fbpx
Trump

Los logros de Trump con los hispanos son solo el comienzo: Giancarlo Sopo

Trump ha conseguido los niveles de pobreza más bajos y las mejores cifras de empleo para los hispanos. Sin embargo, los logros políticos del presidente fueron ocultados muchas veces por medios de comunicación como Univisión.

Trump ha logrado un aumento significativo del voto hispano, eso en gran parte debido a que consiguió índices de desempleo y pobreza históricamente bajos para esa población. Sin embargo, los demócratas y la mayoría de los medios de comunicación siguen tildándolo de racista e insisten en que los latinos deben votar demócrata.

Hoy entrevistamos a Giancarlo Sopo, uno de los principales estrategas de comunicación hispanos de la campaña Trump y quien conoce muy bien a la comunidad latina, para hablar de los beneficios que los hispanos lograron durante la administración Trump y las consecuencias negativas que pueden venir con una administración Biden.

Vanessa Vallejo: El presidente Trump consiguió un aumento significativo del voto latino, volvió a ganar Florida, además las iniciativas hispanas de apoyo al mandatario van en aumento. ¿A qué se debe eso? Hay quienes simplemente no entienden que un latino pueda votar por Trump, usted trabaja con la comunidad latina, ¿cómo explica ese apoyo latino en crecimiento?

Giancarlo Sopo: Los resultados de las elecciones han dejado claro que gente como Jorge Ramos de Univisión y activistas demócratas latinos han vendido a los principales comentaristas políticos del país y a las cadenas de televisión una caricatura de los votantes hispanoamericanos, un discurso que refleja poco lo que piensa gran parte del electorado. La verdad es que los hispanos son mucho más conservadores de lo que muchos han sido inducidos a creer.

Desde la elección, los activistas liberales han recurrido a tres teorías para desmeritar los logros del presidente Trump con los latinos:

La primera ha sido que el desempeño del presidente Trump en 2020 ha sido simplemente promedio o incluso peor que el desempeño medio histórico del voto latino republicano. Esto lo “demuestran” señalando las exit-poll nacionales, que muestran al presidente Trump ganando 32% del voto latino nacional, lo cual representa una mejora de 4 puntos al 2016. El problema, por supuesto, es que es evidente que gran parte de las encuestas regularmente no captan el pensamiento de los votantes de Trump y no hay razón para creer que las exit-poll son una excepción. De hecho, los resultados de las elecciones en las zonas hispanas -como ciertos distritos en Filadelfia, el sur de Texas, Orlando y otros lugares- son consistentes con la cantidad de voto latino por el presidente, que está más cerca del 35 al 40%.

La segunda táctica que los demócratas y los comentaristas de los medios liberales usan es atribuir los logros del Presidente Trump con los hispanos a una “criminalidad conservadora”, como “campañas de desinformación” o, como dijo Beto O’Rourke, “poderosos memes”. Obviamente, esto es patético y risible, pero permite a los operativos demócratas y a los activistas latinos liberales salvar las apariencias y desestimar las ganancias del Presidente Trump presentándolas como algo mal concebido.

Finalmente, cuando los republicanos hacen bien las cosas con los latinos, muchos medios de comunicación lo que dicen es que esos votos debían haber ido a los demócratas, pero que estos no decidieron dar la batalla. Esas declaraciones no son más que una tontería egoísta. Ofrece a los grupos de activistas latinos un mensaje para atraer fondos, pero la idea se viene abajo cuando se considera que algunos de los mayores logros republicanos conseguidos con los hispanos ocurrieron en áreas donde en realidad nunca se publicó un solo un solo anuncio republicano en español.

La simple verdad que Univisión y otros se niegan a aceptar es que gran parte de la agenda política del presidente Trump es muy popular entre una parte significativa del electorado latino, y no, no estoy hablando sólo de los cubano-americanos.

