad más significativa que los ciudadanos necesitan temer cuando se trata de su libertad. También ignora cualquier comprensión seria de las restricciones constitucionales, en particular la Carta de Derechos, que han sido denominadas los “no debes”, diseñados para no permitir tales violaciones por parte del gobierno.

La retórica de las “Cuatro Libertades” de FDR cambió dramáticamente el significado de la libertad en algo inconsistente con la libertad de todos los norteamericanos. Y esa misma distorsión ha continuado hasta nuestros días. En consecuencia, debemos recordar que la libertad central que nuestros fundadores pretendían garantizar era, como lo resumió Ludwig von Mises, “la libertad frente al gobierno… la restricción de la interferencia del gobierno”.

No crea ninguna demanda positiva sobre la beneficencia del gobierno (caridad forzada de otros), sino que preserva la libertad de todos de los dictámenes del gobierno, ampliando el lienzo para los acuerdos pacíficos y voluntarios que respetan los derechos de todos. Desgraciadamente, cuando se declaran “libertades” incompatibles con la libertad general, simplemente se ignora a aquellos a los que se les imponen tales cargas.

La libertad es maravillosa e inspiradora, llena de esperanza y posibilidades. Pero la palabra ha sido reutilizada durante mucho tiempo para significar algo que reduce nuestra libertad compartida. Una gran cantidad de abusos han encontrado apoyo en esa disonancia cognitiva, disminuyendo nuestra mayor posibilidad de avance social. Y se prometen más. Por eso, la mejora de nuestro potencial para el progreso mutuo depende del redescubrimiento de una comprensión coherente de la libertad como libertad universal, frente a la coacción gubernamental, no las promesas de algo a cambio de nada para obligar a algunos a recibir nada a cambio de algo.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Cámara de Representantes remueve a Marjorie Taylor Greene de los comités parlamentarios

Next Article
Nacionalismo Chino

Nacionalismo desde kindergarten en China

Related Posts
Total
0
Share