fbpx
Saltar al contenido

Ryan Girdusky, el hombre detrás de la lucha contra las escuelas woke

Ryan Girdusky, el hombre detrás de la lucha contra las escuelas woke

Contenidos

Available: English

[Read in English]

LOS AMERICANOS tienden a creer que las personas en la burocracia y política local son personas aburridas y normales haciendo trabajos aburridos y normales.

Sin embargo, después de las protestas raciales de 2020, muchos empezaron a despertar. Empezaron a sentir que las personas en las juntas escolares eran ideólogos y no servidores públicos.

Usemos un estado muy conservador como ejemplo: Misuri, donde Trump ganó por más de 16 puntos porcentuales y casi todos los puestos políticos relevantes son republicanos.

Sin embargo, muchas juntas escolares en el estado han promovido programas controversiales inspirados por la teoría crítica de la raza (CRT por sus siglas en inglés) y programas DEI (diversidad, equidad e inclusión).

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Por ejemplo, el condado de Greene, donde está la ciudad de Springfield, que votó por Trump con una diferencia de más de 20 puntos. Sin embargo, las Escuelas Públicas de Springfield promovieron un programa de “reconocimiento de tierras” que decía que las escuelas “están construidas sobre territorio ancestral de las Naciones y Pueblos Osage, Delaware y Kickapoo” y pedía a los profesores “reconocer la oscura historia y violencia contra los pueblos nativos e indígenas” antes de comenzar un día de “trabajo de justicia social”.

Después, los profesores tuvieron que ver un video de nueve minutos de “las últimas palabras de George Floyd” después de seguir una agenda de opresión, supremacía blanca y racismo sistémicos donde los profesores tenían que ubicarse en una “matriz de opresión” y decía que los que estaban al tope de la matriz (blancos cristianos heterosexuales) eran responsable por la opresión a aquellos en la base.

Wentzville es otra área altamente republicana del estado, con una diferencia de 17 puntos en la elección presidencial de 2020. Allí, el distrito escolar creó una pregunta para un quiz de secundaria que fue considerada “partidista y divisiva”. La pregunta decía:

“Teresa escuchó en las noticias sobre el asesinato de un hombre afroamericano desarmado por parte de la policía, pero no cree que haya sido por racismo”. Lo más probable es que Teresa sea:

  • – Demócrata
  • – Una mujer negra
  • – Republicana
  • – Una mujer de tendencia demócrata”.

Estos son solo dos ejemplos de cientos que se han mostrado alrededor del país y que han sido traídos a la luz públicas por personas como Chris Rufo o la famosa cuenta de Twitter Libs of TikTok, mostrando que activistas de extrema izquierda están liderando las juntas y distritos escolares en todo el país, incluso en áreas sólidamente conservadoras.

Ryan Girdusky y el 1776 Project PAC

Pero hay quienes dan la batalla. Ryan Girdusky es uno de ellos. Gidursky es el hombre detrás del 1776 Project PAC, el único comité de acción política dedicado a elecciones de distritos escolares a nivel nacional.

Su fin es financiar candidatos conservadores “que estén preocupados por cosas como la teoría crítica de la raza, la transparencia en las escuelas, la locura transgénero ocurriendo en muchas de nuestras escuelas, los materiales de lectura inapropiados para niños pequeños, cosas por el estilo. Básicamente usamos el sistema democrático para promover a candidatos que crean en esos valores”, le dijo Girdusky a El American.

Ryan es uno de tantos americanos que notaron la profunda ideologización de las escuelas en el país durante la pandemia y las protestas por el asesinato de George Floyd.

“Vengo de una familia grande. Muchos en mi familia estaban viendo clases desde casa como la mayoría de los niños en Estados Unidos. Y los padres, por primera vez, estaban viendo a lo que sus hijos estaban siendo expuestos diariamente. Y me preguntaron qué podía hacerse al respecto porque todo era peor de lo que pensaban. Y cuando esto pasó fue que pensé que las juntas escolares son los únicos medios para causar un cambio real a nivel local, así que hay que invertir en las elecciones para las juntas escolares. Creé el PAC por esa razón. En nuestro primer año invertimos en 58 elecciones y 142 en el segundo, y ganamos alrededor de un 75 % de ellas. Este año hemos invertido en 27 y ganado 20 de ellas”, dijo a El American.

