fbpx

The Only Spectrum That Makes Sense

El único espectro político que tiene sentido

En lugar de utilizar gráficos de espectro político defectuosos y simplistas, juzguemos los sistemas políticos y económicos en función de a quién dan poder: al Estado o al individuo. Eso aclara mucho las cosas.

[Read in English]

En las clases de Gobierno y Ciencias Políticas, con pocas excepciones, se enseña a los estudiantes, tanto en la escuela secundaria como en la universidad, que el llamado “espectro político” (o espectro político/económico) es así: El comunismo y el socialismo residen en la izquierda, el capitalismo y el fascismo habitan en la derecha. Varias mezclas de esas cosas se encuentran en algún punto intermedio:

Espectro político - El American

Esto no sólo es falso y engañoso, también es una idiotez. Tíralo a la papelera y exige un reembolso al profesor que lo presentó como un hecho, o como cualquier tipo de herramienta educativa perspicaz.

Como mínimo, un espectro político así debería plantear algunas preguntas difíciles. ¿Por qué los socialistas y los fascistas deben ser representados como virtuales opuestos cuando comparten tanto en común, desde sus principios intelectuales fundamentales hasta sus métodos de implementación? Si se supone que un espectro político ilustra una gama de relaciones entre el individuo y el Estado, o el propio tamaño y alcance del Estado, entonces ¿por qué los sistemas de Gran Estado/Pequeño Individuo están presentes en ambos extremos del mismo?

En cualquier otro tema, los dos extremos de un espectro político representarían los opuestos. Digamos que se quiere ilustrar un rango para la estupidez. Sería así:

¿Qué sentido tendría que “Extremadamente estúpido” apareciera tanto en el extremo izquierdo como en el extremo derecho del espectro político?

Por la misma razón, sólo se crearía confusión con un espectro político que tuviera este aspecto:

Si se quisiera representar una gama de opciones respecto al tamaño del gobierno, una gama más significativa sería ésta:

Volvamos a la primera imagen, el espectro político que más a menudo se presenta a los estudiantes como un evangelio. Es una de las principales razones por las que mucha gente piensa que el comunismo de Lenin y Stalin era diametralmente opuesto al fascismo de Hitler y Mussolini (aunque las personas que vivieron bajo esos sistemas no pudieran notar mucha diferencia).

Debo decir que, en primer lugar, no soy un fanático de los espectros como dispositivo para la comprensión, especialmente cuando quienes los construyen insertan términos a lo largo del espectro que no son todos compatibles con lo que el mismo se supone que representa. El capitalismo, por ejemplo, no es un sistema político; es un sistema económico. Es totalmente posible (aunque poco común y en última instancia inestable) que un monopolio político unipartidista permita un grado considerable de libertad económica. Pero mi propósito aquí es tratar el espectro político/económico defectuoso que la mayoría de los estudiantes aprenden.

Mi argumento es que si el comunismo, el socialismo, el fascismo y el capitalismo aparecen todos en la misma línea de rango, es terriblemente engañoso y totalmente inútil colocar los dos primeros a la izquierda y los dos segundos a la derecha. La colocación que tiene más sentido es ésta:

La perspectiva representada en el Esquema 5 suscita inmediatamente disputas porque sus implicaciones son bastante diferentes de lo que se suele enseñar a los estudiantes. Las objeciones inevitables incluyen estas tres:

  1. El comunismo y el fascismo no pueden estar cerca porque comunistas y fascistas se enfrentaron amargamente. Hitler atacó a Stalin, por ejemplo.

Esta objeción equivale a afirmar: “Al Capone y Bugs Moran se odiaban y luchaban entre sí, por lo que ambos no pueden ser considerados gángsters”. O, “Como Argentina y Brasil compiten tan ferozmente en el fútbol, ambos equipos no pueden estar compuestos por futbolistas”.

Tanto el comunismo como el fascismo demuestran en la práctica una bajísima consideración por la vida y los derechos de sus pueblos sometidos. ¿Por qué debería alguien esperar que sus practicantes sean amables entre sí, especialmente cuando son rivales por territorio e influencia en el escenario mundial?

