fbpx
Pensilvania, Trump

Trump desmiente al WaPo: no ha abandonado el caso en Pensilvania

La nueva versión de la demanda en Pensilvania se centra en las acusaciones de que los republicanos estaban ilegalmente en desventaja frente a los demócratas

Abogados de la campaña del presidente Donald Trump redujeron parte de su demanda federal que impugnaba los resultados de las elecciones en Pensilvania. Sin embargo, mantienen irregularidades con 682,479 votos que «fueron contados en secreto», según The Washington Post.

Un reportaje del The Washington Post (WaPo) reveló que la defensa del mandatario presentó una versión revisada de la demanda en la que eliminó las acusaciones que afirmaban que funcionarios electorales violaron los derechos constitucionales de la campaña Trump.

«The Washington Post olvidó leer la denuncia. Noticias falsas. ¡Los vigilantes del voto y la forma en que fueron tratados son un tema muy importante en la queja!», dijo Trump.

Por su parte, Tim Murtaugh, director de comunicaciones de Make America Great Again (MAGA), desmintió al WaPo y aseveró que la demanda en Pensilvania «todavía plantea un problema con las 682,479 boletas electorales».

«Esta historia es completamente errónea. Nuestra demanda en Pensilvania todavía plantea un problema de las 682,479 boletas electorales por correo y en ausencia que se contaron en secreto. Para escribir que habíamos descartado ese argumento, es necesario no leer la queja enmendada”, señaló Murtaugh a raíz del reportaje del WaPo.

De acuerdo con el diario estadounidense, la nueva versión de la demanda se centra en las acusaciones de que los republicanos estaban ilegalmente en desventaja porque algunos condados de tendencia demócrata permitieron a los votantes corregir errores en sus boletas electorales por correo. Los condados han dicho que esto afectó solo a una pequeña cantidad de votos.

Asimismo, en la demanda corregida se mantiene la petición al juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Matthew Brann, que bloquee la certificación de los resultados electorales de Pensilvania. 

«A nuestros observadores electorales se les negó el derecho legal a un acceso significativo al conteo de votos y todavía tenemos ese reclamo en nuestra queja. Hemos conservado nuestro derecho a presentar estos argumentos», dijo Murtaugh.

En su demanda revisada, la campaña de Trump le pidió nuevamente al juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Matthew Brann, bloqueara la certificación de los resultados electorales de Pensilvania. 

La campaña de Trump dijo el domingo por la noche que la versión revisada aún contiene afirmaciones sobre la falta de acceso para los observadores en una sección introductoria. Alegan que los funcionarios de Filadelfia mantuvieron a los observadores detrás de una barrera que estaba demasiado lejos del lugar de conteo.

Pensilvania
Seguidores de Donald Trump denunciando fraude. (AFP)

Afirman que los funcionarios aplicaron una lectura demasiado literal de una ley estatal sobre que cada partido y candidato puede tener un representante en la sala mientras se cuentan los votos.

«Las autoridades de Filadelfia le han pedido al tribunal que revoque la orden de un tribunal de apelaciones estatal para permitir que los observadores de la campaña de Trump observen el conteo desde seis pies de distancia», señala WaPo.

Más desacuerdos con los abogados

Según un reportaje del The Wall Street Journal reveló que dos abogados del mandatario le aseguraron a los jueces que no creen que haya fraude electoral. El diario estadounidense señaló que al ser interrogados por los jueces que manejan los casos, dos de los abogados de Trump se apartaron de las sugerencias de que la elección fue robada o fraudulenta.

Asimismo, el pasado viernes 13 de noviembre WaPo también aseguró que «Trump abandonó un desafío legal en Arizona». La campaña del presidente, junto con el Partido Republicano estatal y nacional, inició una demanda la semana pasada en Arizona alegando que algunos votos en persona emitidos en el condado de Maricopa fueron rechazados indebidamente.

Sin embargo, durante la audiencia, el abogado Kory Langhofer dejó claro que no alegaba ningún fraude, sino que la denuncia se basaba en que trabajadores electorales enviaron boletas con errores que los votantes no tuvieron la oportunidad de corregir.

En una demanda en Pensilvania sobre cientos de votos en disputa en el condado de Montgomery, un juez estatal preguntó repetidamente al abogado Jonathan Goldstein si confirmaba que había habido fraude. Goldstein respondió que «todo el mundo viene a esto con buena fe», y luego señaló: «hasta donde yo sé, no», en referencia al fraude en las 592 papeletas en disputa.

Aunque Biden aún no ha sido declarado oficialmente como el presidente electo, Trump anunció la disputa legal con base emn irregularidades en estados controvertidos, y en algunos de ellos alegó fraude.

Hay que recordar que el pasado 10 de noviembre la Fiscalía General de Estados Unidos avaló indagar todo indicio de «fraude electoral»: «dado que las votaciones en las actuales elecciones concluyeron, los autorizo a investigar denuncias significativas de irregularidades en el voto y en el proceso de recuento, antes de la certificación de las elecciones en sus jurisdicciones», indicó el jefe del Departamento de Justicia, William Barr.

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Antifa

"Antifa en Washington me recordó a Venezuela y sus colectivos chavistas"

Next Article
Biden Merkel

Con Biden el discurso de Merkel hacia EEUU ha dado un giro amistoso

Related Posts
Total
0
Share