fbpx
Thomas Wenski - Miami - El American

Arzobispo Thomas Wenski de Miami: “Los latinos son el futuro de la Iglesia Católica en Estados Unidos”

“Creo que necesitamos una reforma migratoria porque no necesitamos una subclase permanente en Estados Unidos”

[Read in English]

El arzobispo Thomas Wenski lidera la arquidiócesis de Miami desde 2010. Como arzobispo de una de las diócesis con mayor diversidad étnica, si no la más diversa de Estados Unidos, con más de 70 % de población latina, es lógico que habláramos con él en El American sobre la “new Latino narrative”.

Los latinos están revitalizando sus comunidades en todo Estados Unidos con un espíritu emprendedor incomparable. Dos de cada cinco nuevas empresas en Estados Unidos son creadas por latinos, a pesar de que solo una de cada cinco personas en Estados Unidos es latina. La Iglesia Católica de Estados Unidos es uno de los mejores ejemplos de ello.

“Aquí, en la arquidiócesis de Miami, tengo 110 parroquias. Y en esas 110 parroquias, tenemos ocho párrocos que yo describiría como blancos no hispanos, y todos ellos son de origen irlandés. Tengo latinos de Chile, Paraguay, Argentina, Colombia, Perú, Venezuela, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, México, El Salvador. Tengo sacerdotes de toda América Latina e incluso de España que trabajan aquí. Tengo pastores que trabajan aquí que vienen de la India, de Brasil y de África”, dijo el arzobispo Thomas Wenski.

Hablamos con el arzobispo Wenski sobre la pandemia actual, la relación entre los obispos y el presidente Biden, y los latinos en la Iglesia católica.

El arzobispo Thomas Wenski sobre la pandemia

“Aquí en Florida, el gobernador tuvo cuidado de decir que las restricciones que estaba poniendo no se aplicaban a las reuniones religiosas. Sin embargo, como líderes religiosos, también teníamos que comportarnos de forma responsable y no invitar al virus a infectar a nuestra gente. Así que creemos que no necesitamos el látigo del Gobierno para que nos comportemos con prudencia”, dijo Thomas Wenski a El American.

Aunque no hay un registro oficial al respecto, afirma que debido a las medidas tomadas en la Arquidiócesis de Miami, no ha habido ningún caso de personas infectadas en las misas católicas.

Sobre los obispos católicos y la administración Biden

No es ningún secreto que la relación entre los obispos católicos y la administración Biden en estos cuatro años será compleja. Biden es el segundo presidente católico de Estados Unidos y está en desacuerdo con muchas de las enseñanzas de la Iglesia, sobre todo con el aborto. Algunos obispos han pedido que se les niegue la Eucaristía al presidente Biden y a otros políticos que apoyan el aborto, o que, al menos, se abstengan de recibirla.

En cambio, otros, sobre todo el arzobispo de Washington, el cardenal Wilton Gregory, no apoyan esas medidas. La Conferencia Episcopal de los Estados Unidos se dispone a votar un documento sobre la Coherencia Eucarística, o, en términos sencillos: ¿Qué hacer con los políticos católicos pro-aborto?

El arzobispo Thomas Wenski cree que esta es una decisión que debe dejarse al juicio prudencial de cada obispo en su diócesis.

“Al igual que Estados Unidos es un sistema federal, donde los estados tienen mucho poder, el obispo es el vicario de Cristo en su propia diócesis. Por tanto, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, no es una especie de superestructura sobre esos obispos. Es una situación que requiere mucho juicio prudencial”, dijo.

“Esto no es una ciencia; es más bien un arte. Es como criar a un niño. Si tienes un hijo y lo botas de la casa cada vez que te grita “te odio”, ese niño no va a pasar de los 18 años en tu casa. Como padre, tienes que saber cuándo darles una bofetada y cuándo hacer como si no lo hubieras oído porque realmente no quieres echar a tu hijo a la calle porque la calle es un lugar peligroso”.

“Ahora bien, puede que tengas que tomar esa decisión si ese niño supone un peligro para tus otros hijos. Si lleva drogas a la casa, puede que no tengas otra opción. Pero en la mayoría de los casos, la mayoría de los padres quieren mantener a sus hijos dentro de la casa y protegerlos y mantenerlos seguros, y creo que esa es la motivación de la mayoría de los obispos”.

Sin embargo, no cree que el presidente Biden esté siguiendo un camino valiente. “Cuando Obama y Biden se presentaron por primera vez a las elecciones, estaban a favor del matrimonio tradicional. Pero antes de su reelección, ambos se declararon a favor del matrimonio gay. Esto no demuestra valentía por su parte. En lugar de ir contra la corriente, decidieron ir con el mundo y salieron a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, dejándonos atrás porque la Iglesia todavía tiene que ser fiel al Evangelio. Nuestra tarea como obispos no es cambiar el Evangelio, sino permitir que el Evangelio nos cambie a nosotros”.