Debemos recordar que Hitler y Stalin fueron aliados antes de ser enemigos. Acordaron secretamente repartirse Polonia en agosto de 1939, lo que condujo directamente a la Segunda Guerra Mundial. El hecho de que Hitler se volviera contra Stalin dos años después no es más que la prueba del proverbio “No hay honor entre ladrones”. Los ladrones siguen siendo ladrones aunque se roben entre ellos.

  • Bajo el comunismo como Marx lo describe, el gobierno se “marchita.” Por lo tanto, no debe alinearse junto con el socialismo porque el socialismo involucra un Estado grande.

La concepción del comunismo de Marx es peor que puramente hipotética. Es una auténtica locura. La idea de que los déspotas absolutistas de la todopoderosa “dictadura proletaria” abandonarán un día el poder no tiene ningún precedente ni ninguna lógica. Incluso como profecía, es una prueba de credibilidad.

El comunismo en la última imagen “5” aparece donde lo hace porque en la práctica real, es sólo un poco más radical que el peor socialismo. Es la diferencia entre los asesinos y totalitarios Jemeres Rojos de Camboya y, por ejemplo, el socialismo de la Cuba castrista.

  • El comunismo y el fascismo son radicalmente diferentes porque en el enfoque, uno es internacionalista y el otro es nacionalista (como el “nacional socialismo” de Hitler).

Gran cosa. De nuevo, el chocolate y la vainilla son dos sabores diferentes de helado, pero ambos son helados. ¿Les sirvió de consuelo a los franceses, a los noruegos o a los polacos que Hitler fuera un nacionalsocialista en lugar de un socialista internacional? ¿Les sirvió de algo a los etíopes que Mussolini fuera un nacionalista italiano en lugar de un internacionalista soviético?

En el análisis político persiste una interminable confusión debido a la falsa dicotomía que sugiere el espectro político convencional (imagen 1). Se enseña a la gente a pensar que los fascistas Mussolini y Hitler eran polos opuestos a los comunistas Lenin, Stalin y Mao. Sin embargo, en realidad todos ellos eran guisantes en la misma dinámica colectivista. Todos se declararon socialistas. Todos buscaban concentrar el poder en el Estado y glorificar el Estado. Todos pisotearon a los individuos que no querían más que perseguir sus propias ambiciones en el comercio pacífico. Todos denigraron la propiedad privada, ya sea mediante la confiscación directa o la regulación de la misma para servir a los fines del Estado.

No se fíen de mi palabra. Considere estos comentarios de los dos principales capos fascistas, Adolf Hitler y Benito Mussolini. Pregúntese: “¿Son estas observaciones materialmente diferentes de lo que Lenin, Stalin y Mao -o incluso Marx- creían y decían?

En un discurso del 24 de febrero de 1920 en el que esbozaba el programa nazi de 25 puntos, Hitler proclamó: “¡El bien común antes que el bien individual!”

En un discurso ante la Cámara de Diputados de Italia el 9 de diciembre de 1928, Mussolini declaró: “¡Todo dentro del Estado, nada fuera del Estado, nada contra el Estado!”

“Para decirlo claramente”, dijo Hitler en una entrevista de 1931 con el periodista Richard Breitling, un programa central de su Partido era “la nacionalización de todas las empresas públicas, en otras palabras, la socialización, o lo que aquí se conoce como socialismo… el principio de autoridad. El bien de la comunidad tiene prioridad sobre el del individuo. Pero el Estado debe conservar el control; cada propietario debe sentirse agente del Estado; es su deber no hacer mal uso de sus posesiones en detrimento del Estado o de los intereses de sus compatriotas. Este es el punto primordial. El Tercer Reich conservará siempre el derecho de controlar a los propietarios”.

“Esto es lo que proponemos ahora al Tesoro”, anunció Mussolini el 19 de junio de 1919. “O los propietarios se expropian, o convocamos a las masas de veteranos de guerra para que marchen contra estos obstáculos y los derroquen”.

