fbpx
Will Peru Become the Next Venezuela?

¿Se convertirá Perú en la próxima Venezuela?

La plataforma de Pedro Castillo recuerda a la del socialista venezolano Hugo Chávez. ¿Seguirá Perú el mismo camino?

Pedro Castillo, un autodenominado marxista-leninista que encabeza la candidatura de Perú Libre, se ha asegurado un puesto en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 6 de junio. La única persona que se interpone entre él y el poder es Keiko Fujimori, hija de un expresidente que asumió el control dictatorial en la década de 1990 y líder de Fuerza Popular, un partido político populista de derechas. Si Castillo gana, amenaza con imponer el mismo tipo de políticas ruinosas que han destrozado a Venezuela.

La plataforma de Perú Libre exige una transformación económica que incluiría la nacionalización de la minería, el gas, el petróleo, la hidroenergía y las comunicaciones; una reforma agraria que incluiría la expropiación de tierras y podría implicar la redistribución de las mismas; la eliminación de las pensiones privadas; la anulación de los contratos con las empresas que actualmente se encargan de la gestión de los aeropuertos, los ferrocarriles, los puertos y las carreteras, y la transferencia de estas funciones a los gobiernos regionales y los municipios; y la revisión de todos los acuerdos comerciales con vistas a derogar al menos algunos de ellos.

Algunas de estas medidas fueron intentadas sin éxito por el gobierno militar del general izquierdista Velasco Alvarado (1968-1975). Durante la llamada reforma agraria llevada a cabo por ese régimen, unas 15.000 propiedades (que suman nueve millones de hectáreas) fueron arrebatadas por la fuerza a propietarios privados por las cuales recibieron una compensación insuficiente. Las tierras fueron mal gestionadas por los nuevos propietarios, que carecían de la formación necesaria para supervisar con éxito las grandes explotaciones.

La plataforma de Perú Libre recuerda a la del socialista venezolano Hugo Chávez, quién expropió innumerables empresas y tierras. Los planes de Castillo de nacionalizar la poderosa industria del cobre de Perú tendrán resultados trágicos. Si Castillo gana, cabe esperar tanto una mala gestión del gobierno como un colapso de la producción que paralizará la producción de cobre del país.

El colapso económico de Venezuela bajo el mandato de Chávez también desencadenó una enorme emigración a Perú y otros países sudamericanos. De los aproximadamente cinco millones de personas que han huido de Venezuela, alrededor de un millón se trasladó a Perú, que es el segundo país, después de Colombia, que recibe a los emigrantes de la República Bolivariana. Dado que los venezolanos representan alrededor del 3 % de la población residente en el país, los ciudadanos peruanos se enfrentan con frecuencia a los resultados de la transformación socialista.

Muchos peruanos se quejan de que la afluencia de venezolanos ha creado una mayor competencia por determinados puestos de trabajo, lo que ha hecho bajar los salarios. Dado este resultado palpable del chavismo, puede parecer extraño que un defensor interno de esta ideología fracasada gane una mayoría de votos presidenciales.

Perú - Pedro Castillo - El American
Pedro Castillo se impuso a otros 18 candidatos, 9 de los cuales obtuvieron una importante cantidad de votos. (EFE)

Aunque Castillo es educador y tiene un título de posgrado en psicología educativa, parece tener un débil conocimiento de las cuestiones políticas. Cuando se le preguntó sobre la defensa de la competencia en una entrevista reciente, el candidato identificó como monopolios a una importante cadena de supermercados y a unos grandes almacenes, a pesar de que ambos tienen una fuerte competencia nacional.

Aparentemente, Castillo no es el cerebro de Perú Libre. Mirko Vidal, un libertario peruano que ofrece comentarios políticos en YouTube, ha señalado que el liderazgo de pensamiento del partido proviene de Vladimir Cerrón, un exgobernador provincial. Cerrón fue destituido del cargo tras ser condenado por corrupción y abuso de poder en la adjudicación de un contrato de saneamiento en su anterior cargo de alcalde de La Oroya. Su condena en 2019 se saldó con una pena de 56 meses de prisión y una sanción civil de 850.000 PEN (aproximadamente el equivalente a 234.000 dólares).

La ideología que Cerrón y Castillo están promoviendo será angustiosamente familiar para los peruanos mayores, que recordarán las depredaciones de Sendero Luminoso. Esta organización terrorista maoísta ocupó enormes franjas del interior del país a finales del siglo XX, y se cree que el conflicto provocó casi 70.000 muertos.

