fbpx
Sobre la naturaleza (y las amenazas) de la simplificación

Sobre la naturaleza (y las amenazas) de la simplificación

Por mucho que creas que “Y son buenos” y “X son malos”, la realidad no funciona así

[Read in English]

Suelo empezar un artículo con una introducción genérica que nos lleva poco a poco al tema principal; se supone que así es como hay que hacerlo.

Sin embargo, ya he tenido suficiente, y me saltaré el “yada, yada” (guiño, fans de Seinfeld) para afirmar lo obvio: las personas no llevan a cabo tiroteos masivos o cometen genocidio porque sean de izquierdas o de derechas; lo hacen porque son unos imbéciles enormes, e incluso eso es una simplificación colosal.

Ahora bien, la simplificación es útil, y viene a mano. No somos capaces, ni física ni intelectualmente, de entender el intrincado, y a menudo desconocido, entramado de hechos, causas y consecuencias de todos los acontecimientos, teorías y principios que nos bombardean. Necesitamos simplificar para… bueno, seguir con nuestras vidas.

No obstante, la forma en que solemos abordar ciertas tragedias (de nuevo: tiroteos masivos, crímenes de odio, ataques terroristas) ha demostrado ser exclusivamente emocional. Es humano sentirse horrorizado y asqueado por la crueldad y la injusticia (sería sospechoso si no lo hiciéramos), pero si echamos un vistazo a la mayoría de los medios, su argumento parece ser “el tirador era de extrema izquierda/derecha, y por eso cometió estos horribles crímenes”.

¿El problema con esto? Por un lado, las emociones no son pensamientos, no hay ningún razonamiento detrás de ellas. Solo son el resultado de un proceso evolutivo que, en muchos casos, nos ha mantenido vivos. No hay, sin embargo, ninguna empresa intelectual en ello. Si las confundimos, las cosas se complicarán y serán peligrosas.

Por otro lado, al hacer esta particular simplificación estamos demonizando activamente a la mitad de la población. Mientras tratamos de asimilar estos titulares, dejamos de lado el prefijo “extremo” y concluimos que la gente roba, viola o mata simplemente porque es simpatizante de la izquierda o de la derecha.

How many people signed the Declaration of Independence?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Por mucho que te empeñes en creer que “Y son buenos” y “X son malos”, la realidad no funciona así. Como dijo el psiquiatra y psicoanalista suizo Carl Jung, que sabía un par de cosas sobre los que sienten y los que piensan, “pensar es difícil, por eso la mayoría de la gente juzga”.

Este es nuestro reto, compañeros: es imperativo, para la supervivencia de nuestra sociedad, acabar con las atrocidades mencionadas. Y lamento decírtelo, pero no lo conseguiremos acomodando (o adaptando) los hechos a las mezquinas simplificaciones que predican nuestras ideologías. Es, señoras y señores, hora de madurar.

Este artículo apareció originalmente en el newsletter de El American el 21 de mayo de 2022. ¡Suscríbete gratis aquí!

Previous Article

La Casa Blanca tensa innecesariamente las relaciones con Guatemala, un aliado clave de Estados Unidos

Next Article
Aborto, El American

El aborto, la religión del progresismo

Related Posts
Total
1
Share