fbpx
Saltar al contenido

The Lost City (2005): la canción de amor a Cuba de Andy García

the lost city andy garcia efe

Esta entrada también está disponible en: English

[Read in English]

El próximo 1 de enero de 2022 se cumplirán 63 años del triunfo de la revolución comunista de Fidel Castro en Cuba, que supuso la derrota de todo atisbo de libertad y esperanza para el pueblo cubano. La película The Lost City (2005), dirigida y protagonizada por Andy García es una excelente obra para entender cómo se fraguó la implantación del régimen comunista en Cuba y las nefastas consecuencias que trajo, tanto para la isla como para el resto de países en su área de influencia.

the lost city andy garcia
Andy García, quien tuvo que abandonar Cuba con apenas 5 años. Fuente: EFE de Sebastien Nogier

The Lost City cuenta la revolución comunista en Cuba a través de la historia de Fico Fellove (Andy García) y su familia. Esta historia, intimista y familiar, en realidad encierra una alegoría de cómo el socialismo es capaz de destruir hasta los más fuertes vínculos y lealtades familiares y, por extensión, todo el tejido social.

El guion está firmado por el ilustre escritor cubano Guillermo Cabrera Infante desde su exilio en Gran Bretaña, quien entregó el primer borrador a Andy García allá por 1990 —cuando el actor empezaba a consagrarse tras sus papeles en The Untouchables y The Godfather Part III— pero la película necesitó 16 años para poder estrenarse. Tanto se demoró, que Guillermo Cabrera Infante solo alcanzó a ver el montaje inicial de The Lost City pocos meses antes de su muerte en febrero de 2005.

Esta demora no fue fruto del rodaje —que apenas necesitó de unos escasos 35 días—, sino de los problemas de financiación que tuvo que enfrentar Andy García, al que Hollywood dio la espalda, teniendo que buscar el dinero de fuentes alternativas, fuera del circuito habitual de la industria. Una vez más se demuestra que cualquier película que ponga en entredicho el relato izquierdista no es del agrado de un Hollywood entregado a los brazos del ideal marxista.

La crítica especializada —parte fundamental de este contubernio progresista— se apresuró a destrozar The Lost City con peregrinas excusas como su larga duración y lentitud, la rigidez de sus diálogos y el supuesto excesivo sentimentalismo de la historia de amor de la pareja protagonista. Aunque parece evidente que estas críticas suelen disfrazar los motivos reales que causan el disgusto de los estudiosos del Séptimo Arte.

"*" señala los campos obligatorios

Will you be voting in the upcoming midterm election?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Más allá de que la película en general va en contra del relato izquierdista de una revolución heroica, podemos reducir a dos los motivos concretos por los que Hollywood odia a The Lost City. Uno de ellos es que lejos de representar al “Che” Guevara como un intrépido héroe y libertador —como suele ser habitual— lo muestra como el criminal psicópata y sanguinario que realmente fue, carente de compasión y sentido del honor.

La otra cosa que no le perdonan a The Lost City es que muestra claramente que la doctrina socialista no nació del pueblo llano, sino que fue el invento y la excusa de una élite de intelectuales de clase media-alta empachados de la arrogancia de creer que podían dictar a los demás cómo debían vivir.

The Lost City, la historia de Cuba a través de la familia Fellove

En la acomodada familia Fellove se encapsulan las diferentes formas de afrontar la amenaza comunista que tuvieron los individuos y agentes sociales de la época. El padre, un profesor universitario que se oponía a la revolución desde su torre de marfil académica, pero de forma estéril. El hermano mayor, interpretado por Andy García, que estando en desacuerdo con la dictadura de Batista, pensaba que podría apaciguar al nuevo régimen y convivir con el igual que lo había hecho con el anterior, mientras gestionaba de manera discreta, pero exitosa su cabaret, joya del mundo de la noche y el espectáculo de La Habana.

Magnolia Pictures, Crescent Drive Pictures

El hermano del medio, que utilizaba su riqueza y posición social para combatir la dictadura de derechas desde las sombras, mediante acciones terroristas del Directorio Revolucionario, allanando así el camino para el Movimiento 26 de Julio, el ejército comandado por Fidel Castro, al cual se unió el hermano pequeño de los Fellove, y que terminaría tomando la capital desde su santuario militar en Sierra Maestra.

Mediante estas sutiles analogías, The Lost City se encarga de decir lo que nadie se atreve. Fidel Castro y sus secuaces no eran pobres y marginados barbudos echados al monte con un ideal democrático, sino hijos de la clase media-alta que vieron en el comunismo el vehículo ideal para asaltar el poder e imponer sus designios.

Hay otros dos personajes fundamentales para terminar de perfilar el mensaje que Andy García y Guillermo Cabrera Infante trataron de transmitir con The Lost City. Uno es el del cómico interpretado por el inigualable Bill Murray, que en realidad se trata de Cabrera Infante escribiéndose a sí mismo, como testigo silencioso de todo lo que sucedía, pero que cada vez que abría la boca lo hacía para soltar en forma de comentario jocoso una crítica visionaria y demoledora de lo que estaba por venir.

Y, sobre todo, el personaje de Inés Sastre —Aurora Fellove— esposa del hermano mediano de los Fellove que siempre fue el amor imposible de Andy García; primero por ser la mujer de su hermano, y después por convertirse en la “Viuda de la Revolución”, utilizada con fines propagandísticos como rostro bello tras el que se escondían las miserias de la nueva dictadura.

Ella representa a Cuba, y toda la película es una carta de amor a Cuba por parte de Andy García, aunque dada la importancia de la música en la cinta, podría ser más bien una canción de amor. Una canción que trata de un amor inquebrantable, pero imposible, al que Andy García tuvo que renunciar y dejar atrás para huir a Miami en busca de libertad. Un amor mutuo aunque condenado al fracaso por el ingenuo apoyo de ella a la revolución, incapaz de ver que quien verdaderamente ama a Cuba son los exiliados, y no los sátrapas que la han venido dominando en las últimas seis décadas.

Ignacio Manuel García Medina, Business Management teacher. Artist and lecturer specialized in Popular Culture for various platforms. Presenter of the program "Pop Libertario" for the Juan de Mariana Institute. Lives in the Canary Islands, Spain // Ignacio M. García Medina es profesor de Gestión de Empresas. Es miembro del Instituto Juan de Mariana y conferenciante especializado en Cultura Popular e ideas de la Libertad.

Social Networks: @ignaciomgm

Total
1
Share