fbpx
Saltar al contenido

Thor: Love and Thunder es un estruendoso desastre woke

thor love and thunder

[Read in English]

Thor: Love and Thunder, ha sufrido en su segundo fin de semana en cines la mayor caída porcentual de espectadores de una película de Marvel de la historia. Este hundimiento no se debe al estreno de ninguna otra película importante competidora, por lo que se puede inferir que se debe a que se ha corrido la voz de que es muy mala y soporífera.

La saga de Thor comenzó con un tono sombrío y shakespeariano —su primera entrega estuvo dirigida por Kenneth Brannagh, especialista en Shakespeare—, pero con cada secuela, Thor ha ido pasando de aspirante al trono de Asgard a bufón de la corte.

Ya en Thor: Ragnarok, dirigida por Taika Waititi —quien repite a los mandos de esta cuarta entrega—, pudimos ver que la saga de Thor se iba llenando de purpurina, neones, arcoíris y bromitas, pero en Thor: Love and Thunder, esta transformación se completa hasta un nivel insoportable.

El problema no es que Disney haya decidido una vez más convertir a un héroe clásico masculino en un payaso, el problema es que ni siquiera hace gracia. La película pretende ser una autoparodia de las películas de superhéroes, pero sus chistes son muy, muy flojos. Uno parece estar ante la actuación de un payaso en un cumpleaños infantil, que no hace gracia ni a los padres ni a los niños.

Thor: Love and Thunder es un patético intento de ser una película de Mel Brooks, al estilo de Young Frankenstein o Spaceballs, pero con dos grandes inconvenientes: uno, su humor no le llega ni a la suela de los zapatos al de estas comedias. Y dos, estas películas de Mel Brooks nunca formaron parte del canon de Star Wars o de la Universal Monsters.

Do you think trading Brittney Griner for the russian arms dealer is a fair swap?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

thor love and thunder taika waititi
Taika Waititi ha deconstruido a Thor y amenaza con hacer lo mismo con Star Wars (EFE/EPA de Etienne Laurent)

Thor: Love and Thunder no contenta a nadie

Thor: Love and Thunder defrauda tanto a los fans del Thor clásico, como al público woke al que intenta apelar. Los primeros ven que lo que empezó como una adaptación de Henry V de Shakespeare al mundo de los superhéroes, a modo de cuento con moraleja sobre las consecuencias de la sed de poder y venganza, se ha convertido en una especie de vodevil, o peor aún, en una obra de teatro de fin de curso dirigida por el niño de la clase que tiene un póster de Liza Minnelli en su habitación y organiza sentadas para que en el menú del instituto incluyan leche de soja.

Los segundos, la horda woke, tampoco ha quedado satisfecha con el resultado, y acusan a Thor: Love and Thunder de “queerbaiting”, es decir, de no ser lo suficientemente gay, a pesar de que Taika Waititi y Natalie Portman aseguraron que sería muy gay.

Al parecer, que dos de sus cuatro protagonistas principales sean explícitamente homosexuales no es suficiente. Una es una valquiria orgullosamente lesbiana, y otro es un hombre de piedra cuyo novio es otro hombre pétreo con mostacho. Supongo que para satisfacer las ansias de los wokes, esta película supuestamente para niños tendría que haber mostrado algo de sexo explícito de estos personajes.

Si tuviéramos que hablar de cebo y cambiazo, deberíamos acuñar el término “Marvelbait”, que es lo que está haciendo Disney con los personajes clásicos de los superhéroes de los cómics. Uno piensa que va al cine a ver a los personajes honorables y heroicos de su infancia, y lo que se encuentra son patanes que son superados y sermoneados por mujeres empoderadas, diversas e inclusivas.

Lo único realmente rescatable de la película es la actuación de Christian Bale como el villano Gorr the God Butcher, que parece estar sacada de otra película distinta y metida en esta con un juego de espejos. No en vano, el propio Christian Bale declaró no saber que estaba entrando en el Universo Cinematográfico de Marvel al participar en esta película. No me extraña, e imagino que viendo el resultado, preferiría no haberlo hecho.

Total
1
Share