La secularización en Estados Unidos

A finales de marzo, Gallup publicó una encuesta que mostraba que la pertenencia a iglesias había caído por debajo del 50 % por primera vez Yo diría por primera vez desde que se empezó a medir la estadística. Este constante y rápido proceso de secularización es uno de los temas más discutidos dentro de la Iglesia Católica en Estados Unidos y en la mayor parte de Occidente.

“Podemos hablar de una especie de sana secularidad. Y lo vemos en la forma en que podemos tener una separación de la Iglesia y el Estado y podemos tener tolerancia religiosa. Eso demuestra una sana secularidad. Pero el secularismo es una posición ideológica. El secularismo describe lo que ocurre cuando la gente piensa que puede organizar su sociedad y vivir sus vidas como si Dios no importara”.

“La Iglesia es testimonial, es decir que, por cómo vivimos y lo que hacemos y lo que no hacemos, podemos mostrar que Dios sí importa. Y ese es el gran reto que tenemos como hombres y mujeres de fe hoy: vivir vidas coherentes y virtuosas que convenzan al mundo de que Dios sí importa”.

“Creo que es demasiado pesimista decir que la gente no se acerca a la Iglesia Católica. Esta última Pascua, aquí en la Arquidiócesis de Miami, probablemente se bautizaron unas mil personas, personas que eran adultas y vinieron a la Iglesia, estaban en algún tipo de viaje buscando la fe, la encontraron y vinieron”, dijo el arzobispo Thomas Wenski.

Sobre los latinos, la inmigración y el futuro de la Iglesia

El arzobispo Wenski cree firmemente que los latinos son el futuro de la Iglesia Católica en los Estados Unidos. La mitad de los católicos menores de 25 años son latinos, y los seminarios están llenos de jóvenes latinos que desean servir a Dios y a la Iglesia como sacerdotes.

“Todos esos sacerdotes que he descrito de diferentes etnias, se parecen a la gente que tenemos en nuestros bancos porque nuestra población aquí en el sur de Florida es aproximadamente un 75 % de hispanos. Y, si no son inmigrantes, son hijos de inmigrantes. Así que tenemos una población bastante dinámica y diversa. Y creo que por eso, la Iglesia aquí en el sur de la Florida parece un poco más viva que quizás en otras partes del país”.

“El futuro de la Iglesia en Estados Unidos es latino; tengo 155 alumnos estudiando en el seminario, y la mayoría de ellos son hispanos”.

“El 8 de mayo ordenaré a 8 hombres como sacerdotes. Uno de ellos nació en Hawái. Otro nació en Paraguay; otro nació en Brasil; uno cubano, otro en Colombia; uno que es nigeriano, y otro nacido en Estados Unidos, pero sus padres son de Haití”, añadió.

Una de las razones por las que el arzobispo Wenski es conocido es por su defensa de los migrantes, especialmente de los haitianos ¿Cómo debe tratar la Iglesia la migración? “Tenemos que hacer que la Iglesia sea visible para los migrantes y que los migrantes sean visibles para la Iglesia. En eso debe consistir nuestro apostolado con los inmigrantes”, dice.

Y cree que las elecciones de 2020 deberían mostrar al Partido Republicano que abrirse a una reforma migratoria humana es el camino a seguir.

“Aquí, en el sur de Florida, tienes una gran comunidad nicaragüense, una gran comunidad venezolana y una enorme comunidad cubana, y las tres comunidades no están muy enamoradas de las ideas socialistas. Así que, si se añade que ciertas personas del Partido Demócrata promueven ideas socialistas, se ve por qué podrían ir en la dirección contraria”, dijo el arzobispo Thomas Wenski.

“Muchos republicanos pensaban que los inmigrantes serían siempre un electorado natural para el Partido Demócrata y se oponían a la reforma migratoria por ello. El hecho de que muchos inmigrantes o hijos de inmigrantes hayan apoyado al Partido Republicano demuestra que los inmigrantes votarán según sus propios intereses. Depende de cada partido apelar a esos intereses; ningún partido puede reclamar la lealtad de los inmigrantes”, sostuvo.

Por ello, el arzobispo Thomas Wenski tiene la esperanza de que el ala nativista del Partido Republicano no lidere las políticas del partido en materia de inmigración: “Esperemos que los avances que los republicanos han conseguido entre los hispanos en estas últimas elecciones abran los ojos a muchos de los que se han opuesto a la reforma migratoria para que la miren con otros ojos.”

“Creo que necesitamos una reforma migratoria porque no necesitamos una subclase permanente en Estados Unidos. Ya lo hicimos antes, y se llamó Jim Crow. Y no necesitamos pasar por eso de nuevo”, finalizó el arzobispo Wenski.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
62.325 migrantes mexicanos interceptados en marzo en Estados Unidos

62,325 migrantes mexicanos interceptados en marzo en Estados Unidos

Next Article
acusaciones contra Andrew Cuomo

Investigadores tienen más de 200 pistas sobre acusaciones contra Andrew Cuomo

Related Posts
Total
0
Share