Si cualquier otro presidente americano hubiera conseguido los niveles de pobreza más bajos y los mejores números de empleos para los hispanos, hubiera sido aclamado como un héroe de la república. Sin embargo, los logros políticos del Presidente Trump fueron a menudo suprimidos, y a veces incluso distorsionados por cadenas como Univisión mientras que simultáneamente lo difamaban tildándolo de racista. Por supuesto, esto era absurdo y muchos hispanos vieron más allá del discurso engañoso de estos liberales, de modo que a pesar de la mala campaña, el Presidente Trump consiguió importantes logros en nuestras comunidades.

El Presidente siempre ha entendido que los hispanoamericanos hacen grande a nuestro país, y tuvimos una increíble coalición de Latinos por Trump, liderada por mi colega Sandra Benítez, que construyó relaciones con los hispanos en todo el país y amplió este mensaje.

Vanessa Vallejo: ¿Qué tan importantes son las tradiciones conservadoras de los latinos a la hora de votar?

Giancarlo Sopo: El presidente Reagan dijo que “Los hispanos son republicanos, sólo que aún no lo saben”. Lo que quiso decir con eso fue que la cultura hispana es fundamentalmente conservadora y más compatible con el Partido Republicano que con el Demócrata, y que es el trabajo del GOP hacer que los latinos tomen conciencia de esto enfatizando temas como la fe y la familia. Creo que hay algo de verdad en esto, pero en 2020 si sólo hablas de fe y familia es poco probable que amplíes tu participación en el electorado latino más allá del 31% que los republicanos han promediado desde 1980.

Lo que hicimos en la campaña del Presidente Trump fue involucrar a los hispanos en un rango más amplio de temas de política de una manera que fuera culturalmente relevante para ellos. Por ejemplo, cuando hablábamos de que China robaba trabajos americanos con los puertorriqueños en Florida, usábamos un mensaje diferente a la manera en que comunicábamos esto a los votantes blancos rurales en Ohio.

Estoy de acuerdo en que el partido republicano es un hogar más natural para una parte aún mayor del electorado hispano que el partido demócrata, pero hacerlos conscientes de eso es un desafío significativo. Univisión y otros medios son muy conscientes de que el extremismo de los demócratas en una variedad de temas culturales -como su ejemplo de etiquetar a los hispanos como “Latinx”, los abortos tardíos y la destrucción de monumentos católicos este verano- molestaría a muchos latinos, por lo que trabajan activamente para suprimir esta información de los hispanos.

Vanessa Vallejo: Hay un fenómeno que he notado cuando hablo con los latinos en los círculos republicanos y es que una buena parte de ellos sienten que el Partido Demócrata se ha convertido en el partido de las élites y que tratan a muchos latinos que son parte de la clase trabajadora de este país como brutos o ignorantes. ¿Ha percibido eso? ¿El Partido Republicano se acerca cada vez más al pueblo y el Partido Demócrata se acerca cada vez más a las élites?

Giancarlo Sopo: Ciertamente hay muchos demócratas latinos de la clase trabajadora que son gente perfectamente decente. Pero cuando miras al liderazgo del Partido Demócrata, sus aliados activistas, las celebridades que les apoyan activamente, se hace evidente que hay una gran desconexión entre la gente que ves en la televisión y gran parte de “la comunidad latina” que dicen representar.

También está claro que se acercan a los hispanos con cierta condescendencia y lastima. No importa qué política pública se discuta, los latinos siempre son enmarcados como víctimas indefensas. Un buen ejemplo de esto son los recientes artículos sobre “campañas de desinformación republicanas” dirigidas a los hispanos. Para ser claros: no me gustan ese tipo de tácticas, pero la suposición básica de estos artículos es que los latinos son de alguna manera vulnerables o especialmente susceptibles a las campañas de desinformación, y no creo que eso sea cierto.

A nadie le gusta que lo traten con lástima o como víctima, y ciertamente no a los hispanos que trabajan increíblemente duro para salir adelante y proporcionar a sus familias más oportunidades. No somos víctimas; somos ganadores y deberíamos estar orgullosos de lo que hemos logrado en este país.

Vanessa Vallejo: Usted antes era demócrata. ¿Qué lo hizo cambiar de opinión?

Giancarlo Sopo: Me convertí en demócrata a los 20 años porque me oponía a la guerra de Irak y, como hijo de un trabajador social, siempre he sentido que el Gobierno tiene un papel que jugar en asuntos de compasión social.

