fbpx
Tiroteos masivos, El American

Verdades y mentiras detrás de los tiroteos masivos en las escuelas

El control de armas no es, obviamente, la variable culpable. ¿Cuáles son entonces las razones de estos tiroteos?

La Escuela Primaria Robb de Uvalde, Texas, fue el escenario de un trágico tiroteo masivo el 24 de mayo. La matanza perpetrada por Salvador Ramos, un joven perturbado de 18 años, arrojó un saldo de 21 víctimas mortales, 19 de ellas niños, y 17 heridos. Como ocurre siempre que se produce un incidente de este tipo, la izquierda se centra singularmente en una sola cosa: explotar la angustia de una nación e incitar emocionalmente a la sociedad para que intente desarmar a Estados Unidos. Los hechos, sin embargo, no apoyan la hipótesis del izquierdismo.

El presidente Joe Biden, así como el gurú en jefe del Partido Demócrata, Barack Obama, pasaron inmediatamente a la ofensiva. Biden, en un discurso típicamente partidista y muy teatral, dijo: “Es hora de convertir este dolor en acción para cada padre, para cada ciudadano de este país”.Y añadió: “Es hora de que aquellos que obstruyen o retrasan o bloquean las leyes de armas de sentido común: tenemos que hacerles saber que no lo olvidaremos”. Esencialmente, Biden está culpando a la Segunda Enmienda, a las armas y a los republicanos por las acciones de un desquiciado social.

Obama fue igual de cínico y políticamente calculador. El expresidente arremetió en Twitter, “nuestro país está paralizado, no por el miedo, sino por un grupo de cabildeo de las armas y un partido político que no han mostrado voluntad de actuar de ninguna manera que pueda ayudar a prevenir estas tragedias”. El problema de la racionalización planteada por los presidentes 44 y 46 es que se equivocan empíricamente en el análisis en el que se basa su hipótesis. Apelan a la emoción popular, pero no a los hechos. 

Desde la fundación de Estados Unidos hasta la década de 1950, las regulaciones gubernamentales sobre armas (estatales o federales) han sido débiles. Cuanto más se retrocede en el tiempo, menos restricciones a la posesión y uso de armas ha habido. Las escuelas, además, se remontan a mucho tiempo atrás. El incidente de asesinatos en masa ejecutados por el empleo de armas, como hecho histórico, es una rareza. Desde 1776 hasta la década de 1990, las muertes por fuego armado en las escuelas de cualquier nivel, fueron aisladas e implicaron pocas muertes de un solo dígito. En 1999, la Escuela Secundaria Columbine, en Littleton, Colorado, marcó el primer tiroteo masivo en una escuela.

Doscientos veintitrés años de experiencia histórica americana, trescientos noventa y dos de asentamiento colonial británico (Jamestown, Virginia, 1607) y cuatrocientos treinta y cuatro de origen español (San Agustín, Florida, 1565) desafían la afirmación de que las armas son el problema de fondo de estos actos atroces. Las leyes de armas laxas han coexistido con las escuelas para niños y no se ha producido ninguna carnicería masiva con rifles, revólveres o pistolas hasta 1999. El control de armas no es, obviamente, la variable culpable. ¿Cuáles son entonces las razones de los tiroteos masivos en las escuelas?

La variable que parece contener el origen de muchos otros factores sociales que sugieren una culpabilidad subyacente en estos actos, es la era postmoderna. Este marco filosófico, relativista, nihilista, materialista y neo-marxista asomó su cabeza fea a finales de la década de 1950. En la década de 1960, una contracultura siguió el ritmo de los revolucionarios hedonistas como Herbert Marcuse, Michel Foucault y un amplio espectro de marxistas culturales. Pronto se desató una guerra despiadada contra Dios, la familia, el patriotismo, la virtud, la responsabilidad, el sistema democrático de gobierno y la libertad ordenada. Todas las instituciones que tenían algo que ver con el orden existente eran objetivos.

How many people signed the Declaration of Independence?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La consecuencia miserable ha sido una profunda descomposición cultural que ha contaminado el comportamiento social. Fieles a la premisa fundamental del postmodernismo de que la verdad se construye socialmente, y es moralmente relativa, los esquemas políticos de gobierno consensuado (democracia) no se hicieron para una ciudadanía que no puede distinguir entre el bien y el mal. La interpretación emocional y las experiencias “vividas” que contradicen los hechos y son aceptadas como correctas, socavan el tejido de la nación. La distopía literal, establecida por un orden moral neutro, engendra un individuo alienado que puede extraviarse fácilmente. 

La enfermedad mental es otro fenómeno que, con toda seguridad, es anterior al hombre político. Sin embargo, había algo detrás de una sociedad sometida a un orden trascendental en el que la cultura ofrecía respaldos morales que mantenían bajo control el comportamiento inaceptable. La tecnología, sin las limitaciones culturales o normativas que imponen tabúes naturales a las corrientes sociales antinaturales, ha servido de plataforma para la exhibición de conductas desviadas que incluyen el asesinato de inocentes. 

Irónicamente, las mismas personas que quieren acabar con la Segunda Enmienda apoyan políticas públicas que facilitarían a criminales como Ramos la comisión de estos crímenes bárbaros. El movimiento de “desfinanciar a la policía” es totalmente propiedad de la izquierda. Si las escuelas estuvieran protegidas como la mayoría de los edificios federales, los estadios y los aeropuertos, la probabilidad de actos como la matanza de la Escuela Primaria Robb podría haberse protegido.

La erradicación de la corriente cultural postmodernista existente tomará tiempo en llevarse a cabo, pero este camino debe comenzar inmediatamente. Mientras tanto, la seguridad armada en todas las escuelas y lugares de reunión masiva es crucial. Los individuos también deben armarse y estar preparados para defenderse de los psicópatas. En cuanto a los políticos demagogos que quieren desarmarnos, debemos expulsarlos del poder cuanto antes. 

Previous Article
O'Rourke, El American

Beto O'Rourke interrumpe a gritos conferencia de Greg Abbott e intenta culparlo por la masacre de Uvalde

Next Article
El American - Biden -

Biden autoriza que banderas ondeen a media asta por tiroteo en escuela primaria de Texas

Related Posts
Vietnam

La guerra de Vietnam

Un régimen totalitario puede eliminar o mitigar fácilmente las consecuencias políticas internas de las acciones militares, no así un régimen democrático sometido al escrutinio permanente de la prensa y a la realización de elecciones periódicas
Total
73
Share