fbpx
Saltar al contenido

Semana entre cumbres: G7 y OTAN

OTAN, El American

Desde el pasado domingo, los mandatarios de los países más poderosos del mundo se reunieron en el tradicional cónclave denominado Grupo de los 7, integrado por Canadá, Estados Unidos, Japón, más cuatro países europeos tales como Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. En esta ocasión, a Alemania le correspondió ser el país anfitrión, por lo que la misma tuvo lugar en el lujoso castillo bávaro de Elmau en Munich.

En la cumbre de este año, el canciller alemán Olaf Scholz extendió invitaciones a Argentina, quien al parecer el propio presidente Alberto Fernández le pidió ser invitado durante el encuentro que sostuvieron ambos mandatarios en mayo de este año, aunque, el potencial energético del país austral le valió para ganarse un cupo en el G7 2022. 

Adicionalmente, participaron Ucrania (vía telemática), India e Indonesia por Asia, más Sudáfrica y Senegal por África. Por cierto, India y Sudáfrica son miembros del BRICS (grupo relativamente antagónico al G7 dada la presencia de Rusia y China), no obstante, su inclusión en la reunión de este año tal vez sirvió para tratar de mantener una suerte de canal de comunicación con las potencias líderes del BRICS en temas sensibles.

Comenzando el análisis de esta, quiero subrayar lo referido a los ausentes, pues, tradicionalmente se hablaba en los círculos académicos G7 + Rusia, justamente Rusia fue uno de los grandes ausentes, así como Brasil, el gigante latinoamericano que solía estar presente en tal selecto grupo. Por tercer año consecutivo Brasil no fue invitado. A nuestro juicio, dicha ausencia no se debe a que la nación amazónica haya perdido su característica económica del mayor mercado de latinoamericano, sino tal vez, estribó en las diferencias –por no decir fricciones- de los líderes del grupo con el presidente Jair Bolsonaro y su política exterior más estrecha hacia Moscú.

Englobando, esta cumbre –como casi todos los eventos diplomáticos este año- estuvo marcada por la crisis internacional generada por la invasión de Rusia a Ucrania y problemáticas derivadas de esta, tales como la crisis energética y la alimentaria. En todo caso, se observó un grupo realmente muy cohesionado en torno a su posición respecto a Rusia y los esfuerzos de los países del G7 para paliar aspectos referidos a la economía mundial, la inflación y las energías alternativas.

Dicha cohesión se puede evidenciar en la declaración de la Cumbre “G7 Leaders Statement”, documento que dedica al menos dos tercios al conflicto ruso-ucraniano, (al que condenaron enérgicamente) e incluyeron persecución ante la Corte Penal Internacional y exigieron la inmediata habilitación de corredores humanitarios, agregaron sanciones a las transacciones del oro ruso y manifestaron su preocupación por el potencial uso de armas de destrucción masiva. Por todo ello, continuarán apoyando indefinidamente a Ucrania.

Do you believe Brittney Griner deserves the sentencing she received?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El último tercio del documento lo dedican a temas varios, tales como reducir la dependencia energética de Rusia, procurar el incremento de producción de crudo a los países de la OPEC, fortalecer sus esfuerzos en las energías sustentables concatenado con los objetivos del Acuerdo de París, cerrando con una búsqueda para impulsar la economía global y la gestión de la crisis alimentaria, consecuencias de las sanciones impuestas a Rusia. En síntesis: Rusia, energía, ambiente y economía marcaron la agenda de la Cumbre G7 del año 2022.

Para cerrar, concluida la reunión del G7, los mandatarios marcharon para la Cumbre de la OTAN – Madrid 2022, donde el rol de anfitrión le correspondió al presidente Pedro Sánchez. Aquí, básicamente, los tres grandes elementos resaltantes fueron: Estados Unidos recupera su papel protagónico y de liderazgo de la organización con importantes anuncios hechos por el presidente Biden, tal como fue la promesa de 800 millones de dólares más para Ucrania, el despliegue total de 100,000 soldados americanos en Europa y la ampliación de los escuadrones de F35. Además de la incorporación de Suecia y Finlandia a la OTAN tras la declinación del veto por parte de Turquía y; finalmente, el cambio de concepto estratégico de la OTAN.

Total
0
Share