fbpx
cristianismo

Semana Santa, el cristianismo y la libertad

La Semana Santa, en la que el cristianismo despegó, afecta a todos, especialmente a los que valoran la democracia y la libertad

[Read in English]  

La Semana Santa es la festividad más importante para el cristianismo. Hay muchas razones teológicas y místicas para ello. Sin embargo, lo que ocurrió durante ese lapso, particularmente con la Crucifixión del Viernes Santo y la revelación de la Resurrección el Domingo de Pascua, impacta nuestras vidas más de lo que la mayoría de la gente imagina, incluyendo a los infieles y no creyentes. Se produjo una transformación sísmica que se desarrolló causalmente en relación con los acontecimientos de ese breve lapso. Esto no debe ser subestimado.

El hecho de que este pequeño grupo o facción dentro del judaísmo fuera capaz de difundir exponencialmente esta nueva fe y forma de ver el mundo es un hecho sin parangón en la historia. El líder de este movimiento fue ejecutado vilmente por las autoridades de ocupación sobre la base de cargos políticos inventados y juzgado en un simulacro de juicio donde sus acusadores prestaron testimonio falso. Todo esto ocurrió, sólo después de haber sido sometido primero a torturas bárbaras en público. En otras palabras, el tiránico régimen extranjero en el poder y la jerarquía religiosa organizada colaboradora, querían asegurarse de que estos “cristianos”, como se les conocería más tarde, cesaran y desistieran de esta predicación revolucionaria.

Para enfatizar aún más la determinación inmisericorde de acabar con todo lo que tuviera que ver con Jesús de Nazaret, las fuerzas coludidas en el poder político persiguieron a sus seguidores, dándoles un trato no menos benévolo. La lógica mundana supondría que esta secta se extinguiría. Después de todo, su líder había sido eliminado, ¿no?

La transición irrefutable de los acontecimientos manifestó todo lo contrario y no en proporciones minúsculas, sino en saltos gigantescos. El poder imperial gobernante incluso convirtió en un deporte la represión, la caza y la condena a muerte de los cristianos, algunos como diversión con audiencias llenas de estadios, mientras que otros encontraron el camino similar de las crucifixiones. Sin embargo, nada humanamente posible pudo frenar la proliferación del cristianismo. Piénsese en el mundo actual, cínico, secularizado y centrado en el materialismo. ¿Quién insistiría en predicar y seguir las doctrinas de Jesús el Cristo, en medio del escepticismo de su muerte y la consiguiente opresión sistémica?  

La respuesta sólo puede encontrarse fuera de los reinos de la comprensión transitoria y naturalista. El escalón superior de un orden trascendental superior, donde lo sobrenatural impregna el mundo físico y se manifiesta de muchas maneras, nos permite esta comprensión. Uno de estos mecanismos es lo que las Escrituras denominan Espíritu Santo. Dios tiene muchos instrumentos y, sin duda, su uso impulsó al cristianismo mucho más allá de sus territorios fundacionales.

cristianismo
Semana Santa 2021, Catedral de Ávila- España (EFE)

El lugar primordial que ha tenido la libertad, desde el comienzo inicial de ese movimiento de facticidad que llamamos cristianismo, está estructuralmente arraigado. No se puede ser cuantitativamente un creyente sin el “salto de fe” perenne que sólo puede ejercerse en libertad. La libre elección de creer o no. Las enseñanzas de Jesús y posteriormente de la Iglesia, lo comunican como dogma doctrinal. La libertad individual, la noción de que esta sólo es superada por la Ley Divina, es fundamental en el principio cristiano.

Tan importante era la libertad para el plan de Dios, que la estableció como un “derecho”. La Ley Natural, puente entre el orden trascendente y el mundo material, otorga la libertad como un don de Dios. Así, ninguna estructura convencional como el gobierno o la ley humana, el nivel más bajo de autoridad universal después de las Leyes Divina y Natural puede abrogar este derecho fundamental. La conceptualización secular se refiere a estos, categóricamente, como lo que son la primera generación de derechos humanos.

La democracia, un modelo imperfecto pero el mejor posible para el autogobierno popular y la legitimación consensuada del poder político, contiene inherentemente los parámetros de los derechos inalienables y preeminentes. Este espacio que limita el poder político humano es necesario cuando se pondera la noción seminal del Pecado Original, otro concepto cristiano. Si todos los seres humanos son imperfectos, entonces los que tienen autoridad para gobernar deben de tener una especie de “frenos y contrapesos”. Por lo tanto, la libertad es el derecho más destacado y protegido del Derecho Natural.

La izquierda alaba esquemas como la llamada democracia ateniense por su imagen de “directa”. Esta es una versión falsa. La democracia griega nunca fue una democracia funcional o auténtica. Los derechos naturales, directamente relacionados con el cristianismo, no tenían cabida allí. Lo mismo ocurría con la constricción de la Voluntad General de Jean-Jacques Rousseau. Esto no era más que un preludio del totalitarismo.

La Semana Santa, en la que el cristianismo despegó, afecta a todos, especialmente a los que valoran la democracia y la libertad. Es un buen momento para abrir el corazón y la mente a la inmensidad que se comunicó a todos desde aquellos acontecimientos de antaño. Ahí hay una enorme fuente de riqueza.      

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Cómo tres mujeres intentaron alejar a los americanos del socialismo

Next Article
BLM

Los conservadores de los Estados Unidos desconocen la naturaleza criminal de lo que enfrentan

Related Posts

No olvidemos este año

Luego de más de diez meses de pandemia, la primera conclusión es clara: ninguno tuvo la fórmula del éxito. Pero sí les fue mejor a los que no inmolaron todo por temor a un sermón de alguna organización internacional tomada por China. Y he ahí la segunda conclusión: China es la mayor amenaza que hoy enfrenta la humanidad
Total
275
Share