fbpx



America Desperately Needs People with Moral Courage

Estados Unidos necesita desesperadamente gente con valor moral

Si la historia de Estados Unidos nos enseña algo, debería ser que decir la verdad al poder es el valor moral en su máxima expresión

[Read in English]

“Es curioso que el valor físico sea tan común en el mundo y el valor moral tan raro”, escribió Mark Twain hace más de un siglo.

Si el valor moral significa saber lo que es correcto y a la vez hacerlo y defenderlo a pesar del miedo o las obstrucciones, ¿diría que hemos mejorado con los años? Mi corazón quiere decir que sí, pero mi cabeza me dice que no. Cada día parece traer noticias angustiosas sobre el valor moral en declive.

La delincuencia se dispara en las grandes ciudades mientras las élites “progresistas” se excusan por ello. Incluso persiguen a los ciudadanos respetuosos de la ley que ejercen sus derechos de la Segunda Enmienda para protegerse de la mafia. Esto no es ni moral ni valiente.

Y luego está la administración Biden. Sólo tiene siete meses de vida, pero ya podríamos escribir volúmenes sobre su cobardía moral. Piensa en Afganistán y en la forma vergonzosa en que nos escabullimos, dejando a los que nos ayudaron a enfrentar la tortura y la muerte.

En las escuelas y universidades del gobierno, un sesgo socialista de extrema izquierda produce montones de estudiantes que odian a Estados Unidos incluso cuando saben menos sobre él que cualquier otra generación en nuestra historia. La tóxica “corrección política” del mundo académico ahoga la expresión y el pensamiento, pero millones de americanos tienen miedo de hablar en contra de esto para no ser vilipendiados como enemigos de la “educación”. Pero si la historia de Estados Unidos debe enseñarnos algo, debería ser que decir la verdad al poder es el valor moral en su máxima expresión.

Cuando vemos actos de valor moral, deberíamos reconocer y aplaudir a quienes lo demuestran. Deberíamos sentirnos envalentonados para practicarlo más nosotros mismos.

Ejemplos de valor moral

He aquí un ejemplo. Sucedió hace 13 meses, pero aún está presente en mi mente. La historia viene de Kansas City, Missouri. Una madre negra, soltera y con dificultades, llamada Shetara Sims, que perdió su trabajo el verano pasado y a su hija por la violencia callejera hace unos años, hizo algo increíble. Sólo tenía siete dólares a su nombre, pero cuando encontró un billete de un dólar en el suelo, compró un billete de lotería y ganó 100 dólares. Sorprendentemente, donó toda su ganancia para ayudar a un agente de policía que había recibido un disparo en la cabeza unos días antes.

Shetara no tenía ninguna obligación de hacer esa donación y seguramente tiene sus propias facturas que pagar. No habría estado mal de ninguna manera que se hubiera gastado las ganancias en ella misma. Estaba agradecida por la forma en que la policía manejó la muerte de su hija en 2012 y, de alguna manera, este regalo le permitió expresar ese agradecimiento. Las personas de carácter sólido, que dan importancia a lo que es correcto y moral, suelen ser también buenas personas. La policía de Kansas City respondió creando una página de GoFundMe con el objetivo de recaudar 10.000 dólares para Shetara. Hasta la fecha, ha generado más de 167.000 dólares. La bondad engendra bondad.

Esta es una historia de hace 30 años, que he contado y vuelto a contar cientos de veces. El escenario era la pequeña ciudad de Conyers, Georgia, un pueblo lleno de ciudadanos patriotas, autosuficientes y con una gran personalidad. Cuando los responsables de la escuela descubrieron que uno de sus jugadores de baloncesto, que había jugado 45 segundos en el primero de los cinco partidos de postemporada de la escuela, no era elegible desde el punto de vista académico, devolvieron el trofeo del campeonato estatal que el equipo había ganado unas semanas antes. Si se hubieran callado, probablemente nadie más se habría enterado y habrían podido conservar el trofeo.

El equipo y la ciudad, abatidos, se unieron a la decisión de la escuela. El entrenador dijo: “No sabíamos que no era elegible en ese momento… pero hay que hacer lo que es honesto y correcto y lo que dicen las reglas. Le dije a mi equipo que la gente se olvida de los resultados de los partidos; nunca se olvida de qué estás hecho”.

En la mente de la mayoría, no importaba que el título de campeón se perdiera. El entrenador y el equipo seguían siendo campeones, en más de un sentido. Apuesto a que aquellos estudiantes aprendieron una lección de valor moral que nunca han olvidado.

Hace poco leí un libro de 2015 que expresa el valor moral en cada página. Titulado Whatever the Cost, sus autores son los hermanos gemelos David y Jason Benham. Ganaron fama nacional hace unos años por sus éxitos inmobiliarios y porque su reality show fue cancelado por HGTV debido a sus creencias religiosas. Fueron víctimas de la cultura de cancelación del “progresismo” (siempre lo pongo entre comillas porque en realidad es un retroceso a la intolerancia del siglo XIV y al culto al Estado).

Los hermanos Benham captaron mi atención desde el principio del capítulo uno, que cita I Corintios 16:13, que dice: “Estad en guardia; manteneos firmes en la fe; sed valientes; sed fuertes”. Un buen consejo no puede ser mucho más “bueno” que eso.

Las lecciones que aprendieron los Benham son abundantes en todo sentido. El trabajo duro. La honestidad. Dar más en valor de lo que se recibe en salario. Persistencia frente a los desafíos, incluidos los daños personales. Contrata el carácter y todo lo demás suele encajar. Valentía frente a la estúpida cultura de la cancelación que está tirando el mundo por el retrete.

Ninguna limosna del Estado de bienestar, ni ningún político ávido de poder hará callar a los Benham ni comprará su obediencia. Tienen demasiada inteligencia e integridad para eso, y esperan que los lectores también se sientan inspirados.

En mi reciente libro, Was Jesus a Socialist?, cito muchos pasajes bíblicos sobre elementos de carácter personal fuerte, como el valor moral. Dos de los mejores son del apóstol Pablo: “Porque Dios no nos dio un espíritu de timidez, sino de poder, amor y autodisciplina” (2 Timoteo 1:7); y este otro que escribió en la cárcel la noche antes de su martirio: “He combatido el buen combate, he terminado la carrera, he guardado la fe” (2 Timoteo 4:7). ¡Qué modelo para la humanidad!

Los matones en las calles y los nihilistas en la torre de marfil pueden enseñarnos poco o nada de valor. Deberíamos aprender de almas buenas como Shetara Sims, ese equipo de baloncesto de Conyers, los hermanos Benham y el apóstol Pablo. Ellos tienen lo que todos necesitamos: valor moral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
40 californianos están varados en Afganistán luego de hacer un viaje de verano al país

40 californianos están varados en Afganistán luego de hacer un viaje de verano al país

Next Article
Pentágono confirma que hay americanos entre las víctimas del atentado en Kabul: de momento se cuentan 6 muertos y 30 heridos

Pentágono confirma que hay americanos entre las víctimas del atentado en Kabul: de momento se cuentan 6 muertos y 30 heridos

Related Posts
Total
1
Share