fbpx
manchin-against-partisan-reform-bill

Senador Manchin increpa intentos partidistas de reforma electoral

Demócratas y republicanos se han enfrentado desde posiciones intransigentes sobre el proyecto de ley electoral. Los republicanos argumentan que el proyecto de ley no es más que una “toma de poder”

[Read in English]

El senador Joe Manchin (D-WV) causó sensación este jueves cuando hizo una declaración a la prensa en la que esbozaba su posición respecto al proyecto de ley demócrata que revisa el proceso electoral a nivel federal, la H.R 1 “For The People Act’. Manchin, que ya ha roto con su partido en muchos temas, dijo que aprobar este tipo de legislación de forma “partidista” sólo disminuiría la confianza del público hacia el Gobierno de Estados Unidos, incluso si trae algunos beneficios partidistas a corto plazo.

Demócratas y republicanos se han enfrentado desde posiciones intransigentes sobre el proyecto de ley electoral. Los republicanos argumentan que el proyecto de ley no es más que una “toma de poder” del Partido Demócrata, destinada a centralizar el proceso electoral y ponerlo en manos del Gobierno federal, como tuiteó el senador Mitch McConnell hace dos semanas, e incluso los republicanos moderados como Romney se oponen públicamente al proyecto de ley.

Los demócratas, por su parte, han argumentado que la aprobación del controvertido proyecto de ley ampliaría los derechos de voto y lucharía contra la supresión de votantes en todo el país, un punto ilustrado por la senadora Amy Klobuchar (D-MN), cuando defendió la propuesta en su Comité del Senado, argumentando que los intentos de “supresión de votantes” por parte del Partido Republicano han sacudido el sistema democrático americano, razón por la cual la H.R 1 debería ser aprobada.

El proyecto de ley está resultando tan controvertido y polarizado que incluso los senadores Klobuchar y Roy Blunt (R-MO), que se han ganado la reputación de tener una productiva relación de trabajo bipartidista, no han encontrado absolutamente ningún terreno común en el tema, como informa Politico, con ambos senadores siguiendo la línea del partido.

El proyecto de ley contiene una variedad de medidas destinadas a cambiar profundamente la forma en que se celebran las elecciones en Estados Unidos, ampliando significativamente las leyes de registro y acceso de los votantes en todo el país, exigiendo a cada estado la creación de comisiones “independientes”, encargadas de trazar los mapas del Congreso, estableciendo un nuevo sistema de financiación de las campañas electorales federales, y creando una Comisión Nacional para proteger las instituciones democráticas, entre otras propuestas.

Dado que el Senado está dividido 50/50 y ninguna de las partes está dispuesta a llegar a un acuerdo, los demócratas saben que los republicanos utilizarán gustosamente el filibuster para impedir que este proyecto de ley llegue a ser votado en el pleno del Senado, por lo que muchos activistas demócratas están presionando a su partido para que avance y elimine el filibusterismo de forma definitiva, dejando la puerta abierta a una aprobación al 50 % con el voto de desempate de la vicepresidente Harris.

manchin - democrats - electoral reform
La Cámara de Representantes pasó la For The People Act al comienzo de marzo y ahora el Senado debe decidir su destino (EFE)
Joe Manchin contra el mundo

Joe Manchin, que ya ha conseguido apalancar su poder político, ha decidido seguir una ruta única en este debate tan divisivo. En su declaración sigue la retórica procedente de los demócratas al estar de acuerdo en que hay que hacer algo para “proteger los derechos de voto” y “hacer más transparente nuestro sistema de financiación de campañas”, al tiempo que cede a algunas de las preocupaciones de los republicanos sobre la integridad de los votantes aplicando una “reforma de la seguridad electoral con sentido común”.

En su declaración, el inconformista senador ha seguido una retórica similar a la de los demócratas, defendiendo la ampliación del voto anticipado, asegurando que las comunidades que han sido “tradicionalmente privadas de derechos y subrepresentadas” tengan su voz, yendo a fondo contra la creciente influencia del dinero en las campañas y la política en general.

