fbpx

Lo siento taxis, tienen que competir como todos los demás

El estado de Georgia dio un paso gigante contra el capitalismo de compinches

Por Brittany Hunter

El estado de Georgia adoptó una postura contundente contra el capitalismo de compinches al negarse a utilizar fondos públicos para rescatar a las empresas de taxis y defender el derecho de existencia del sector de viajes compartidos.  

Desde que el transporte compartido se ha convertido en el medio preferido de los pasajeros que buscan un viaje rápido, el sector de los taxis ha estado buscando formas de superar a estas empresas sin tener que trabajar realmente para adelantarse a la competencia.

Al igual que otras entidades empresariales privadas que se consideran inmunes a la competencia en un mercado abierto y libre —el sector hotelero es otro ejemplo—, las empresas de taxis han recurrido a los gobiernos locales para protegerse de la creciente amenaza de aplicaciones como Uber y Lyft.  

Aunque el sector tradicional del taxi ha disfrutado de varias victorias legislativas a la hora de aplastar a su competencia, la demanda de los consumidores de viajes compartidos ha demostrado ser una fuerza demasiado poderosa para que los compinches del taxi puedan ignorarla, por mucho que gasten en grupos de presión.

A finales de 2016, la legislatura de Massachusetts aprobó una normativa a favor de estos compinches del transporte, que presionaron sin descanso a favor de una legislación que gravara con impuestos adicionales al sector del ridesharing.

Como si los impuestos no fuesen lo suficientemente malos por sí mismos, la ley dicta que el impuesto recaudado de Uber Lyft se destine directamente a ayudar a las empresas de taxis a innovar y competir con el sector del transporte compartido. Básicamente, esta nueva ley obliga a las empresas de transporte compartido a financiar directamente a su competencia.

No hay demostración más clara de capitalismo de compinches que utilizar el largo brazo del Estado para proteger un negocio de las fuerzas orgánicas del mercado desenfrenado y las compañías de taxis han estado disfrutando de un monopolio indiscutible en el mercado del taxi durante más de 80 años.

Mientras que la industria del taxi puede haber salido victoriosa al aplastar la competencia en Massachusetts, el Tribunal Supremo de Georgia no se dejó influenciar tan fácilmente.

En una decisión unánime, el Tribunal Supremo del estado falló a favor del transporte compartido al reconocer y mantener una ley estatal que permite la existencia de estas empresas en Georgia. El caso en cuestión se centraba en las leyes de medallones anticuadas y excesivamente caras de Atlanta.

Al igual que otras grandes ciudades de Estados Unidos, los taxis de Atlanta están sujetos a leyes de “medallones” anticuadas que reprimen la competencia. Al igual que otras formas de licencia gubernamental, estos medallones sirven como una forma de “certificado de necesidad y conveniencia pública”, que se requiere legalmente antes de que uno pueda operar legalmente un taxi en la ciudad. 

Destinados a controlar el número de taxis que circulan por la ciudad, limitando el número de taxis en circulación a 1,600, estos medallones llegaron a costar más de $80,000 dólares. Un precio elevado, pero si se compara con los costos de los medallones de la ciudad de Nueva York, los taxistas de Atlanta conseguían un buen negocio.

Para los taxistas de Nueva York, estos medallones emitidos por el gobierno llegaron a costar un millón de dólares cada uno. Y estas cuotas deben pagarse antes de que el taxista obtenga ningún beneficio. Esto significa que alguien que espera ganarse la vida en esta industria debe primero ser capaz de pagar esta cuota escandalosa para poder hacerlo. 

Por suerte para el Estado, el atractivo de la conducción de taxis, especialmente para los recién llegados a este país, es la posibilidad de ganar dinero rápidamente por una habilidad que muchos individuos ya poseen: manejar un vehículo de motor. Esto ha permitido al Estado salirse con la suya en el robo de cobrarle a los ciudadanos por el “privilegio” de ganarse la vida.

Pero la capacidad del Estado para controlar el sector de los taxis se ha visto amenazada por la popularidad del transporte compartido. Gracias al éxito de empresas como Uber, las grandes ciudades ya no podían salirse con la suya cobrando esas abominables tarifas a cambio de los medallones emitidos por el gobierno. Ahora, los que quieren ganarse la vida en la industria del transporte tienen un punto de acceso más fácil a través de UberLyft o una de las muchas otras aplicaciones para compartir viajes que existen hoy en día.

Esto ha hecho que las tarifas de los medallones disminuyan en las principales ciudades del país, ya que los que no pueden pagar se saltan las barreras gubernamentales uniéndose al sector del transporte compartido.

Desde que Atlanta adoptó el uso compartido de vehículos, los costos de los medallones se han reducido.

En 2015, la legislatura de Georgia dio los primeros pasos para proteger el ridesharing cuando aprobó la ley HB 225, que impedía que se aprobaran futuras leyes sobre medallones. Si bien esto fue un paso en la dirección correcta, no hizo nada para modificar las leyes de medallones existentes, lo que resultó ser problemático ya que la industria del taxi tradicional continuó ampliando su guerra contra el sector del ridesharing.

En los primeros meses en que el estado permitió a los conductores de viajes compartidos recoger pasajeros en el congestionado aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, Uber y Lyft recibieron el doble de trabajo que los taxis tradicionales, realizando más de 250,000 viajes en poco tiempo.

Esto, por supuesto, no es un buen augurio para las compañías de taxis, que no han estado dispuestas a innovar sus servicios para competir con las modernas aplicaciones de transporte compartido. De hecho, desde que Atlanta acogió con los brazos abiertos el uso compartido de vehículos, los precios de los medallones han caído por debajo de los $10,000 dólares.

Aunque hay que celebrar la reducción de los costos de la regulación gubernamental, para los que entraron en el mercado del taxi antes de que bajaran los precios de los medallones, hay una amarga disposición frente al cambio en la regulación. De hecho, la amargura se convirtió en ira cuando los taxistas de Atlanta exigieron que el estado compensara a los que pagaron de más por los medallones antes de que Uber y Lyft incidieran en los costos.

Al presentar una demanda colectiva, los abogados que representan a los taxistas implicados en el caso afirmaron que, al flexibilizar las restricciones dentro del sector de viajes compartidos, los taxistas han perdido propiedades a manos del gobierno. Este argumento pretendía culpar al gobierno de la pérdida de ganancias por parte del sector de taxis, tras el auge del ridesharing.

Dado que las leyes de medallones sancionadas por el estado son en gran parte culpables de este enfado por parte de los taxistas, la única solución sustancial al problema sería apoyar la abolición total de las licencias gubernamentales. Sin embargo, las leyes de medallones están fuertemente defendidas por los gigantes de la industria del taxi que no tienen ningún problema en utilizar al gobierno para sus propios fines.

Aunque la continuidad de las leyes sobre medallones sigue siendo problemática, el Tribunal Supremo de Georgia reconoció al menos que la demanda de los consumidores no puede ser frustrada por el estado. La decisión de mantener la presencia del sector del transporte compartido en el estado demuestra el importante papel que ha desempeñado este tipo de transporte en la defensa de un mercado verdaderamente libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Venezolanos en Iquique: ¿migrantes ilegales o refugiados?

Next Article
Eduardo Verástegui invitó a participar en la marcha por la vida en México

Eduardo Verástegui invita a participar en marcha por la vida en México

Related Posts
Total
9
Share