fbpx



Cámara de Representantes de Florida emite resolución contra el socialismo

¿Puede el socialismo ser ‘democrático’? En esto se equivoca Bernie Sanders

La razón es simple: el socialismo y la democracia son incompatibles

Por Jack Elbaum y Dan Sánchez

Durante las últimas semanas, se han producido protestas masivas contra el régimen en toda Cuba. En respuesta, Miguel Díaz-Canel dijo que estaba “dispuesto a hacer cualquier cosa” para detener las manifestaciones, y agregó que “estaremos luchando en las calles”.

Voces de todo el sector político de Estados Unidos se han pronunciado en apoyo a los manifestantes y en contra de lo que muchos perciben como represión por parte del régimen comunista de Cuba. Incluso el senador Bernie Sanders tuiteó que “todas las personas tienen derecho a protestar y a vivir en una sociedad democrática. Hago un llamado al gobierno cubano para que respete los derechos de la oposición y se abstenga de la violencia”.

Al criticar el comportamiento antidemocrático de un régimen socialista, Sanders parece estar puliendo sus credenciales no solo como socialista, sino como socialista democrático. La democracia y el socialismo, naturalmente, van de la mano, insiste Sanders.

Este ha sido un importante proyecto de mercadeo y reforma de marcas. Debido a su historial, el socialismo se había asociado no con la democracia, sino con regímenes autoritarios como los de la Rusia soviética y la Cuba comunista. Pero Sanders y sus compañeros socialistas democráticos como Alexandria Ocasio-Cortez pretenden ofrecer un socialismo “más amable y gentil” que es compatible con, si no la libertad económica, al menos la “libertad política”: elecciones libres, libertad de expresión política, etc.

Pero no todos los socialistas democráticos lograron mantenerse tan a la altura de Cuba. Por ejemplo, los Socialistas Demócratas de América (DSA, en inglés) tuitearon: “DSA apoya al pueblo cubano y su Revolución en este momento de disturbios”.

A primera vista, puede parecer que están apoyando a los manifestantes. Pero su uso de “Revolución” con mayúscula —de la misma manera que escribió el presidente cubano— sugiere que en realidad están apoyando al régimen cubano como representantes del “pueblo”.

Para la DSA, aparentemente, lo que más importa es la Revolución permanente, que significa apoyar y preservar a los guardianes de esa Revolución: el Partido Comunista y el régimen. Si salvaguardar el socialismo requiere “romper algunos huevos”, que así sea.

Si bien los socialistas demócratas de Estados Unidos, al arrojar la democracia bajo el autobús del socialismo, son más hipócritas que Bernie, en realidad están siendo más realistas. La razón es simple: el socialismo y la democracia son incompatibles.

El economista pro libre mercado, Milton Friedman, explicó por qué. “Se cree ampliamente”, escribió Friedman en 1961 para The New Individualist Review, “que los arreglos económicos son una cosa y los arreglos políticos otra, que cualquier tipo de arreglo económico puede asociarse con cualquier tipo de arreglo político. Esta es la idea que subyace a un término como ‘socialismo democrático’ “.

Pero Friedman argumentó que “el ‘socialismo democrático’ es una contradicción de términos”, y explicó que “existe una conexión íntima entre los arreglos económicos y los arreglos políticos, y que sólo ciertas combinaciones son posibles”. Para la libertad política (es decir, la democracia), los arreglos económicos importan mucho “por el efecto que tienen en la concentración o desconcentración del poder”.

“La esencia de la libertad política”, escribió Friedman, “es la ausencia de coerción sobre un hombre por parte de sus semejantes. El peligro fundamental para la libertad política es la concentración de poder. La existencia de una gran cantidad de poder en manos de relativamente pocos individuos les permite usarlo para coaccionar a sus semejantes”.

El problema es que bajo el socialismo, correctamente definido como el Estado propietario de los medios de producción, es el gobierno central, no los individuos que intercambian libremente entre sí en el mercado, el que determina la asignación de recursos. Esto significa que el poder económico se concentra entre unas pocas personas en la cima, no se difunde entre los millones de personas que toman decisiones económicas individuales cada día, como ocurre en un sistema de libre mercado.

Como señaló Brad Polumbo de la Fundación para la Educación Económica (FEE) en The Washington Examiner, tal centralización del poder económico, “le da a esa autoridad una enorme influencia que puede usar para reprimir las libertades personales y políticas, como la libertad de expresión, que nunca tendría en una economía de libre mercado”.

Esto se puede ver a lo largo de la historia. Stalin usó su control sobre el suministro de alimentos de la Unión Soviética para tratar de hacer que el pueblo ucraniano muriera de hambre y lo dejara en la sumisión o en el olvido. Y hoy, el régimen cubano está utilizando su dominio económico sobre el país para reprimir libertades personales claves, como el derecho a protestar, también.

El contrapunto que se suele plantear es que los países escandinavos, supuestamente socialistas, siguen siendo democráticos. Pero la verdad es que esos no son regímenes socialistas, por mucho que Bernie Sanders quiera convencer al público de que lo son. El primer ministro de Dinamarca se refirió públicamente a esto, diciendo: “Sé que algunas personas en los Estados Unidos asocian el modelo nórdico con algún tipo de socialismo. Por lo tanto, me gustaría dejar una cosa clara. Dinamarca está lejos de ser un plan socialista. Dinamarca es una economía de mercado”.

Como explica Polumbo, “las naciones escandinavas son economías basadas en el mercado con una sólida libertad económica, simplemente con impuestos más altos y más gasto en beneficios sociales que los Estados Unidos. De hecho, Dinamarca se ubica por encima de los Estados Unidos en el índice de libertad económica de la Fundación Heritage. En términos del control gubernamental real de la economía, la visión adoptada por Sanders, la representante Alexandria Ocasio-Cortez y los de su equipo, son en realidad mucho más radicales que cualquier cosa que se encuentre en Escandinavia”.

Afirmar que Escandinavia es socialista es sólo una de las formas en que los socialistas engañan a la gente con su retórica. La otra forma clave es mediante el uso del lenguaje de “derechos humanos”, “justicia” e “igualdad” para apelar a los instintos igualitarios de las generaciones jóvenes.

Pero la verdad es que cada vez que alguien ve la condición de Cuba o la difícil situación de Venezuela, debe entender que esos no son ejemplos de regímenes que se desvían de los valores políticos que fomenta el socialismo. Más bien, se mantienen fieles a ellos.

Como dijo Milton Friedman, más de 50 años antes de que el término se pusiera de moda, “el ‘socialismo democrático’ es una contradicción de términos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
proyectos de reconstrucción, el american newsroom puerto rico

Gobierno de Puerto Rico presentó proyectos de reconstrucción prioritarios

Next Article
suiza

9 razones por las que los libertarios deberían amar a Suiza

Related Posts
Total
32
Share