fbpx
russia-mobilizes-troops-ukraine-worried

Ucrania en vilo por el envío de tropas rusas a la frontera

Las tensiones aumentan a la medida que Rusia moviliza tropas cerca de su frontera con Ucrania. La medida se produce en medio de los problemas internos de Putin y las frágiles relaciones con Estados Unidos.

[Read in English]

Ucrania contiene la respiración mientras Rusia moviliza tropas hacia su frontera, hasta 100.000 según las estimaciones de funcionarios militares y de inteligencia occidentales. Ucrania, que vive en estado de guerra civil desde que Rusia se anexionó Crimea en 2014 y los separatistas prorrusos iniciaron una sublevación en el este del país, ha dicho que está preparada para resistir cualquier posible invasión rusa “hasta el último hombre”.

Sus homólogos occidentales, tanto de Europa como de Estados Unidos, han advertido a Rusia contra cualquier escalada del conflicto. Por otro lado, el gobierno de Putin ha dicho que ese despliegue de tropas es solo parte de un ejercicio militar y que Moscú tiene todo el derecho a mover tropas dentro de sus fronteras. También sostuvo que si cualquier otra nación intenta “quemar puentes” con Moscú, el país responderá “de forma asimétrica, rápida y dura” y que cualquier escalada supondría el “principio del fin” para Ucrania.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha advertido a los vuelos comerciales que tengan “extrema precaución” al viajar cerca de la frontera entre Ucrania y Rusia. El Reino Unido, por su parte, ha enviado buques de combate al Mar Negro y Rusia ha bloqueado su espacio aéreo a cualquier vuelo comercial. Aunque muchos analistas sostienen que la movilización es solo una postura para obligar a Ucrania a aceptar mejores condiciones en las negociaciones de paz en curso, la magnitud de la movilización ha puesto muy nerviosa a Kiev.

Estados Unidos ha estado considerando la posibilidad de enviar más equipo militar a Ucrania, incluidos misiles Patriot y equipos antitálicos, como forma de aumentar la fuerza de las fuerzas armadas ucranianas. Sin embargo, la respuesta de los países occidentales ha sido, en el mejor de los casos, desigual.

Sin embargo, el Pentágono retiró, sin explicación oficial, dos buques de guerra que fueron enviados al Mar Negro, según fuentes diplomáticas turcas. El gobierno de Biden también ha dado marcha atrás en su anterior amenaza de que el Tesoro podría imponer sanciones a las empresas que trabajan en el controvertido proyecto del gasoducto Nordstream 2.

El máximo diplomático de la Unión Europea, Josep Borrell, condenó las acciones rusas cerca de Ucrania (Foto: EFE)

El máximo responsable de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, advirtió contra las acciones de Rusia, implorando a Putin que retirara sus tropas de la frontera. Sugirió que tales acciones pondrían en peligro el encendido de una “chispa” podría sumir a toda la región en un conflicto militar más amplio. Sin embargo, Borrell también dijo que actualmente no hay conversaciones para aplicar más sanciones contra Rusia.

Turquía también ha intervenido en la cuestión, y el presidente ucraniano Zelensky se reunió con el turco Erdogan a principios de este mes. Aunque Turquía ha tenido una serie de serios enfrentamientos con las potencias occidentales, su gobierno ha ampliado su cooperación militar con Ucrania (especialmente vendiéndole drones) y ha pedido una desescalada rusa en el conflicto.

Rusia moviliza tropas mientras Putin se enfrenta a la agitación interna

El ruido de sables de Putin llega en un momento en el que se enfrenta a una oposición interna potencialmente importante, ya que el deterioro de la salud del líder de la oposición encarcelado Alexei Navalny podría dar motivos a sus oponentes para organizar manifestaciones contra su régimen. De hecho, Putin pronunció su discurso anual sobre el estado de la Unión mientras miles de manifestantes de la oposición llenaban las calles de muchas ciudades rusas, pidiendo la liberación de Navalny y que le dejen ver a un médico de su elección.

