fbpx

Socorristas, El American

Los Ángeles: socorristas no vacunados están obligados a pagar pruebas de COVID o serán despedidos

Una fuente del Departamento de Policía de la ciudad dijo a El American que más de 3,000 policías han presentado exenciones, pero que ninguna de ellas ha sido revisada

[Read in English]

A pesar de la victoria legal federal para los empleadores a través de la sentencia de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito contra el mandato de la vacuna de Biden, los funcionarios de la ciudad de Los Ángeles están avanzando con los mandatos para sus propios empleados, incluyendo los socorristas de Los Ángeles.

A partir de hoy, viernes 19 de noviembre, todos los trabajadores públicos incluyendo socorristas de Los Ángeles—y todos los trabajadores públicos en general— deberán presentar pruebas de COVID negativo al menos dos veces por semana (o cada 3 días laborables) antes de que se les permita volver a trabajar. Muchos trabajadores de la ciudad —incluyendo a la Policía de Los Ángeles, los bomberos, los trabajadores de tránsito, los maestros y muchos otros— han estado protestando contra los mandatos de la ciudad, calificándolos de inconstitucionales y otros argumentando que estas medidas violan sus creencias religiosas.

Una fuente del Departamento de Policía de Los Ángeles dijo a El American que más de 3,000 policías han presentado exenciones, pero que ninguna de ellas ha sido revisada porque el departamento no ha asignado a alguien para leer y clasificar estas solicitudes.

Un contrato de 3 millones de dólares adjudicado a una empresa de comisionado de LAPD y LAFD

PPS Health Inc, DBA Bluestone Safety es la empresa de pruebas que la ciudad contrató por la friolera de 3 millones de dólares de los contribuyentes. El contrato sin licitación ha causado mucha controversia después de que se descubriera que PPS Health es supuestamente copropiedad del Dr. Pedram Salimpour, el comisionado de pensiones del Departamento de Policía de Los Ángeles y del cuerpo de bomberos.

Vivera Pharmaceuticals, del condado de Orange, ha ofrecido pruebas gratuitas de COVID-19 a los socorristas. La compañía criticó tanto el contrato como los mandatos, diciendo en un comunicado que creen que las pruebas son “importantes” pero que no hay “ninguna razón para obligar a los socorristas a pagar por las pruebas con el fin de mantener sus puestos de trabajo.” El director general de Vivera, Paul Edalat, manifestó que la empresa está “comprometida a hacer nuestra parte en esta pandemia” y pidió a las empresas que dejen de lucrarse a costa de los que prestan servicio.

No se sabe si la ciudad de Los Ángeles se puso en contacto con Vivera Pharmaceuticals para aceptar su oferta de realizar las pruebas a los trabajadores de forma gratuita.

Hay múltiples demandas de trabajadores de la ciudad contra los mandatos. Una de ellas fue presentada por el sindicato de la Policía de Los Ángeles, pero su próxima cita en el Corte no es hasta el 8 de diciembre. El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dijo en una conferencia de prensa que los trabajadores de la ciudad deben ser vacunados antes del 18 de diciembre o “deben estar preparados para perder su trabajo”.

El 8 de noviembre —en lo que podría ser la protesta más coordinada y unida de los trabajadores de la ciudad de Los Ángeles de varios departamentos en la historia reciente— miles de bomberos, policías, maestros, trabajadores sindicales y trabajadores del metro de la ciudad se reunieron cerca del Ayuntamiento de Los Ángeles para protestar por las pruebas draconianas y los mandatos de vacunación.

Socorristas de Los Ángeles están siendo despedidos a pesar de servir por años

Jeff Burmeister del LAFD fue despedido recientemente, después de 16 años en el servicio público.

En un desgarrador post de Instagram, Burmeister declaró lo siguiente: “Traicionado. Enfadado. Triste. Temeroso. Desesperado. Conmocionado. Amargado. 16 años como empleado leal a la ciudad de Los Ángeles. 16 años sirviendo al público en sus momentos de mayor necesidad. 16 años de ser un empleado tan bueno como sea posible. Sin reprimendas. Sin deméritos. Sin quejas. No hay disciplina formal. Nada. Revisiones excepcionales de los empleados. Mentor. Instructor. Líder. 16 años de trabajo. 16 años de esfuerzo. Y, sin embargo, hoy mi departamento me ha dado un ultimátum”.

¿Qué ocurrirá con los miles de ‘trabajadores municipales incumplidores’, muchos de los cuales son los primeros en responder y son esenciales? ¿Se abrirá una investigación sobre el contrato multimillonario sin licitación entre Bluestone y la ciudad de Los Ángeles? Solo el tiempo lo dirá, pero una cosa es segura: Los Ángeles pronto será mucho menos segura si cientos o miles de los socorristas y sus trabajadores municipales son despedidos por no cumplir las normas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
You Have a Point

El feminismo y la desconstrucción masculina: You Have a Point

Next Article

A horas de unas falsas elecciones en Venezuela, nace una oportunidad única para salvar al país

Related Posts
Total
7
Share