El PAC ha ganado tanto en áreas profundamente republicanas y demócratas, lo cual demuestra que el interés en sacar la ideología de extrema izquierda de las escuelas no es una preocupación únicamente conservadora. Ryan Girdusky afirma: “Hemos ganado en zonas republicanas como el condado de Leavenworth en Kansas, pero también en áreas muy demócratas como Montgomery, Pensilvania, que no ha votado por un presidente republicano en décadas. Es una región que ha votado abrumadoramente por Biden, Hillary Clinton y Obama en números abrumadores”.

Uno de esos candidatos fue John Pérez, un ingeniero de origen mexicano que ganó la elección para el 6to puesto de la junta escolar del distrito escolar independiente de Spring Branch, un área abrumadoramente conservadora y latina al oeste de Houston con alrededor de 35 mil estudiantes.

“Tengo dos pares de gemelos, dos hijos de 18 años y dos hijas de 14 y suelo decirles que no se hace nada quejándose si no tienes soluciones a esos problemas. Pero estaba llegando al punto en el que estaba quejándome demasiado sin tener soluciones a la mano y una de mis hijas me dijo ‘bueno papá, ¿y qué harás al respecto?’”, le comentó Pérez a El American.

“Y eso te abre los ojos porque te das cuenta de que quizá necesitas lanzarte al ruedo. Después un día mi cuñado estaba escuchando un programa de radio donde Ryan Girdusky fue entrevistado sobre el 1776 Project y me llamó y me dijo que tenía que hablar con Ryan”.

Pérez y Girdusky tienen un objetivo común: sacar el activismo de extrema izquierda —y el activismo a secas— de las escuelas.

“Las elecciones de juntas escolares no deberían ser partidistas. No deberían ser políticas. Al final, lo que creo que estamos hacienda es servir a los estudiantes y al sistema educativo. Tradicionalmente, esto no requería que las elecciones fueran partidistas. Creo que lo que ahora impulsa esa necesidad de involucrar la política partidista es alguno de los problemas, como la CRT”, agrega Pérez.

Ryan Girdusky dijo que “Debido a que se han comprometido con todo con esta ideología de la teoría crítica de la raza, estás viendo que incluso traen a colación formas de segregación que son simplemente escandalosas para los votantes. Y creo que esto es lo que está haciendo que la gente se moleste y escandalice. Creo que una vez que esto se magnifique y las personas vean al respecto, entonces veremos mayores cambios”.

Juntas escolares y CRT

Por supuesto, existe la crítica común de que la TRC rara vez se enseña en las escuelas, sino que es una teoría de la conspiración creada por activistas conservadores. Pero los resultados de las elecciones a los consejos escolares parecen indicar lo contrario.

Solo en 2021, activistas conservadores y los padres lanzaron 50 revocaciones para desbancar a 126 miembros del consejo escolar. La mayoría de estos esfuerzos comenzaron con objeciones a las políticas de COVID-19 en las escuelas, pero los más recientes estaban más relacionados con las preocupaciones sobre la TCR, incluyendo la polémica carrera en el condado de Loudoun, Virginia.

“Suelo decir a la gente que la teoría crítica de la raza no se enseña tanto como se practica. Hay una diferencia mucho mayor. Así que se trata de intentar poner fin a esa práctica de la CRT en las escuelas. Acabar con cosas como los paseos del privilegio en las escuelas, en los que básicamente se separa a la gente no en función de su propio individualismo, sino como una discriminación racial colectiva en las escuelas y en las pruebas, en las que los niños blancos y asiáticos obtienen resultados enormemente superiores y no reciben puestos en las escuelas”, dijo Girdusky.

“Y al final del día, ahora recae sobre los hombros de los superintendentes, los profesores, los directores y las juntas escolares la responsabilidad de resolver estos problemas y definir las políticas y asegurarse de que estamos sirviendo a nuestros estudiantes lo mejor que podemos”, añadió Pérez.

“Y la forma en que veo mi trabajo ahora como administrador electo es ser esa mente racional que dice, bien, esto es lo que nuestro estado requiere que enseñemos en nuestras aulas. ¿Cómo podemos hacerlo? Y al mismo tiempo mantener la política fuera de nuestras aulas. Y creo que a ambas partes les gustaría ver eso, ¿verdad? Si hay algún padre liberal, no querrá que la política conservadora cristiana entre en el aula. Pero si hay un cristiano fuertemente conservador, no quieren ver el material liberal progresista en las aulas de sus hijos”, dijo.

