fbpx
Biden - Yellen - White House - El American

Nueva investigación reafirma que salario mínimo de $15 destruirá millones de empleos

Un nuevo documento publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica encuentra una “clara preponderancia” de evidencias de que las leyes para el salario mínimo reducen los empleos.

Por Brad Polumbo

El presidente Joe Biden está impulsando un salario mínimo federal de 15 dólares en su amplio paquete de ayuda para el COVID-19 de 1,9 billones de dólares, y la política no hace más que ganar fuerza en los círculos progresistas. Sin embargo, una investigación publicada recientemente socava el principal argumento que los economistas progresistas esgrimen a favor del aumento del salario mínimo.

Un nuevo documento publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica examina el conjunto de investigaciones económicas sobre los aumentos del salario mínimo y refuta la idea de que los datos empíricos no muestran el impacto de los aumentos del salario mínimo. Los autores concluyen que de toda la investigación disponible sobre el tema que revisaron, hay una “clara preponderancia” de hallazgos que muestran un impacto de destrucción de empleo. La documentación sobre la pérdida de puestos de trabajo es aún más pronunciada en el caso de los adolescentes, los adultos jóvenes y las personas con menos formación.

“El conjunto de pruebas y sus conclusiones apuntan fuertemente a los efectos negativos de los salarios mínimos sobre el empleo de los trabajadores menos cualificados, especialmente para los tipos de estudios que se esperaría revelaran estos efectos negativos sobre el empleo con mayor claridad”, escriben los economistas David Neumark y Peter Shirley. 

Esta investigación es una refutación directa de uno de los argumentos más conocidos a favor del aumento del salario mínimo que ofrecen los economistas progresistas. Rara vez se enfrentan directamente a la férrea teoría de la oferta y la demanda en los competitivos mercados laborales que demuestra que el salario mínimo provoca el desempleo al igual que cualquier otro nivel de precios se crean excedentes.1 

Muchos defensores del salario mínimo se limitan a recurrir al empirismo y a esgrimir que “las estadísticas” no muestran ningún impacto.

“No hay pruebas de que el aumento del salario mínimo cueste puestos de trabajo, al menos cuando el punto de partida es tan bajo como en la Norteamérica moderna”, ha afirmado el economista convertido en columnista de izquierda para el New York Times, Paul Krugman. (Revirtiendo su propia posición anterior). Del mismo modo, la economista y expresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, cambió recientemente su posición anterior durante una audiencia de confirmación para su puesto político como Secretaria del Tesoro de la administración Biden. Ahora, sostiene que la investigación sugiere un impacto “muy mínimo” en el empleo de los aumentos del salario mínimo. 

“La última década ha visto una gran cantidad de investigaciones académicas rigurosas sobre el efecto de los aumentos del salario mínimo en el empleo, con el peso de la evidencia que muestra que los aumentos anteriores y modestos del salario mínimo tuvieron poco o ningún efecto negativo en el empleo de los trabajadores con salarios bajos”, dice una carta firmada por prominentes economistas a favor del salario mínimo en 2019.

Pero esta nueva investigación, después de examinar el campo de la evidencia empírica, encuentra que llegar a las conclusiones de estos economistas progresistas “requiere descartar o ignorar la mayor parte de la evidencia”.

Cuando el gobierno impone un precio para la mano de obra -o sea, un salario mínimo- que excede la tasa de mercado, los empleadores inevitablemente comprarán menos mano de obra. Es lo mismo para los consumidores que comprarían menos refrescos, si el gobierno impusiera arbitrariamente precios más altos de los que realmente la gente estaría dispuesta a pagar. De hecho, ese es exactamente el objetivo de los “impuestos sobre los refrescos”, aprobados en nombre de la salud pública: reducen el consumo de los refrescos. Lo mismo ocurre con el trabajo.

Los afortunados trabajadores que acaban conservando sus puestos de trabajo pueden beneficiarse del salario artificialmente alto, pero muchos otros no encontrarán trabajo en lo absoluto. En lo que respecta a un salario mínimo federal de 15 dólares, la Oficina Presupuestaria del Congreso, no partidista, estimó que eliminaría entre 1.3 y 3.7 millones de puestos de trabajo.

Esto era antes de la pandemia del COVID-19. Los despidos serían probablemente mucho peores ahora, con tantas pequeñas empresas ya al borde del colapso, en medio de los cierres y con una economía en dificultades. 

No hay ningún tipo de argumento empírico que pueda eliminar la realidad de las compensaciones. Los defensores del salario mínimo esconden la cabeza en la arena para argumentar que simplemente se puede aprobar una ley que milagrosamente haga a todos más ricos sin ninguna consecuencia. No se puede.

“No hay soluciones, sólo hay compensaciones”, observó una vez el economista Thomas Sowell, “y uno trata de obtener la mejor compensación posible, eso es todo lo que puede esperar”. 

“La economía te enseña que al elegir algo, renuncias a algo”, ha explicado de forma similar el economista Russ Roberts. 

La pérdida de puestos de trabajo, que conlleva el aumento del salario mínimo, es una realidad económica fundamental. Esta última investigación ofrece otro recordatorio de que, por mucho que los progresistas se hagan ilusiones, no se puede escapar de las compensaciones en las políticas públicas.

1. Algunos economistas progresistas se apoyan en la teoría de la oferta y la demanda argumentando que si una empresa tiene un monopsonio laboral, es decir, que es el único empleador de ese tipo de mano de obra, los aumentos del salario mínimo no causarán desempleo. Pero esto no tiene mucho sentido, ya que los tipos de empleadores que contratan trabajadores con el salario mínimo, como restaurantes, tiendas de venta al por menor, restaurantes de comida rápida, cafeterías, etc., tienen casi innumerables competidores, otros lugares que contratarán trabajadores con el salario mínimo).


Brad Polumbo es un periodista libertario conservador, es editor de opinión en FEE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Goverment

Limitar el gobierno para maximizar la libertad

Next Article
Capitalismo, amigos, El American

¿Es el "capitalismo de amigotes" el nuevo fascismo económico?

Related Posts
Total
0
Share