fbpx
true colors united cyndi lauper

True Colors United: ¿cuáles son sus verdaderos colores?

La campaña #TrueColorsDay de True Colors United defiende que “la vivienda es un derecho humano”

[Read in English]

Durante la última semana, se ha hecho viral una campaña con el hashtag #TrueColorsDay, creada por True Colors United, e impulsada por celebridades como Cyndi Lauper, Joan Jett, Rufus Wainright, Annie Lennox, Panic! at the Disco, Chrissie Hynde, Melissa Etheridge, Peter Frampton, The Temptations y otras viejas glorias de la música pop.

La campaña #TrueColorsDay de True Colors United defiende que “la vivienda es un derecho humano” y prometen nada menos que “crear un mundo en el que todos tengan un lugar seguro al cual llamar hogar”.

True Colors United tweet
“Si True Colors United considera que los jóvenes LGBTQ padecen un especial problema de acceso a la vivienda, tiene mil formas de intentar solucionarlo con fórmulas innovadoras de financiación desde el ámbito privado”. (Twitter)

El hashtag #TrueColorsDay hace referencia al último miércoles del mes de abril, que ha sido designado por True Colors United como “día nacional para la toma de conciencia sobre el problema de la falta de vivienda para jóvenes LGBTQ”.

True Colors United es una organización sin ánimo de lucro —antes conocida como True Colors Fund— fundada en 2008 por la cantante Cyndi Lauper, y que dice “poner en práctica soluciones innovadoras para los jóvenes sin hogar que se centran en las experiencias únicas de los jóvenes LGBTQ”.

Según sus estudios, “los jóvenes LGBTQ tienen un 120 % más de probabilidades de quedarse sin hogar que el resto de los jóvenes”. Y por ello trabajan presionando “a nivel federal, estatal y local para garantizar la existencia de fondos, políticas, sistemas y protecciones vitales que satisfagan las necesidades de los jóvenes LGBTQ sin hogar”.

Es decir, la principal solución innovadora de esta organización no gubernamental es presionar a los gobiernos para que gasten más dinero de los contribuyentes en organizaciones no gubernamentales como True Colors United. Esta maniobra será muchas cosas, pero innovadora, no es.

True Colors United no solo exige al Gobierno que se gaste más en subsidios, sino que apoya que además se redacte todo tipo de leyes que discriminen positivamente a jóvenes LGBTQ. 

Así, aunque dicen creer que “todo el mundo merece un lugar seguro al que llamar hogar, independientemente de su clase, raza, etnia, género, u orientación sexual”, la realidad es que estarían excluyendo de sus ayudas a personas por razón de su género y orientación sexual. Todos sus programas y ayudas van dirigidos exclusivamente a personas homosexuales, bisexuales, transgéneros o personas que se cuestionan su sexualidad.

Es tal la variedad de géneros disponibles con los que identificarse para poder recibir la ayuda, que sería más fácil definirla a través de quiénes quedarían excluidos y discriminados: los sintecho heterosexuales.

true colors united cyndi
Cyndi Lauper, principal impulsora de True Colors United. (EFE)

¿Qué pasaría si una organización benéfica dijera que sus ayudas son sólo para sintecho heterosexuales? ¿Acaso no pondrían el grito en el cielo organizaciones como True Colors United? Y no sólo acusándolos de discriminación, sino además tildándolos de homófobos, y exigiendo que el Gobierno o bien los ilegalice o los obligue a ser inclusivos por ley.

Para ellos, todo aquel que se oponga a su concepto de justicia social, será tildado de homofóbico, supremacista heteropatriarcal, y peligroso fascista al que hay que cancelar. Es como si sus intenciones y sus propuestas no pudieran estar sujetas al análisis, ni al escrutinio, ni a la crítica.

El concepto de “justicia social” de True Colors United no es muy justo, ni es muy social

No es muy justo, porque no parte de un principio de igualdad ante la ley —todos debemos ser tratados igual ante la ley, sin importar nuestro género u orientación sexual— sino que parten de la idea de que todos debemos ser igualados mediante la ley. Es el gobierno y sólo el gobierno, quien puede solucionar los problemas de vivienda de los jóvenes LGBTQ, mediante ayudas, subsidios y regulaciones.

Y tampoco es muy social porque este tipo de políticas asistenciales terminan generando más problemas que los que solucionan. 

Políticas públicas intervencionistas que afectan al mercado de la vivienda como ayudas, subsidios, vivienda pública, controles de precios de alquiler, leyes anti-discriminación, entre otras cuestiones, son las que precisamente generan mayores problemas de acceso a la vivienda.

Por ejemplo, fijar precios máximos de alquiler y dar protección especial a los inquilinos frente al arrendador, hace que se reduzca la oferta de vivienda, suban los precios y aumenten los requisitos para poder alquilar.

Si hay alguien que va a alquilar una casa y teme que le toque un moroso o un mal inquilino, y sabe de antemano que por ley su inquilino estaría especialmente protegido por ser homosexual, se lo pensará dos veces a la hora de elegir. Esa ley que supuestamente favorece al homosexual, en realidad estaría perjudicándolo y limitando su acceso a la vivienda.

Al confundir igualdad ante la ley con igualdad mediante la ley, pasamos de un sistema en el que la homosexualidad del arrendatario sería irrelevante mientras cumpla con sus obligaciones, a un sistema en el que la homosexualidad de una de las partes pasaría a tomar una relevancia enorme en caso de litigio.

Si True Colors United considera que los jóvenes LGBTQ padecen un especial problema de acceso a la vivienda, tiene mil formas de intentar solucionarlo con fórmulas innovadoras de financiación desde el ámbito privado. Recurrir al gobierno para que inyecte dinero público o discrimine positivamente, termina multiplicando el número de pobres y poniendo barreras artificiales que dificultan salir de esa situación de marginalidad precisamente a los colectivos que dicen defender.

Parece como si detrás de la campaña de marketing de True Colors United se escondieran los verdaderos colores de una agenda política de izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Florida levanta restricciones por la pandemia tras exitosa vacunación

Florida levanta restricciones COVID tras exitosa vacunación

Next Article
mascarillas perjudican a los niños

Erin Pein, la enfermera suspendida por decir que mascarillas perjudican a los niños

Related Posts

No olvidemos este año

Luego de más de diez meses de pandemia, la primera conclusión es clara: ninguno tuvo la fórmula del éxito. Pero sí les fue mejor a los que no inmolaron todo por temor a un sermón de alguna organización internacional tomada por China. Y he ahí la segunda conclusión: China es la mayor amenaza que hoy enfrenta la humanidad
Total
0
Share