fbpx
women the tragedy, Feminismo

La tragedia del feminismo moderno

Las mujeres no necesitan derechos especiales; necesitan liberarse de la agenda feminista y de la religión igualitaria

[Read in English]

Si te dijera que quiero una esposa que se quede en casa y cuide de los niños, probablemente pensarías que me opongo al derecho de la mujer a trabajar y desarrollar su carrera fuera del hogar. En el mundo actual, en el que no se puede creer en las normas tradicionales de comportamiento y reconocer las diferencias entre los sexos, muchos grupos de izquierda te condenan por tu falta de “tolerancia” con las normas actuales.

Esta semana, muchas personas celebraron el Día Internacional de la Mujer vistiendo los colores púrpura y verde. Ahora bien, cualquiera que conozca los asuntos mundiales sabe que en la actualidad en muchas naciones cristianas las feministas se amotinan y destruyen los bienes de la Iglesia. “¡Muerte a los hombres!” es lo que gritan estas locas ignorantes en las calles.

Muchas mujeres conservadoras se manifiestan contra esta hipocresía y empiezan a decir: “No hablen en mi nombre”. Políticas conservadoras como Elsa Méndez (Estado de Querétaro, México) han defendido los valores familiares y el derecho a la vida. Comentaristas políticas como Vanessa Vallejo y Mamela Fiallo se han pronunciado en contra de la agenda de la izquierda al promover una deconstrucción de la feminidad de la mujer y de sus logros. ¿Están en algún programa mediático siendo promovidas como mujeres exitosas? No. De hecho, muchos latinos que viven en Estados Unidos no saben quiénes son estas mujeres. Muchos estudiantes de ciencias políticas, economía e historia ni siquiera tienen una mínima idea de quiénes son estas mujeres.

¿Qué se puede hacer para acabar con toda esta destrucción sin sentido? En primer lugar, leer libros como el de Ludwing von Mises, Socialism: An Economic and Sociological Analysis, que en los años 20 anticipó los problemas que el socialismo creaba para las mujeres. En él, se afirma:

«En la medida en que el feminismo busca ajustar la posición legal de la mujer a la del hombre, en la medida en que busca ofrecerle libertad legal y económica para desarrollarse y actuar de acuerdo con sus inclinaciones, deseos y circunstancias económicas —hasta aquí no es más que una rama del gran movimiento liberal, que aboga por una evolución pacífica y libre—. Cuando, yendo más allá, ataca las instituciones de la vida social bajo la impresión de que así podrá eliminar las barreras naturales, es un hijo espiritual del socialismo».

Marcha en la que se pide el fin del capitalismo y establecer un feminismo socialista. (Flickr)
Marcha en la que se pide el fin del capitalismo y establecer un feminismo socialista. (Flickr)

Muchas mujeres de derecha ven los efectos que el socialismo y el feminismo tienen sobre ellas y cómo el feminismo busca la destrucción de la riqueza y el atractivo que naturalmente tienen las mujeres.

En segundo lugar, pensar por uno mismo en una época en la que el pensamiento independiente está abolido porque puedes “ofender” los sentimientos de otra persona. En la historia de la humanidad, los individuos libres siempre han sido enemigos de la mentalidad colectivista, así que no tengas miedo, mujer, en defender tus opiniones. Rodéate de otras mujeres con mentalidad libre que piensen y compartan tus puntos de vista. La mejor manera de ser independiente es siempre educarse y desarrollar su capital humano en el área de estudio o en múltiples áreas.

En tercer lugar, evita la nueva religión del igualitarismo. Todas las personas en este mundo son diferentes y preciosamente únicas. Por eso, muchas de las feministas e izquierdistas odian el cristianismo porque ven los altos logros culturales que ha ofrecido a todos, como las universidades, la sabiduría convencional y la relación entre los dos sexos. Apreciar el cristianismo te permitirá desarrollar plenamente tu feminidad y el amor por tu familia. Escucha siempre a tu familia y no a tus amigos, la familia es la primera institución donde aprendes la moral y el comportamiento ético, no con tus amigos en un bar o en la escuela.

Finalmente, con todo esto dicho, no pretendo saberlo todo, pero lo que digo es que las mujeres en esta época de relativismo cultural están sufriendo la religión igualitaria y la agenda feminista totalitaria que son caprichos de estas tolerantes y “adorables” “señoras”. Las mujeres deberían empezar a cuestionar todos los estúpidos incentivos que sus compañeras promueven, como los derechos especiales.

Las mujeres no necesitan derechos especiales; necesitan liberarse de la agenda feminista y de la religión igualitaria. Tristemente, hoy en día muchas mujeres siguen ciegas, pero muchas están despertando, y esa debería ser la esperanza en hombres y mujeres para una sociedad futurista próspera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
María Fernanda Cabal

María Fernanda Cabal: «La derecha cobarde termina abriéndole las puertas a la extrema izquierda»

Next Article
QUAD

Japón lidera el QUAD que se reúne para contener el avance de China

Related Posts
Total
1
Share