fbpx
Marjorie Taylor Greene

Twitter suspende cuenta de la congresista Greene, mientras demócratas intentan destituirla

«Este es otro intento del cártel de Silicon Valley de silenciar las voces que se manifiestan en contra de su ortodoxia woke de extrema izquierda», explicaron desde la oficina de Marjorie Taylor Greene.

[Read in English]

La cuenta en Twitter de la congresista Marjorie Taylor Greene (R-GA) fue silenciada/suspendida por 12 horas debido a que, supuestamente, incumplió las normas de la plataforma social.

La suspensión de la congresista en Twitter se da en medio de una moción de destitución contra ella firmada por 73 demócratas. No es la primera vez que Twitter silencia momentáneamente a la republicana.

El congresista Jimmy Gómez (D-Calif) tiene pautado para este viernes presentar una resolución para expulsar a Greene. La republicana, el mes pasado, fue expulsada de los comités por realizar «comentarios ofensivos en el pasado, incluyendo publicaciones en las redes sociales que promueven teorías conspirativas», informó CNBC.

Dicha resolución es apoyada por otros 72 demócratas de la Cámara de Representantes, número que representa casi un tercio de la bancada azul.

«Una captura de pantalla de la cuenta de Twitter de Greene dice “hemos limitado temporalmente algunas de las funciones de su cuenta” y señala que todavía podía navegar por Twitter, pero se le prohibió tuitear, retuitear o dar “me gusta” a las publicaciones», informó el New York Post.

La oficina de Greene criticó fuertemente a Twitter por las 12 horas de silencio, explicando que la cuenta de la republicana fue censurada «sin ninguna información de Twitter sobre la supuesta ‘violación’»

«Esta medida eliminó cualquier posibilidad de que la congresista Greene defendiera su reputación, su escaño y, lo que es más importante, los votos de 230,000 georgianos del distrito 14 en la plataforma de Twitter», explicaron desde la oficina de Marjorie Taylor Greene. «Este es otro intento del cártel de Silicon Valley de silenciar las voces que se manifiestan en contra de su ortodoxia woke de extrema izquierda».

La moción de destitución será apoyada por los demócratas más radicales, como la representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY), pero para que sea exitosa necesita ser respaldada por los demócratas más moderados y convencer a muchos republicanos, pues se necesita una mayoría de dos tercios de la cámara para que se pueda destituir a Marjorie Taylor Greene.

Los representantes Mario Diaz-Balart (R-Fla.), Brian Fitzpatrick (R-Pa.), Carlos Gimenez (R-Fla.), John Katko (R-N.Y.), Young Kim (R-Calif.), Adam Kinzinger (R-Ill. ), Nicole Malliotakis (R-N.Y.), Chris Jacobs (R-N.Y.), Maria Salazar (R-Fla.), Chris Smith (R- N.J.) y Fred Upton (R-Mich.) fueron los 11 republicanos que votaron para eliminar a Marjorie Taylor Greene de sus comités, pero no es igual votar para eliminar a un colega de un comité que expulsarlo de su escaño, por eso ni siquiera estos 11 votos son seguros para las cuentas de los demócratas.

La jugada contra Greene puede ser para tener una mayoría más amplia

Marjorie Taylor Greene no es la única representante republicana que se someterá a un proceso que puede terminar con su destitución, Mariannette Miller-Meeks (R-IA) también podría verse en una situación similar, pero por diferentes circunstancias.

Miller-Meeks ganó su elección por 6 votos a la demócrata Rita Hart, cambiando un escaño de azul a rojo, pero los demócratas se niegan a aceptar la victoria de la republicana y, por ello, están intentando «sacar» a Meeks para ganar otro escaño en la Cámara Baja.

Los demócratas, confirmado por la propia líder de la mayoría de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, buscarán hacer valido el recurso de impugnar las elecciones en la Cámara de Representantes. La demócrata Hart, teniendo el derecho legal para hacerlo, se dirigió al Comité de Administración de la Cámara para que investiguen toda la situación.

«Según la Constitución de los Estados Unidos, cada Cámara del Congreso tiene la autoridad expresa de ser el juez de las “elecciones y los resultados” de sus propios diputados (artículo I, sección 5, cláusula 1)», dice la reglamentación de los «Procedimientos para casos de impugnación de elecciones en la Cámara de Representantes».

«Aunque las impugnaciones y los recuentos iniciales para la Cámara se realizan a nivel estatal, en virtud de la autoridad del Estado para administrar las elecciones federales (Artículo I, Sección 4, cl. 1), las impugnaciones continuas pueden presentarse a la Cámara, que, como árbitro final, puede tomar una decisión concluyente sobre la reclamación del escaño».

Si bien el caso es constitucional, la situación es poco común y hasta puede representar un abuso de poder, por esta misma razón, las críticas se postran sobre los hombros de Pelosi y los demócratas, pues están intentando cambiar un escaño que fue ganado legítimamente por una representante republicana.

El representante Jim Jordan (R-OH) criticó el doble rasero de la demócrata: «La presidenta Pelosi dice que está dispuesta a derrocar a la congresista republicana Miller-Meeks. Traducción: solo puede oponerse a una elección si es demócrata».

Jamás en la historia se había llevado un proceso de esta índole luego de que un representante fuera juramentado (caso de la representante Miller-Meeks). Por ello, algunos analistas dicen que las jugadas demócratas en la Cámara Baja se debe a que la bancada azul necesita una mayoría más amplia para pasar los proyectos de ley de forma más fácil.

Vale recordar que los demócratas perderán un escaño tras la confirmación de que Deb Haaland ejercerá el cargo de secretaria de Interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Joe Biden - mentiras - El American

Las 7 grandes mentiras de Biden y el encubrimiento de la prensa en sus primeros meses

Next Article
china alaska

China contra las instituciones americanas en frío encuentro con Blinken

Related Posts
Total
114
Share