fbpx
Saltar al contenido

Val Demings y su fracasada campaña para conquistar el voto latino en Florida

Available: English

[Read in English]

El pasado 15 de abril, Gary Fineout, el analista de política floridana para Politico, escribió un boletín informativo donde analizaba varios hechos que explicaban cómo el Sunshine State está dejando de ser un swing state para convertirse en, definitivamente, un bastión republicano. Una de las grandes razones de este giro político, explica el analista, se debe a que el voto latino en Florida es cada vez más rojo.

Lo que dice Fineout está respaldado por los datos: en las elecciones de 2020, cuando el expresidente Donald Trump perdió las elecciones ante Biden, pero ganó Florida obteniendo grandes avances en el voto latino, los demócratas tenían en sus filas a 192,500 demócratas latinos más en el sur y centro de Florida que republicanos hispanos. «Ese margen se ha reducido en más de 35,000 desde entonces», explicó el analista de Politico.

Otro dato que ejemplifica el crecimiento del Partido Republicano para con el voto latino son los índices de aprobación que mantiene el presidente, Joe Biden, entre hispanos. De acuerdo con una reciente encuesta de CBS-YouGov, un 54 % de los hispanos desaprueba el trabajo del presidente, mientras que un sorprendente 32 % dice desaprobar fuertemente el desempeño de Biden. Son números que hablan por sí solos.

Considerando que las midterms están a la vuelta de la esquina y que son unas elecciones fundamentales para el futuro del Partido Demócrata y la propia administración Biden, era lógico pensar que el partido azul iba a buscar una alternativa para frenar la sangría de votantes latinos que se están yendo con el GOP. Sin embargo, está lejos de ser así.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Val Demings y su fracasada campaña para conquistar el voto latino en Florida
La congresista Val Demings habla durante una reunión del Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes sobre Derecho Antimonopolio, Comercial y Administrativo sobre “Plataformas en línea y poder de mercado” en el edificio de oficinas de la Cámara Rayburn en el Capitolio en Washington, DC. (EFE)

Las posiciones que pueden condenar a Demings

Val Demings, la contendiente demócrata del senador Marco Rubio, está siendo criticada por el propio equipo de campaña del republicano por calcar la campaña para hispanos del presidente Biden en su carrera electoral por un escaño en el Senado.

Según la campaña de Rubio, Demings, afectada por una aparente crisis de creatividad, incluso copió el eslogan de Biden, llamando a su campaña “Todos con Demings” replicando el famoso eslogan “Todos con Biden”.

Si bien es evidente que del lado republicano conviene asociar a Demings con Biden al ser uno de los presidentes más impopulares de la historia, sobre todo entre latinos, la realidad es que la representante y candidata a Senado ha hecho todo lo posible para que esto sea así con sus posiciones políticas.

Por ejemplo, el pasado 7 de abril, Demings mostró su apoyo al presidente Biden por su propuesta para eliminar el Título 42 que podría generar un importante aumento de inmigrantes profundizando la ya compleja crisis que fronteriza que vive Estados Unidos.

Desde que la administración demócrata empezó a derogar políticas implementadas bajo la administración Trump en materia de migración, el flujo de indocumentados en la frontera creció, generando muchos problemas al sistema migratorio americano y también causando mucho sufrimiento a los mismos migrantes que luego se veían afectados por la crisis humanitaria en la frontera.

De hecho, la crisis fronteriza generó importante descontento entre americanos, sobre todo entre hispanos, de acuerdo con una encuesta de Economist/YouGov que estableció que solo el 21 % de los hispanos aprueba el manejo de la inmigración por parte de Biden. Ciertamente, apoyar en este momento las impopulares políticas migratorias de Biden no parece una decisión sensata por parte de Val Demings en sus esfuerzos por competir ante Marco Rubio.

El senador Marco Rubio, republicano de Florida, habla durante una audiencia del Subcomité de Asignaciones del Senado en Washington, DC, Estados Unidos, 26 de mayo de 2021. (EFE)

Otro punto donde Demings no ha podido cuajar dentro de las grandes comunidades hispanas en Florida, como la cubana, es en su discurso sobre lo regímenes socialistas de Venezuela, Cuba o Nicaragua; comunidades vitales para ganar elecciones en el Sunshine State.

Con respecto al caso Cuba, Demings tiene bajo sus hombros un historial negativo, pues antes de presentar su candidatura al Senado nunca había siquiera mencionado o dado una postura clara contra el régimen castrista. Cuando lo hizo, en medio de las protestas en julio de 2021 en la isla, la representante y candidata aprovechó para empezar a enviar mensajes de apoyo al pueblo cubano. Fue criticada por el equipo de campaña de Rubio por ello e incluso la prensa planteó dudas sobre las buenas intenciones de la demócrata.

Venezuela es otro caso esquivo para Demings, en medio de críticas hacia la administración Biden por iniciar conversaciones en Venezuela con el régimen de Maduro para evaluar el levantamiento de sanciones petroleras, la demócrata apenas soltó un muy blando comunicado donde explicó que se sentía “escéptica” de las negociaciones.

Además de la migración y política exterior, Val Demings también ha quedado expuesta en temas trascendentales para la vida diaria del floridano, como el excesivo aumento de la gasolina.

Cuando a Demings se le preguntó sobre su respaldo al Green New Deal y a las políticas liberales de energía limpia que afectan directamente la producción de energía y los precios de la gasolina, la congresista dijo que no apoya la iniciativa progresista Green New Deal y acusó a Marco Rubio, su adversario, de jugar a la política en su contra.

Sin embargo, según The Washington Free Beacon, “Demings copatrocinó la Agenda THRIVE, un proyecto de ley ambiental liberal de $ 10 billones impulsado por la Red Green New Deal. La legislación exige una red eléctrica libre de carbono para 2035 y garantiza que los fondos federales asignados a través del proyecto de ley no amplíen la infraestructura de combustibles fósiles”.

Claramente, no solo el hispano, sino todo americano que sufre el aumento de la gasolina, no estará feliz con el partido que decide culpar a la invasión rusa o a las corporaciones del aumento del combustible sin hacerse responsable de sus propias políticas.

Al final del día, los números son claros: hoy por hoy, Val Demings estaría necesitando de un milagro para remontar la ventaja que ostenta el senador Rubio. Las principales encuestas del país, muestran al republicano muy por encima de su contrincante demócrata, con una diferencia que oscila entre los ocho y diez puntos de ventaja.

El voto latino que representa aproximadamente el 17 % del electorado en Florida, parece decantarse más hacia el GOP, dejando a Demings y a los demócratas a la deriva.

Total
0
Share