“Queremos apoyar y proteger el mérito. El mérito es muy importante, y queremos acabar con el exclusivismo racial en las escuelas. Luchamos contra la equidad rastrera en las escuelas. Así que esas son algunas de las enormes cosas en las que estamos trabajando”, añadió Girdusky.

¿Llegan tarde los republicanos a la fiesta de la política local?

Los demócratas llevan un tiempo financiando con fuerza las elecciones de política local. Las elecciones por la fiscalía y los consejos escolares son los objetivos más comunes, entre otros muchos, gracias a los fondos de generosos multimillonarios progresistas como George Soros. Así es como han conseguido tener a ideólogos y activistas en las juntas escolares incluso en zonas conservadoras.

Pero parece que los conservadores podrían contraatacar. El fiscal Chesa Boudin pro-Defund the Police fue destituido hace un par de semanas en San Francisco en un referéndum, por nombrar un solo ejemplo.

Gente como Ryan Girdusky está intentando realizar cambios políticos de base. Cuando se le pregunta si cree que su estrategia es un George Soros a la inversa, Girdusky se ríe y dice: “Ojalá tuviera ese presupuesto, pero no lo tengo”.

“Empecé mi carrera en la política local. Me gusta mucho la política local. Y la mayoría de las cosas que afectan a tu vida diaria en Estados Unidos no se hacen a nivel federal. Es la gente a nivel local la que se asegura de que las calles estén limpias, que la policía trabaje, que los servicios esenciales estén ahí, que tu calidad de vida sea mayor y que tus escuelas sean buenas”, dijo.

“Las elecciones a la fiscalía, las elecciones legislativas estatales, todas ellas son extremadamente importantes y vale la pena sentarse e invertir tiempo y energía en ellas porque la política local importa mucho para tu vida”.

Aunque lo estén haciendo mejor, Girdusky cree que los republicanos no están prestando suficiente atención a las elecciones locales. “Hemos recaudado una suma decente de dinero. Somos capaces de competir a nivel nacional, pero nos enfrentamos a los sindicatos y a los multimillonarios de izquierda. Y creo que ahora mismo la cuestión para muchos votantes republicanos es que están tan acostumbrados a no donar porque pueden sentarse y ver las noticias por cable o tuitear o lo que sea el caso y sentir que están contribuyendo”.

Y aunque unas 200 elecciones parezcan muchas, el impacto es relativamente pequeño si se tiene en cuenta que hay miles de puestos de consejos escolares en todo Estados Unidos, por lo que Girdusky ha tratado de centrarse en los distritos más grandes que se pueden ganar.

“Probablemente, millones de niños de todo el país están en un distrito escolar en el que el consejo escolar es mayoritariamente conservador porque les hemos apoyado. Lo que observo en cuanto a nuestro éxito es que, por ejemplo, en Leavenworth, Kansas, acaban de aprobar una Carta de Derechos de los Padres, que permite una total transparencia de los planes de estudio. En el condado de Douglas (Colorado), su superintendente se marchó tras verse obligado a revisar la política de diversidad, equidad e inclusión. Eso es una medida de éxito”, dijo.

Aun así, Ryan Girdusky tiene la esperanza de que los republicanos puedan lograr un gran éxito revisando la educación pública.

“Creo que una buena educación pública es un derecho de todos los ciudadanos, y es algo en lo que vale la pena invertir y proteger. Y es el gran lugar donde se crea el crisol de culturas en Estados Unidos, donde todos, si naces en este país o si vienes a una edad muy temprana, es a través del sistema de educación pública que creamos una cultura común y un sentido común del deber cívico”.

Edgar is political scientist and philosopher. He defends the Catholic intellectual tradition. Edgar writes about religion, ideology, culture, US politics, abortion, and the Supreme Court. Twitter: @edgarjbb_ // Edgar es politólogo y filósofo. Defiende la tradición intelectual católica. Edgar escribe sobre religión, ideología, cultura, política doméstica, aborto y la Corte Suprema. Twitter: @edgarjbb_

Total
10
Share