fbpx
Russiagate, trump

«Russiagate»: se avecina nueva desclasificación de documentos

De acuerdo con Fox News, los archivos desclasificados incluirán declaraciones, transcripciones y entrevistas

El caso «Russiagate» seguirá dando de qué hablar por un largo tiempo. De acuerdo con la cadena Fox News, una fuente del Senado con conocimiento del caso reveló que «Un tesoro de documentos relacionados con los orígenes de la investigación “Russiagate”, la investigación ampliamente escrutada por la comunidad de inteligencia de Estados Unidos. de la supuesta colusión entre los miembros de la administración Trump y Rusia, será desclasificada el viernes».

Según el reporte, los documentos desclasificados incluirán declaraciones, transcripciones y entrevistas, de acuerdo con la información proporcionada por la fuente del Senado al jefe de la Casa Blanca de Fox News, John Roberts.

La expectativa es que cientos de documentos sean liberados y así esclarecer aún más el caso ante la opinión pública. La trama de «Russiagate» fue utilizada en contra de la Administración Trump por diversos medios y contendientes políticos, el caso investiga una supuesta colusión entre el presidente saliente y altos funcionarios rusos para interferir en las elecciones del 2016 en detrimento de la contrincante demócrata, Hillary Clinton.

No se ha comprobado nada en contra de Trump

Pero, hasta ahora, no solo no se consiguió nada en la investigación que demuestre que el presidente Trump haya cometido un delito, también existen informaciones que sugieren que la investigación se llevó adelante con pruebas infundadas.

De acuerdo con otro artículo de Fox News, que explica los detalles sobre «los documentos desclasificados de la sonda Trump-Russia hasta la fecha», el Gobierno de Trump «ha desclasificado una serie de documentos, que los aliados del presidente han presentado como significativos, citando su contenido como prueba de que la investigación sobre el presidente y su primera campaña no tenía fundamento».

Es importante señalar que, en octubre del 2020, el exfiscal general William Barr nombró al fiscal general del distrito de Connecticut John Durham como consejero especial para continuar investigando los orígenes de la investigación «Russiagate».

William Barr, investigación
Exfiscal Barr, aliado de la Administración Trump. (EFE).

Este caso «se centra en la conducta de los agentes del FBI que investigaron los lazos de Trump con Rusia en una operación llamada “Crossfire Hurricane”».

El presidente Donald Trump calificó la trama rusa como «el mayor crimen de la historia política americana». Y por ello ordenó su desclasificación.

El fiscal especial, Robert Mueller, «estuvo casi dos años investigando una presunta interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, no encontró pruebas de que Trump o su equipo de campaña conspiraron con las autoridades de ese país. Así lo indicó el fiscal general William Barr en una carta enviada a los comités judiciales de la Cámara y del Senado, que publicó el diario estadounidense ‘The New York Times’», según un reporte de la agencia AFP.

En ese sentido, Barr puntualizó que, si bien Mueller y el fiscal general adjunto, Rod J. Rosenstein, carecían de pruebas contundentes para establecer un vínculo entre el mandatario y su campaña con altas autoridades rusas, «no exoneraron a Trump de un posible delito de obstrucción a la justicia». Pero aún no se ha encontrado nada en contra del presidente saliente y su equipo de campaña.

Poco después de que Mueller terminara su reporte especial, Durham comenzó la investigación contra el origen de la trama rusa.

Trump condena el caso «Russiagate»

El propio Trump y varios de sus más inequívocos aliados «se han referido durante mucho tiempo a la investigación de Rusia como un “engaño” destinado a socavar su presidencia». Por ello se ha hecho tanto hincapié en averiguar los detalles sobre el inicio del «Russiagate».

«Toda la información del escándalo de Rusia fue desclasificada por mí hace mucho tiempo», dijo Trump el pasado octubre, semanas antes de las elecciones presidenciales. «Desafortunadamente para nuestro país, la gente ha actuado muy lentamente, especialmente porque es quizás el mayor crimen político en la historia de nuestro país».

El Comité de Inteligencia del Senado publicó en 2020 un informe de cinco partes detallando la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016. «En el último volumen, publicado en agosto pasado, el comité dijo que algunos de los contactos de la campaña de Trump con agentes rusos antes de las elecciones presidenciales de 2016 eran una “grave amenaza de contrainteligencia”, pero “no encontró pruebas” que Trump o los miembros de su campaña coludieran con Rusia», reseñó Fox News que ha seguido detalladamente el caso de «Russiagate».

¿Mano demócrata en «Russiagate»?

El propio comité del Senado determinó que el FBI había otorgado un «crédito injustificado» a las acusaciones formuladas en el expediente Steele, que es «un informe no verificado compilado por el exoficial de inteligencia británico Christopher Steele en el que se detallaban los tratos de Trump con Rusia».

Los informes de inteligencia señalaron que los expedientes de Steele tenían una «corroboración limitada» sobre si el presidente Trump «trabajó a sabiendas con funcionarios rusos para aumentar sus posibilidades de vencer a Hillary Clinton».

De acuerdo con Fox, dicho informe de Steele, en aquel momento, «fue encargado por la firma de investigación de la oposición Fusion GPS y financiado por la campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata (DNC) a través del bufete de abogados Perkins Coie».

El exfiscal Barr también reveló «que una de las principales fuentes de información de Steele había sido objeto de una investigación de contrainteligencia del FBI de 2009 a 2011 por un presunto contacto con agentes de la inteligencia rusa».

Se espera que, con la investigación del origen del «Russiagate», se pueden esclarecer aún más los detalles sobre la cuestionada trama rusa y los vínculos con el presidente saliente Trump.

Pero como eso puede llevar un buen tiempo, la expectativa sobre la nueva desclasificación de documentos de la investigación está por las nubes. Las nuevas informaciones que se revelen en esos archivos pueden aclarar los huecos que hay en la historia y, en especial, verificar si Trump tiene o no la razón. Y este es un caso de persecución política sin precedentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Australia -Facebook - El American - Sección 230 - Big Tech

El “código abierto” ante la mala praxis ideológica de las Big Tech

Next Article
Musk, Elon, El American

Elon Musk se arriesgó invirtiendo a futuro en energía limpia y obtuvo dividendos

Related Posts
Total
0
Share