La ideología de Perú Libre se asemeja más a la de un grupo terrorista marxista rival, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (cuyo acrónimo en español es MRTA). Tanto Perú Libre como el MRTA se inspiraron en la obra de José Carlos Mariátegui, un influyente teórico marxista peruano activo en la década de 1920. Mariátegui reorientó el marxismo a las realidades peruanas, argumentando, por ejemplo, que una revolución podía ser dirigida por los campesinos indígenas en lugar de los obreros de las fábricas y que un sistema capitalista plenamente desarrollado no era una condición previa necesaria, como había sostenido originalmente Karl Marx.

La reformulación de Mariátegui resonó con los indígenas de Perú, marginados y excluidos del poder político desde que España suplantó a los incas. También abandonó el ateísmo marxiano, reconociendo la importancia del catolicismo para la población indígena.

Entre los miembros del MRTA estaba la socialista estadounidense Lori Berenson, que regresó a Estados Unidos en 2015 tras cumplir una condena de 20 años de prisión. En 1997, el MRTA organizó una toma de la Embajada de Japón en Lima que duró cuatro meses y mantuvo a cientos de personas como rehenes. El enfrentamiento terminó cuando el ejército peruano asaltó el edificio, liberando a la mayoría de los rehenes diplomáticos y matando o capturando a la mayoría de los operativos del MRTA. En 2001, el movimiento revolucionario había desaparecido, para ser sustituido unos años más tarde por un partido político guiado por principios similares.

El hecho de que Castillo se situara a la cabeza de las encuestas presidenciales puede explicarse tanto por el número de candidatos viables que dividían el voto global, como por el rechazo popular al statu quo político de Perú. Castillo superó a otros 18 candidatos, entre los que se encontraban 9 que obtuvieron un número significativo de votos (más de 700.000 o un 5 % cada uno). Hernando de Soto, economista de tendencia libertaria, quedó en cuarto lugar con más de 1,6 millones de votos. Un 18 % de los votantes devolvió los votos presidenciales en blanco o estropeados.

Los votantes parecen estar consternados por el caos político y la mala gobernanza de Perú. Después de que el último presidente electo de la nación, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), se viera obligado a renunciar en 2018 debido a una amenaza de destitución, la nación ha pasado rápidamente por tres presidentes no elegidos para completar lo que habría sido el mandato de cinco años de PPK.

La nación también ha sufrido terriblemente durante la pandemia de COVID-19. A pesar de un bloqueo extremadamente estricto, el país ha experimentado una tasa de mortalidad por COVID de más del 0,17 %, que es peor que la de los países vecinos, Chile y Colombia, y no está muy lejos de la de Estados Unidos. Aunque el bloqueo no logró evitar una mortalidad generalizada, supuso un duro golpe para la economía del país, que se contrajo un 11 % en 2020.

La única barrera para una victoria de Castillo es la segunda clasificada, Keiko Fujimori, una eterna candidata presidencial que ha llegado a la segunda vuelta en las dos últimas elecciones presidenciales, sólo para ser derrotada por un rival más popular. Aunque Keiko (que normalmente utiliza su nombre de pila) parecía tener un techo histórico de algo menos del 50 % del voto popular, es probable que ahora sea mucho más bajo debido a sus maquinaciones y las de su partido desde 2016.

Al padre de Keiko, Alberto Fujimori, se le atribuye la derrota de Sendero Luminoso y del MRTA, pero lo hizo a costa de disolver el Congreso y de incurrir en una corrupción masiva. Tras huir del país, fue extraditado desde Chile y ahora se encuentra en prisión. Keiko y su partido desempeñaron un papel fundamental en la destitución de PPK, dando lugar a la reciente inestabilidad del país. También fue encarcelada temporalmente por sus propios delitos de corrupción.

La repulsa popular contra este miembro actual de una posible dinastía Fujimori puede ser suficiente para que el socialista Castillo gane la presidencia en junio. Si eso ocurre, es de esperar que se produzca una emigración masiva, una calamidad económica y un malestar social.


Fuente del artículo original: Reason

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Gob. Susana Martínez, una hispana que ha hecho historia en la política

Gob. Susana Martínez, una hispana que ha hecho historia en la política

Next Article
Senador Tim Scott responde a Biden: "Estados Unidos no es un país racista"

Senador Tim Scott responde a Biden: "Estados Unidos no es un país racista"

Related Posts
Total
32
Share