Menos de dos semanas antes (el 6 de junio de 1919), el futuro Il Duce prácticamente plagió El Manifiesto Comunista cuando dijo: “Queremos un impuesto extraordinariamente pesado, de carácter progresivo, sobre el capital, que represente una auténtica expropiación parcial de toda la riqueza; incautación de todos los bienes de las congregaciones religiosas y supresión de todas las rentas episcopales eclesiásticas.”

Esta frase del discurso del Primero de Mayo de Hitler en el Campo Aéreo de Templehof en 1934 podría haber salido directamente de Lenin: “El martillo volverá a ser el símbolo del obrero alemán y la hoz el signo del campesino alemán”.

Es el mismo fanático socialista que declaró en un discurso del 5 de octubre de 1937: “Hay una diferencia entre el conocimiento teórico del socialismo y la vida práctica del socialismo. Las personas no nacen socialistas, sino que primero hay que enseñarles a serlo”. (Nota: los comunistas y los fascistas comparten una hostilidad común hacia la educación privada y en casa).

Mussolini afirmó que “hay muchas afinidades intelectuales entre nosotros” (socialistas de la variedad comunista y socialistas del sabor fascista). En la misma entrevista de 1921, dijo: “Mañana, fascistas y comunistas, ambos perseguidos por la policía, pueden llegar a un acuerdo, hundiendo sus diferencias hasta que llegue el momento de repartir el botín… Al igual que ellos, creemos en la necesidad de un Estado centralizado y unitario, que imponga una disciplina férrea a todos, pero con la diferencia de que ellos llegan a esta conclusión a través de la idea de clase, nosotros a través de la idea de nación.”

Hitler declaró una vez: “El nacionalsocialismo es la determinación de crear un hombre nuevo. Ya no existirá ninguna voluntad individual arbitraria, ni ámbitos en los que el individuo se pertenezca a sí mismo. El tiempo de la felicidad como asunto privado ha terminado”. En 1932, su alma gemela fascista, Mussolini, se hizo eco del bolchevique más doctrinario cuando declaró: “Era inevitable que me convirtiera en un ultra socialista, en un blanquista, incluso en un comunista. Llevaba en el bolsillo un medallón con la cabeza de Marx. Creo que lo consideraba una especie de talismán… [Marx] tenía una profunda inteligencia crítica y era en cierto sentido incluso un profeta”.

El mismo Mussolini aconsejó al empresario y político estadounidense Grover Whalen en 1939: “¿Quiere saber cómo es el fascismo? Es como su New Deal”. Se refería a la planificación central, a los mandatos anticapitalistas y a los elevadísimos impuestos de Franklin Roosevelt.

Y así sucesivamente. Basándonos en lo que dijeron y en lo que hicieron, es ridículo separar el fascismo de la izquierda y hacerlo pasar por una forma purificada del capitalismo liberal clásico. Si se insiste en utilizar el espectro político convencional representado en la primera imagen, se está engañando en cuanto a las diferencias entre el comunismo y el fascismo. Ambos pertenecen firmemente a la izquierda socialista. Las verdaderas diferencias no son más que una fachada minimalista. Incluso sus principales ejecutores lo dijeron.

En lugar de utilizar gráficos de espectro político defectuosos y simplistas, juzguemos los sistemas políticos y económicos en función de a quién dan poder: al Estado o al individuo. Eso aclara mucho las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Lebron James, El American

El idiota de la semana: LeBron James

Next Article
Administración Biden quiere obligar a médicos a realizar operaciones de cambio de sexo

Administración Biden quiere obligar a médicos a realizar operaciones de cambio de sexo

Related Posts
11-S

Las lecciones no aprendidas del 11-S

El hecho de que no haya habido ningún otro ataque terrorista a gran escala en suelo americano atribuido al radicalismo relacionado con el islam, no es un accidente. Ha sido el resultado de operaciones militares y de inteligencia agudas, y de haber librado la guerra contra los extremistas musulmanes en Oriente Medio y Asia Central
Total
0
Share