fbpx
South Parck Trans

South Park advirtió en 2019 sobre las políticas de género en los deportes que ahora promueve Biden

En un como siempre hilarante capítulo de la serie South Park, ya se exploraba cómo este tipo de medidas a favor de los transgénero, que aparentemente suenan muy bonitas, inclusivas y progresistas, en realidad tienen nefastas consecuencias.

[Read in English]

La nueva Administración Biden-Harris parece tener la determinación de convertir el día a día de toda la sociedad americana en un capítulo de South Park. Nada más llegar a la Casa Blanca, y después de haber insinuado que Donald Trump era un dictador por firmar demasiadas órdenes ejecutivas, Joe Biden ha firmado 17 de estas en sus primeros días como presidente, superando con creces a sus antecesores.

Varias de estas órdenes han sido un guiño a la comunidad LGBT, destinadas a exigir al Gobierno federal que no discrimine con base en la orientación sexual o la identidad de género. En concreto, dos de sus medidas han tratado de contentar al lobby transgénero: deshacer la prohibición de Trump para admitir en el Ejército a transexuales y compeler a las instituciones educativas que reciben financiación federal a admitir en sus equipos deportivos femeninos a hombres biológicos que se identifiquen como mujeres.

En un como siempre hilarante capítulo de la serie South Park, ya se exploraba cómo este tipo de medidas a favor de los transgénero, que aparentemente suenan muy bonitas, inclusivas y progresistas, en realidad tienen nefastas consecuencias.

En el séptimo episodio de la vigesimotercera temporada, titulado “Board Girls” y emitido el 13 de noviembre de 2019, se muestra las consecuencias reales que para el deporte femenino tendrían este tipo de políticas de inclusión.

La subdirectora de la escuela de primaria de South Park, “Strong Woman” (sí, así se llama el personaje), es la novia y madre de los hijos del director PC (Peter Charles, siendo sus iniciales referencia a “políticamente correcto”). Ambos personajes son muy progresistas y siempre preocupados por parecer políticamente correctos e inclusivos, tratando de nunca ofender a nadie.

La subdirectora, haciendo honor a su nombre, lleva años preparándose para la competición deportiva femenina de “Strong Woman” para demostrarle a todo el pueblo su empoderamiento y feminismo. Su sueño de convertirse en la ganadora se ve amenazado cuando en esta edición se anuncia la participación de Heather Swanson, una atleta transgénero.

Heather Swanson, quien hasta hace unas semanas era un fornido hombre llamado Blade Jaggart, ahora se autopercibe como mujer y lo único que ha cambiado es su nombre, ya que, obviamente, conserva su físico imponente.

South Park transgénero
Heather Swanson ganando la Strong Woman Competition de South Park. (YouTube)

Por supuesto machaca a todas sus rivales femeninas en la competición, dejando a la subdirectora en segundo puesto. Aunque el director PC descubre que es el ex de su novia y todo lo hace por venganza hacia ella, su corrección política le impide criticarlo… quiero decir, criticarla. La más mínima crítica o cuestionamiento es respondida por Swanson al grito de ¡transfobia! Tanto el director como la subdirectora, con tal de no ver cuestionados su progresismo, tolerancia e inclusividad, anteponen su ideología al sentido común y se dejan avasallar por Blade o, mejor dicho, Heather.

South Park y los transgénero en el deporte en la vida real

Esta absurda situación no solo ocurre en la ficción de South Park. En 2014 una luchadora de artes marciales mixtas (MMA), Fallon Fox, quien había nacido hombre, fracturó el cráneo de su rival femenina. Sin embargo, algunos medios progresistas, en una alocada pirueta mental, propia de un personaje como el director PC de South Park, consideran que Fox incluso tiene desventajas en la competición por ser transgénero.

Más allá de las auténticas palizas por parte de hombres biológicos que pueden recibir las mujeres en los deportes de contacto, esta medida tendrá desastrosas consecuencias para el deporte femenino en general. Para hacernos una idea, según Tucker Carlson, solo en Estados Unidos hay 300 atletas masculinos que son estudiantes universitarios con mejores marcas que la corredora más rápida del mundo en la modalidad de 400 metros.

Tratando de seguir la “ilógica lógica” de los progresistas, y asumiendo sus premisas y hasta su lenguaje, si la concepción binaria normativa del sexo es la raíz de todo mal, ¿lo lógico no sería crear una categoría deportiva exclusiva para personas transgénero? ¿Por qué ceñirse al -según ellos, ellas y elles- anticuado binomio de deportes femeninos y masculinos?

En South Park, Eric Cartman y el propio director PC, llegaban a una conclusión similar: no permitir que el poder político interfiera en las decisiones de las organizaciones deportivas privadas y que puedan elegir libremente si son exclusivamente masculinas, exclusivamente femeninas, mixtas o, por qué no, transgénero.

Esto sería, sin duda, mucho más diverso que las imposiciones del tándem Biden-Harris, quienes por hacer un brindis al sol para sus votantes transgénero y progresistas, están dinamitando los incentivos y los sueños de millones de atletas femeninas en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
restaurantes

Los restaurantes en USA están en terapia intensiva: "nos queda poco tiempo"

Next Article
Joe Biden - El American

Biden se compromete con Japón a defender territorio disputado con China

Related Posts
Total
0
Share