fbpx



USS Blue Ridge Indo-Pacífico

Tensión en Indo-Pacífico por despliegue de más de 300 marines a Japón

El USS Rafael Peralta, uno de los destructores más nuevos de la Marina de los Estados Unidos, llegó a Japón para apoyar la estabilidad de la región Indo-Pacífico

La tensión en la región Indo-Pacífico crece tras las decisiones de Washington para fortalecerse ante el avance los regímenes autoritarios, principalmente de China y Corea del Norte.

China se opone de manera férrea a la incursión militar y diplomática de Estados Unidos en la región y ha presionado a los aliados americanos con incursiones de diversos tipos.

Dragas de arena para debilitar a Taiwan, barcos militares en la costa de Japón y presión diplomática a Corea del Sur, además de las maniobras militares sobre la Séptima Flota de Estados Unidos en el estrecho Taiwán, son algunas de las estrategias de China para presionar por la presencia americana.

Además de aumentar la presencia militar en Indo-Pacífico, la administración Biden designó a Jung Pak como subsecretaria adjunta de la Oficina de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico en el Departamento de Estado.

Según los medios de comunicación, Pak es “crítica de las cumbres Trump-Kim y aboga por la desnuclearización total” por parte del régimen comunista, en medio del escándalo que envuelve al presidente de Corea del Sur Moon Jae-in, por sus presuntos planes para ayudar a construir una planta de energía nuclear a Corea del Norte.

Una flota americana robusta para la región Indo-Pacífico

Los marines a bordo del Rafael Peralta arriban a Japón en el momento en el que Tokio protesta ante China por “dos incursiones en aguas territoriales japonesas”. Cabe recordar que Beijing promulgó una ley de seguridad nacional que le permite responder militarmente a cualquier agresión internacional.

El Rafael Peralta se convirtió el jueves en el duodécimo buque de guerra en la región Indo-Pacífico con base en Yokosuka en Japón, junto con el portaaviones USS Ronald Reagan y el buque de mando de la Séptima Flota de Estados Unidos, el USS Blue Ridge. (NikkeiAsia)

La influencia del Partido Comunista chino (PCCh) en la región crece con el apoyo al golpe militar en cabeza del jefe militar Min Aung Hlaing en Myanmar, y las incursiones militares a Japón y a Taiwán.

Estados Unidos desde la administración Trump ha fortalecido su presencia en Asia y ha incrementado el apoyo a los aliados americanos en la región.

La administración Biden analiza la situación de seguridad en cabeza del secretario Lloyd Austin, ya que según el Presidente americano, Austin “liderará una revisión de la postura global de nuestras fuerzas para que nuestra huella militar esté alineada apropiadamente con nuestra política exterior y prioridades de seguridad nacional”.

Para los analistas el enfoque de Biden va encaminado a fortalecer los aciertos de Trump y a incrementar “las voces” en contra de los regímenes. En esa medida Alemania y el Reino Unidos desplegarán miembros de sus fuerzas armadas a la región Indo-Pacífico.

Mapa de la región Indo-Pacífico. (shutterstock)
Alerta por enfoque de Corea del Norte

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reconoció en los medios de comunicación que el problema nuclear de Corea del Norte “empeora con cada cambio de gobierno” y enfatizó la idea de revisar las políticas, incluidas las nuevas sanciones.

Con la designación de Jung Pak, el enfoque de Estados Unidos en la actual administración se encamina a endurecer las sanciones contra Pyongyang. Pak es partidaria además, de aumentar la presencia de revisores internacionales sobre los derechos humanos en Corea del Norte.

Según la prensa japonesa, Tokio reportó que Corea del Norte no ha realizado una prueba de lanzamiento de clase de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) desde la reunión cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte en junio de 2018, pero si ha lanzado pruebas de misiles de corto alcance.

Televisión de Corea del Sur muestra el lanzamiento de una serie de proyectiles de corto alcance desde Corea del Norte entre 2019 y 2020. (Efe)
Televisión de Corea del Sur muestra el lanzamiento de una serie de proyectiles de corto alcance desde Corea del Norte entre 2019 y 2020. (Efe)

Los aliados americanos en el Indo-Pacífico como Pak insisten en que el expresidente Trump “nunca fijó las restricciones de corto alcance” y tampoco solucionó la desnuclearización, dándole vía libre al régimen de Kim Jong-un para mejorar la tecnología de su armamento, informó la prensa.

Corea del Sur en la mira de Estados Unidos Y Japón

La Presidencia de Moon Jae-in en Corea del Sur continuó con la política de la expresidenta Park Geun-hye de tener relaciones sólidas con China y Estados Unidos al mismo tiempo.

Sin embargo los medios han destacado que al introducir Corea del Sur el sistema de interceptación de última generación del ejército americano “High Altitude Defense Missile (THAAD)”, Beijing desató sanciones económicas sobre Seúl, haciendo insostenible para los analistas, la relación estable con Washington sin comprometerse a combatir al PCCh.

La estabilidad y seguridad de la región Indo-Pacífico necesita del compromiso de los aliados de Estados Unidos para combatir al Partido Comunista chino, según la prensa japonesa.(Efe)
La estabilidad y seguridad de la región Indo-Pacífico necesita del compromiso de los aliados de Estados Unidos para combatir al Partido Comunista chino, según la prensa japonesa.(Efe)

Por el contrario, lejos de combatir al PCCh, Corea Del Sur en cabeza de Moon, ha elogiado la labor de Xi Jinping y del Partido Comunista chino, dándole la espalda a las víctimas del régimen de Beijing y a la estrategia de un Indo-Pacífico Libre y abierto.

La situación ha hecho que entre Japón y Corea del Sur hayan aumentado los enfrentamientos diplomáticos y comerciales. Japón ha tenido que soportar con la carga económica y militar para combatir por un lado a la armada China y por otro monitorear los movimientos militares de Corea del Norte, mientras que Moon y Xi disfrutan de la luna de miel, según la prensa japonesa.

A su vez, ya que desde la administración Trump comenzaron a protegerse los derechos de las minorías religiosas en Xinjiang, aliados de Washington como Inglaterra, Australia, Japón y Taiwán han continuado con medidas que incluso podrían llevar a restringir el comercio con China.

Japón sigue firme con la apuesta de una región Indo-Pacífico libre y abierta, y espera lograr una reunión entre los jefes de Estado tan pronto Estados Unidos controle la pandemia de Covid-19, informó la prensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
consejo de derechos humanos - onu

Pese al desprestigio: USA vuelve al Consejo de Derechos Humanos en ONU

Next Article
James Dean - El American

James Dean: tres películas y una maldición

Related Posts
Total
1
Share