fbpx
Saltar al contenido

Terminemos con la democracia

Democracia, El American

Esta entrada también está disponible en: English

[Read in English]

“La democracia siempre fue una mala idea, una que fomenta el mayoritarismo sin sentido, la complacencia política, el robo, la redistribución, la guerra y una mentalidad de arrogancia entre votantes supuestamente nobles. Es una idea cuyo tiempo ha pasado, tanto a nivel nacional como internacional. El futuro de la libertad está descentralizado y será liderado por naciones y regiones separatistas más pequeñas donde la autodeterminación real y el consenso real no son una ilusión. Jefferson y Hoppe tenían razón sobre la democracia, pero fue necesario que Trump y el Brexit mostraran al mundo lo rápido que las elites la abandonan cuando no prevalecen”. – Jeff Deist

Después de escuchar la palabra “democracia”, muchos argumentarán que esta no es una verdadera democracia porque no se escuchan las voces de la gente. Otros sostendrán que, para empezar, quizás el sistema de la democracia nunca fue grandioso. No lo es. La democracia tiene muchos defectos, y es debido a la democracia que nos encontramos hoy aquí.

Inmediatamente luego de la inevitable indignación física que se producirá después de escuchar la frase “deshagámonos de la democracia”, la gente preguntará si alguien tiene un sistema mejor en mente. Algunos podrían sugerir que sería preferible una monarquía. Una vez más, inevitable indignación.

Después de escuchar los pros y los contras de cualquier otro sistema de gobierno, especialmente los pros, la gente a menudo se pregunta si hemos pensado en alguno de estos otros sistemas de autoridad. A veces esta curiosidad es genuina y seria, otras veces es burlona y arrogante.

"*" señala los campos obligatorios

Will you be voting in the upcoming midterm election?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

En verdad, puede ser que no hayamos pensado bien las cosas, en términos de alternativas a la democracia. Pero, ¿hemos pensado detenidamente la democracia? Esa palabra que parece estar asociada con “bueno” y “justo” e “iluminación”; cuando quizás no debería estar correlacionado con esas palabras en absoluto.

Ralph Nader, un activista político y abogado americano, dijo: “La brecha democrática en nuestra política y nuestras elecciones expresa una profunda sensación de impotencia por parte de las personas que abandonan el voto, no votan o votan con desgana por lo ‘menos peor’ cada cuatro años, y luego se preguntan por qué, después de cada ciclo, lo menos peor empeora”.

¿Es eso realmente lo que queremos? Parece que este es el tren en el que estamos, pero algunos queremos bajarnos. Algunos de nosotros queremos terminar con la democracia.

La democracia se define como un sistema de gobierno en el que el poder recae en el pueblo y lo ejerce directamente o mediante representantes libremente elegidos. Incluso si su nación no tiene una democracia directa, sigue siendo una democracia. La gente vota y los representantes son elegidos. Causa y efecto.

Esta forma moderna de gobierno, supuestamente por el pueblo, tiende a hacer que “el pueblo” y sus políticos electos estén orientados al presente. El pensamiento general cambia de “¿qué podemos hacer por el futuro de nuestra sociedad?” a “¿qué podemos hacer por la gente ahora para obtener su voto en la próxima ronda de elecciones?”

No hay ningún legado de un encargado del gobierno, o rara vez. Cuanto más haga un político por el futuro, menos lo apreciarán sus electores ahora. Las sociedades que están orientadas hacia el presente, ralentizarán o harán retroceder el proceso de civilización. Un político que acumula deudas, no tiene por qué preocuparse por ellas. Está tomando prestado de la generación futura; ya no será su problema una vez que esté fuera de la oficina. Tampoco será problema de su familia. Por lo tanto, algunos libertarios pueden encontrar algo en común con los monárquicos. Los monárquicos abogan por un gobernante donde su familia tiene un interés en el florecimiento de la nación, algunos libertarios por una privatización del gobierno donde dicha entidad gubernamental trata a la nación como un negocio que también necesita mirar la sustentabilidad y el éxito a largo plazo. Por supuesto, hay fallas en ambas ideas, pero no necesariamente más que en un gobierno público.

Con frecuencia damos glamour a la idea de democracia y la asociamos con orgullo con la antigua Grecia. Dado que lo vemos como el lugar de nacimiento de este sistema de gobierno, a menudo ignoramos que otro de los grandes logros de la Antigua Grecia, la Filosofía, desconfiaba mucho de la Democracia.

Sócrates, uno de los padres fundadores de la filosofía griega, era muy pesimista sobre la democracia. Hizo la analogía para preguntar: “Si se dirigiera a un viaje por mar, ¿a quién le gustaría idealmente decidir quién estaba a cargo del barco? ¿Cualquier persona? o ¿gente educada en las reglas y demandas de la navegación? ”

En un interesante y trágico giro de fe, Sócrates fue condenado a muerte en un juicio con jurado por un estrecho margen de votación, donde 500 atenienses fueron convocados para pesar cargos sobre su destino por estar corrompiendo a la juventud de Atenas con sus ideas.

Hemos dado el voto a todos sin relacionarlo con el de la sabiduría. Y Sócrates sabía exactamente adónde conduciría eso: a un sistema que los griegos temían sobre todo, la demagogia.

dēmos ‘la gente’ + agōgos ‘liderando’

Uno de los padres fundadores de esta gran nación, John Adams, también hizo una predicción sombría sobre la democracia: “Recuerde, la democracia nunca dura mucho. Pronto se desperdicia, se agota y se suicida. Nunca ha existido una democracia que no se haya suicidado”. Quizás, hemos llegado a ese punto.

Total
1
Share