Navalny, que fue encarcelado a principios de este año, lleva casi 20 días en huelga de hambre y su equipo jurídico ha declarado que su salud es extremadamente frágil y que podría morir “en cualquier momento”. Un grupo de control independiente ruso anunció que las autoridades rusas detuvieron a unos 1600 manifestantes solo ayer.

Rusia, al igual que el resto del mundo, también se ha visto afectada por la pandemia del COVID-19. Su ministro de economía anunció que la economía rusa se contrajo un 3,1% el año pasado, la mayor caída en 11 años, y el país de más de 145 millones de habitantes se ha enfrentado a 4.6 millones de casos confirmados de COVID-19 y a casi 105.000 muertes. Sin embargo, existe la preocupación de que el Kremlin pueda estar subestimando su cifra real de muertos, ya que el demógrafo Alexei Raksha dijo a la BBC que la cifra (en marzo) estaba más cerca de los 450.000 muertos.

Miles de rusos protestaron ayer contra el gobierno de Putin, mientras aumentan las tensiones en Ucrania (Image: EFE)

Por último, Putin se enfrenta a unas elecciones parlamentarias a finales de este año, lo que podría ser otro punto de encuentro para su oposición y otra cosa que debe tener en cuenta a la hora de calcular su próximo movimiento en la escena internacional.

Nadie sabe cómo afectarán los problemas internos a las apuestas de Putin en Ucrania. ¿Intentará repetir una operación “a la Crimea” e infiltrarse y anexionar partes de Ucrania? ¿Estará probando hasta dónde le deja llegar la administración Biden? ¿Retirará las tropas después de obligar a Ucrania a hacer algunas concesiones? Nadie lo sabe realmente.

El primer gran juicio de Biden en la escena internacional

La postura cada vez más agresiva de Rusia hacia Ucrania representa el primer gran conflicto internacional de la administración Biden, que ha mantenido una postura de línea dura contra Rusia al imponerle sanciones por su implicación en el hackeo de SolarWinds y el envenenamiento de Alexei Navalny.

Por un lado, Biden tiene incentivos tanto internacionales como nacionales para mantener una postura firme contra la agresión de Putin en Ucrania. No defender a Ucrania podría envalentonar aún más a Rusia para hacer movimientos en las naciones aliadas de la OTAN (Polonia o los estados bálticos), con Brian Whitmore del Consejo Atlántico diciendo que la seguridad de Ucrania no puede separarse de los Estados Unidos y sus aliados.

A nivel interno, Biden necesita mostrar una cara dura contra Putin, como forma de ilustrar una ruptura con Trump (acusado jugar “cabizbajo” con su paralelo ruso) y debido al hecho de que la mayoría de los demócratas piensan que Rusia es la mayor amenaza a la que se enfrenta actualmente Estados Unidos.

Por otro lado, no sería prudente que Estados Unidos hiciera algo que pudiera escalar las actuales tensiones entre Ucrania y Rusia hasta convertirlas en un conflicto en toda regla. Cualquier estallido entre ambas partes podría llevar a Estados Unidos a comprometer recursos estratégicos en Ucrania, lo que también podría dificultar la capacidad de Estados Unidos para responder a cualquier posible acción de Pekín, que también ha realizado algunos movimientos recientes contra Taiwán.

La cuestión rusa, por sí sola, supone una dura primera prueba para la presidencia de Biden, cuando se combina con el creciente desafío que supone China, se convierte en una cuestión casi titánica. Veamos si la Casa Blanca de Biden está a la altura de las circunstancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
acuerdo nuclear - biden - irán

Biden ofrece aliviar sanciones a Irán para retornar al acuerdo nuclear

Next Article
biden-recongize-armenian-genocide

Biden reconocerá oficialmente el genocidio armenio

Total
4
Share