Todavía creo que debería haber programas sociales para los pobres y sigo pensando que la guerra de Irak fue un error. Lo que cambió es que el Partido Demócrata pasó de ser una amplia coalición con voces progresistas a ser principalmente un partido político progresista, y yo no soy un progresista. En un nivel filosófico, los progresistas tienen ciertos puntos de vista subyacentes sobre la naturaleza humana, los derechos naturales, y nuestra propia relación con el Estado que va en contra de mis valores.

Cuando era pequeño, los debates políticos se centraban en si el superávit fiscal debería ser regresado a los americanos con recortes de impuestos. Ahora estamos debatiendo si debemos nacionalizar la industria de la salud, que es una sexta parte de la economía de los Estados Unidos. Eso no es lo que yo firmé, y cuando vi que el jefe del DNC se refería a un socialista como “el futuro de nuestro partido”, se me hizo evidente que yo era parte de su pasado, así que me fui.

Los partidos políticos son, en última instancia, coaliciones construidas para avanzar en ciertos fines políticos. No son religiones o cultos, al menos no deberían serlo. Así que cuando vi que el Partido Demócrata estaba promoviendo principalmente una agenda en la que no creo, me fui y no he mirado atrás desde entonces.

No es nada personal. La mayoría de los demócratas que conozco son personas perfectamente agradables, pero la dirección ideológica del partido no es compatible para mí. Mientras tanto, crecí admirando la seriedad intelectual de William F. Buckley, Jr., y así completé el programa de becas del Instituto Nacional de Revisión y encontré mi hogar político en el movimiento conservador.

Vanessa Vallejo: Independientemente de lo que suceda en los tribunales y de lo que decida la Corte Suprema sobre las elecciones del pasado 3 de noviembre, Trump parece tomar mucha fuerza y representar a mucha gente que se cansó de la corrección política. ¿Cree que él y MAGA pueden consolidar un fuerte movimiento para recuperar la presidencia dentro de unos años y determinar con fuerza el futuro de este país?

Giancarlo Sopo: El Presidente Trump claramente aprovechó la fatiga de los votantes con el establecimiento político de Washington y las elites culturales de nuestro país. Esto no es nuevo para el Partido Republicano -Richard Nixon también transmitió ese mensaje- y sospecho que está aquí para quedarse como una fuerza importante dentro del GOP. Claramente, no podemos volver a ser percibidos por la América de cuello azul como el partido del Juez Smails, el estirado snob del club de campo de la película Caddyshack.

Estoy muy emocionado por la visión del Senador Rubio de un Partido Republicano de trabajadores multiétnico y multirracial.

Vanessa Vallejo: Por último, ¿cómo impactará la presidencia de Biden a los hispanos en los Estados Unidos?

Giancarlo Sopo: En general, la cuestión de los hispanos ha sido una idea tardía para Joe Biden a lo largo de su carrera, pero desde el punto de vista político, si sigue adelante con sus ataques a las escuelas charter y con sus propuestas de aumento de impuestos, perjudicará seriamente a nuestras familias y pequeñas empresas. Por supuesto, Univisión y otros mirarán hacia otro lado, suprimirán la información, y le darán a sus audiencias la mentira de que Biden es lo mejor que le ha pasado a los latinos desde que Wal-Mart comenzó a vender sazón simplemente porque dijo lo que muchos latinos quieren escuchar sobre inmigración.

Una de las cosas que me preocupa es que los demócratas y los activistas liberales no han sido tímidos en cuanto a querer que Biden vaya a la izquierda y aumente las políticas identitarias para cortejar a los hispanos. Si Biden y Kamala Harris hicieran esto y tuvieran éxito, cambiaría el enfoque en nuestras comunidades de la movilidad ascendente a la política de agravio y victimización, y esto sería perjudicial, especialmente para los jóvenes que ya están siendo radicalizados por la izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
america last, trump, biden

America Last

Next Article
Toy Story 3

Toy Story 3: la tragedia de los bienes públicos explicada para niños

Related Posts
Total
0
Share