fbpx
Saltar al contenido

Los Trump, Biden y Pelosi: tres familias poderosas que reciben diferente trato del FBI y el DOJ

Contenidos

Esta entrada también está disponible en: English

El pasado lunes, el FBI allanó la residencia de Donald Trump en Florida. El operativo tuvo una duración de 9 horas, con 30 agentes involucrados y el Departamento de Justicia se amparó en Ley de Registros Presidenciales. Sin embargo, mientras Mar-a-Lago fue revisada de arriba abajo, los usuarios de Twitter pusieron la lupa en que Hunter Biden fue a pasar unas placenteras vacaciones a Carolina del Sur.

El operativo marcó el final de una racha histórica, ya que resulta ser la primera vez que el FBI allana la casa de un expresidente. De acuerdo con The New York Times, semejante misión tuvo lugar porque el “Sr. Trump retrasó la devolución de 15 cajas de material solicitado por funcionarios de los Archivos Nacionales durante muchos meses, y solo lo hizo cuando se convirtió en una amenaza de acción para recuperarlas”, situación que no es ajena a otros exjefes de estado.

Trump allanado y Hunter Biden de vacaciones

Desde que Joe Biden asumiera la presidencia, muchos han sido los republicanos que anticiparon una politización del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés), en este caso comandado por Merrick Garland.

En efecto, el caso más llamativo resulta ser el de Hunter Biden, hijo del actual Comandante en Jefe. La laptop abandonada en Delaware, sus turbios negocios en el extranjero, los presuntos problemas tributarios, el uso de la imagen de su padre para involucrarse en compañías internacionales y los polémicos videos consumiendo sustancias prohibidas y con prostitutas han hecho que muchos se pregunten, incluso no entiendan, ¿cómo es que todavía no fue acusado? El senador Ted Cruz pareciera tener la respuesta a esta interrogante.

"*" señala los campos obligatorios

Will you be voting in the upcoming midterm election?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

“Hunter Biden, quiero decir, este tipo, cuántas videos ha hecho de sí mismo cometiendo múltiples delitos. Si publicaras un video contigo, un montón de crack y prostitutas, alguien llamaría a tu puerta y te procesarían. Pero, si papá vive en el 1600 de la Avenida Pennsylvania, aparentemente las leyes penales no se aplican contigo”, comentó el legislador en una entrevista con Fox News.

En cuanto a la “doble vara” del DOJ para elegir a quien procesar y a quien no, el texano lamentó que “es profundamente corrosivo para nuestro sistema de justicia, cuando el DOJ y el FBI son tratados como brazos partidistas en lugar de ejecutores apolíticos no parciales de la ley”.

Los republicanos ya hicieron saber que, en caso de recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes, planean iniciar nuevas investigaciones y celebrar audiencias para examinar la conducta de Hunter y otros miembros de la familia Biden.

La familia Pelosi tampoco se queda atrás

Otro caso que resulta por lo menos llamativo es el de Paul Pelosi, esposo de la vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. El empresario quedó bajo la lupa en las últimas semanas, por las dudas que levanto su impresionante perspicacia a la hora de comprar acciones.

El pasado 21 de marzo, Paul Pelosi ejecutó varias opciones de compra en acciones de Amazon, que cerraron ese día a un valor de $3259,05 ese día. Hasta aquí todo parece de lo más cotidiano, pero, solo seis semanas después, un anuncio gubernamental disparó el precio de esas mismas acciones.

El Pentágono anunció que rechazó el contrato de $10 mil millones con Microsoft para establecer un servicio de computación en la nube para la agencia: la plataforma de Infraestructura de Defensa Conjunta (JEDI). Amazon también había competido por la licitación en 2019 y se convirtió en un contendiente para el contrato.

A raíz del anuncio, tanto las acciones de la empresa fundada por Jeff Bezos como el bolsillo de Paul Pelosi aumentaron su tamaño.

Este no fue el único episodio del estilo que protagonizó el esposo de la congresista, dado que, el pasado 21 de mayo, Paul Pelosi invirtió hasta $6 millones en acciones del grupo de empresas conocido como FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google/Alphabet).

Ni siquiera un mes después, el 11 de junio, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes adelantó varios proyectos de ley que regularían el poder de mercado de las empresas de tecnología, lo que le sumó una pizca de volatilidad al precio de las acciones de estas empresas.

Al respecto, Craig Holman, del think tank Public Citizen, aseguró que esto “ciertamente plantea el espectro de que Paul Pelosi podría tener acceso a información legislativa privilegiada”. El equipo de Nancy Pelosi le aseguró a Fox News que la vocera “no tenía conocimiento previo de estas acciones”.

Por lo tanto, bajo la dirección de Joe Biden y Merrick Garland, el Departamento de Justicia pareciera tener cierto sesgo a la hora de evaluar qué es digno de ser procesado.

Joaquín Núñez es hincha de Racing Club de Avellaneda y licenciado en comunicación periodística por la Universidad Católica Argentina. Se especializa en el escenario internacional y en la política norteamericana // Joaquín Núñez is a fan of Avellaneda's Racing Club and has a degree in journalistic communication from the Universidad Católica Argentina. He specializes in the international scene and American politics.

Total
0
Share