fbpx

The People vs. Larry Flynt sigue siendo relevante 25 años después

Milos Forman quiso hacer The People vs. Larry Flynt porque lo veía primero como un defensor de sus derechos constitucionales, y como un pervertido en segundo lugar

El pasado miércoles 10 de febrero, en un hospital de Los Angeles murió Larry Flynt a los 78 años de edad, tras una insuficiencia cardíaca. Conocido por ser productor de material pornográfico, tanto en video como revistas —siendo la más famosa Hustler—, muchos lo recordarán por una película. Nos referimos a The People vs. Larry Flynt (1996), dirigida por Milos Forman, que cuenta la vida de Larry Flynt, haciendo especial hincapié en su lucha judicial por defender la libertad de expresión protegida por la primera enmienda.

En la película, podemos ver al propio Larry Flynt, aunque no interpretándose a sí mismo, sino haciendo un cameo como juez de la corte de Cincinnati. Originalmente, el actor predilecto de los productores para hacer de Larry Flynt era Bill Murray, pero este nunca les devolvió la llamada. El verdadero Larry Flynt, muy implicado con la película, quería que lo interpretase Michael Douglas, sin embargo, al final el papel fue para Woody Harrelson, quien por ese entonces era conocido por su inocente personaje en la popular serie Cheers, y por su trabajo en la violenta Natural Born Killers de Oliver Stone.

the people vs. larry flynt
Woody Harrelson como Larry Flynt. Fuente (YouTube)

Woody Harrelson ya empezaba a tener un aura de “enfant terrible” en Hollywood, lo que encajó perfectamente con Larry Flynt, polémico y provocador por naturaleza. De hecho, a pesar de que The People vs. Larry Flynt contó con varias nominaciones a los Premios Oscar, la Academia le negó a Larry Flynt la invitación a la ceremonia de entrega. Woody Harrelson, nominado como mejor actor por este papel, y casi aún metido en el personaje, llevó a Larry Flynt a la gala como su acompañante.

Larry Flynt, siempre controvertido por su profesión, despertó tantas antipatías como simpatías. Milos Forman, director de la película, declaró que a pesar de que pensaba que la pornografía era degradante para las mujeres, quiso hacer esta película porque veía a Larry Flynt primero como un defensor de sus derechos constitucionales, y como un pervertido en segundo lugar.

The People vs. Larry Flynt y la primera enmienda

Aunque The People vs. Larry Flynt cubre diferentes etapas de su vida, desarrollándose en los años 1952, 1973, 1975, 1978, 1986, y 1987, el corazón de la historia se centra en su batalla legal por defender la libertad de expresión. Aunque se podría pensar que su principal problema vino por las imágenes que publicaba en sus revistas, la realidad es que lo peor le llegó por las palabras en sus publicaciones.

En concreto, Larry Flynt fue demandado por una viñeta y artículo satírico de la revista sobre el reverendo Jerry Falwell, un pastor bautista y telepredicador. Este pastor, que atacaba furibundamente la pornografía y pretendía la prohibición de la revista de Larry Flynt, no encajó el contra-ataque en el que se le caricaturizaba como un borracho incestuoso.

En una sentencia histórica de la Corte Suprema, se le dio la razón a Larry Flynt, prohibiendo que los personajes públicos reciban una indemnización por daños y perjuicios por el agravio de infligir intencionadamente angustia emocional, si esa angustia emocional fue causada por una caricatura, parodia o sátira que cualquier persona razonable no interpretara como un hecho.

El abogado que consiguió esta victoria para Larry Flynt fue Alan L. Isaacman, interpretado por Edward Norton. Si bien Edward Norton hace de abogado en varios de los juicios, en The People vs. Larry Flynt se fusionan en el mismo personaje varios abogados diferentes que en la vida real lo representaron. Pero lo que sí es textualmente igual, punto por punto, es el alegato de Isaacman ante la Corte Suprema.

En los últimos tiempos, la sociedad americana, lejos de fortalecerse en su creencia en el principio de la libertad de expresión, parece haberse infantilizado y lanzado en brazos de la cultura de la ofensa. 

Fomentada por la izquierda, en especial en las universidades, se ha instalado la creencia de que hay que proteger a las personas de las palabras que puedan herir su delicado ego o, lo que es peor, que puedan resultar hirientes para un colectivo. Abriendo así la puerta a que se esté no solo practicando la censura en más ámbitos cada vez, sino que además esto sea aplaudido sin tener en cuenta sus terribles consecuencias.

En tiempos en los que el establishment y las Big Tech ejercen una censura rampante, The People vs. Larry Flynt debería recordarnos que la censura en sí misma es mucho más peligrosa que lo que cualquier persona pueda decir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

MAGA, VOX y la nueva derecha: entrevista a Hermann Tertsch

Next Article

La mayoría de los americanos cree que Biden es una "marioneta de la izquierda"

Related Posts
Total
1
Share