fbpx

Rusia envía tropas para sofocar protestas contra el Gobierno de Kazajistán

Las protestas en Kazajistán se producen solo un año después de un movimiento popular masivo similar contra la dictadura bielorrusa de Alexander Lukashenko

A principios de la semana pasada, el Gobierno ruso envió fuerzas militares a Kazajistán luego de que la administración kazaja solicitara apoyo del Kremlin para sofocar las masivas protestas populares en su contra. Las tropas rusas fueron enviadas bajo el auspicio de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva y pronto estarán acompañadas por fuerzas militares de Armenia, Bielorrusia, Kirguistán y Tayikistán.

Las protestas masivas contra el Gobierno de Kassym-Jomart Tokayev se iniciaron tras la subida del precio del combustible y se tornaron violentas luego de que los manifestantes ocuparon algunas instalaciones gubernamentales clave de Almaty, la capital del país centroasiático, que incluyó la residencia presidencial. De hecho, todo el gabinete renunció hace pocos días a raíz de las encendidas protestas.

Según fuentes gubernamentales, hubo un total de 12 miembros de las fuerzas de seguridad asesinados como resultado de los violentos enfrentamientos. Por su parte, el Ministerio del Interior afirmó que al menos 2,000 manifestantes fueron detenidos durante las reyertas urbanas.

Aunque las manifestaciones callejeras se desencadenaron inicialmente por los precios del combustible, el descontento hacia el Gobierno es todavía mayor debido a que Kazajistán ha sido gobernado por el mismo partido político desde su separación de la Unión Soviética, en la década de 1990, y ha tenido el mismo presidente en el poder durante casi treinta años, pues aunque Nursultan Nazarbayev dejó el cargo hace apenas dos años, tras la elección de Tokayev, su sucesor, continúa siendo una figura muy influyente del Gobierno.

russian-troops-Kazakhstan
Almaty, Kazakhstan. (EFE)

Las protestas en Kazajistán se producen solo un año después de un movimiento popular masivo similar contra la dictadura bielorrusa de Alexander Lukashenko, y ocho años después de la deposición del Gobierno alineado con Rusia de Viktor Yanukovich en Ucrania.

Rusia envía tropas contra la “incursión armada de grupos terroristas entrenados en el extranjero”

Dado que la situación se le salió de manos al Gobierno de Almaty, Tokayev decidió solicitar apoyo del Ejército ruso contra lo que él llama “una incursión armada de grupos terroristas entrenados en el extranjero”. Kazajistán gestionó esta asistencia militar a través de la OTSC, una alianza militar integrada por seis antiguas repúblicas soviéticas: Rusia, Armenia, Tayikistán, Bielorrusia, Kazajistán y Kirgizistán. Y aunque la alianza existe desde la caída de la Unión Soviética, es la primera vez que se despliega este tipo de operación militar.  

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso emitió de inmediato un comunicado que explica la decisión del Kremlin de enviar el Ejército a defender el régimen de Tokayev, donde señala que “Consideramos que los recientes acontecimientos en este país amigo son intentos provocados, desde el exterior, para perturbar la seguridad y la integridad del Estado por medios violentos que incluyen grupos armados entrenados y organizados”.

Ned Price, vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, emitió un comunicado en el que informó que Blinken, secretario de Estado, se comunicó con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán y “Reitero el pleno apoyo de Estados Unidos a las instituciones constitucionales de Kazajistán y a la libertad de los medios de comunicación, al tiempo que abogó por una resolución de la crisis pacífica y respetuosa del Estado de derecho”. Agregó que “La prioridad es promover la estabilidad de Europa que incluye el apoyo a la soberanía y la integridad territorial de Ucrania en respuesta a la agresión rusa”.

El presidente ruso, Vladímir Putin, asiste a la sesión anual del foro VTB Capital ‘Russia Calling’ Investment. (EFE)

La decisión de Putin de ayudar a sofocar la revuelta popular en Kazajistán sucede en un momento en el que el Kremlin acumula miles de tropas cerca de la frontera ucraniana como parte de las crecientes tensiones entre Kiev y Moscú. El Gobierno ruso lleva tiempo argumentando que occidente desarrolla una campaña coordinada para rodear a Rusia con sus aliados. En ese sentido, una de las peticiones clave de Putin durante las negociaciones sobre Ucrania es que la OTAN no se expanda hacia el este y que la alianza militar no despliegue ningún equipo militar en los países que se incorporaron después de 1997.

Históricamente, no es la primera vez que bajo el mando de Moscú las tropas incursionan en otro país para reprimir revueltas populares. La Unión Soviética llevó a cabo operaciones infames  similares en Hungría en 1956 y en Checoslovaquia en 1968. Y el último movimiento del Kremlin muestra la voluntad de Putin de desplegar el poderío militar ruso en las zonas donde considera que están en juego sus intereses. Son acciones que el Kremlin ya ha llevado a cabo en Georgia (2008), Crimea (2014), Siria (desde 2015) y ahora en Kazajistán y Ucrania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Article
Elon Musk, El American

¿Deberían asustarnos las declaraciones de Musk sobre la IA?

Next Article

Estudio de Cambridge dice que el autoritarismo puede ser usado para combatir el cambio climático

Related Posts
Total
0
Share