Sin embargo, también ha reconocido muchas de las preocupaciones que se escuchan en el lado republicano, al decir que entiende la importancia de permitir que los responsables locales tengan la flexibilidad necesaria para garantizar la seguridad de las elecciones y la accesibilidad de los votantes, lo que sigue la narrativa del GOP de que la H.R 1 tendría la consecuencia de centralizar el proceso electoral en manos de D.C.

Manchin apuesta (o al menos eso dice) por que el sentido común y el bipartidismo prevalezcan, permitiendo que ambos lados del pasillo discutan con calma y racionalmente las posibles soluciones al tema del derecho/integridad del voto. Sin embargo, el ambiente político actual, tanto en el Congreso como en el país, es hostil al compromiso a la antigua usanza que propugna el senador de Virginia Occidental.

Sin embargo, no lo dice sólo por una profunda convicción moderada, sino también como una forma de seguir siendo políticamente relevante en su estado. Virginia Occidental es, según el Cook Political Report, 19 puntos más republicana que el resto de la nación, por lo que es vital para la propia supervivencia política de Manchin aparecer como una voz independiente capaz de enfrentarse a las medidas más progresistas de Biden.

Por eso, Manchin ha hecho lo imposible por demostrar que no es un demócrata tradicional: fue fundamental para hundir la nominación de Neera Tanden, se ha opuesto con vehemencia a la eliminación del Filibuster, estuvo en contra del aumento del salario mínimo de 15 dólares, y ahora es una de las pocas voces discrepantes dentro del Partido Demócrata en el debate de la ‘For the People Act’.

manchin-rebukes-partisan-electoral-reform
El Senador Joe Manchin (D-WV) es uno de los pocos (si no el único) demócrata buscando un enfoque bipartidista a la reforma del sistema electoral (EFE)

De hecho, es el único demócrata que no ha copatrocinado el proyecto de ley en el Senado, lo que indica su reticencia inicial a apoyar el proyecto tal y como está ahora. Incluso la senadora Kyrsten Sinema (D-AZ), que ha mostrado su vena independiente defendiendo el filibuster y votando en contra del aumento del salario mínimo, ha copatrocinado el proyecto de ley, lo que ilustra lo marginal que es la posición de Manchin dentro de su propia bancada en el Congreso.

Aunque su opinión no sea compartida por una abrumadora mayoría de su partido, los demócratas no pueden permitirse el lujo de ignorar a Manchin. El 50-50 del Senado hace que su voto sea crucial si quieren conseguir algo durante sus dos años de gobierno unificado en Washington D.C., lo que significa que si a Manchin no le gusta algo, los demócratas no lo conseguirán.

Los demócratas ni siquiera tienen el poder de aislar a Manchin y obligarlo a seguir la línea del partido, ya que su base de poder es mayormente independiente de la influencia directa de Pelosi o Biden. No pueden amenazarle con un contrincante más progresista en las primarias de su estado, ya que eso sólo debilitaría sus posibilidades de mantener un escaño en el Senado en un estado profundamente rojo. De hecho, tal desafío probablemente sólo le ayudaría a establecer su imagen independiente ante los votantes de Virginia Occidental.

El establishment demócrata puede presionar a Manchin todo lo que quiera, pero eso no será una amenaza lo suficientemente grande como para poner en peligro su viabilidad política, y Manchin lo sabe.

La “reforma electoral no puede pasar por el mismo procedimiento parlamentario que el proyecto de ley de alivio de la COVID, necesita el respaldo tácito de 10 senadores republicanos o la eliminación total del filibuster. Al día de hoy, el senador Manchin ha asestado un golpe a las esperanzas de los demócratas de reformar unilateralmente el sistema electoral, sin embargo, en política nada está grabado en piedra y sólo una votación adecuada en el pleno del Senado nos permitirá saber si este proyecto se convertirá en ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
virgina-death-penalty

Virginia deroga la pena de muerte y se convierte en el primer estado del sur en hacerlo

Next Article
impuestos Biden

La subida de impuestos propuesta por Biden tendría 3 significativas consecuencias

Related Posts
Total
2
Share