fbpx
Saltar al contenido

Vito De Palma sobre la defensa de la cultura italiana: “En pocos años el país al centro de la cristiandad podría tener mayoría musulmana”

Entrevista a Vito de Palma

Read in English

Vito de Palma (Bari, 1958), conocido en Latinoamérica por sus transmisiones con ESPN como el “Calciólogo”, sorpresivamente se alejó del periodismo deportivo para abrazar la política al convertirse en candidato a diputado al parlamento italiano por el partido Fratelli d’Italia.

La voz de Vito es inconfundible para millones de telespectadores que, como él, aman el fútbol. Sin embargo puede que su vida continúe apartada de las pantallas, ya que de triunfar en las urnas —según ha explicado— no tendrá tiempo para desempeñarse en la labor mediática.

Acerca de sus ideas, no podemos dejar de mencionar su reconocimiento de la trascendencia del hombre basada en la fe cristiana, de donde parten su defensa de la cultura de la vida y la tradición occidental. Principios que el globalismo progresista ataca mediante una agenda de abortismo, inmigración masiva e ideología de género.

Sin embargo, y por fortuna, una respuesta a dicho globalismo se ha estado gestando en los últimos años. Frente a quienes propugnan la agenda cosmopolita del desarraigo y de la disolución de las naciones en la ciudadanía mundial, el discurso de Fratelli d’Italia —así como el de otras fuerzas soberanistas que están en ascenso en Europa— tiene como eje central la identidad y el sentido de pertenencia. “Soy mujer, soy madre, soy italiana, soy cristiana”, es una frase que la líder de la agrupación, la enérgica Giorgia Meloni, repite con asiduidad y que encapsula la visión que defiende.

En esta conversación con El American, el reconocido comentarista de la Serie A nos muestra de lleno la nueva faceta que ha asumido, discutiendo valores y propuestas.

A quienes no estamos tan familiarizados con la política italiana nos resultó un poco extraño verlo haciendo campaña para el parlamento de ese país desde Argentina. En español, además. ¿Puede explicarnos brevemente cómo funciona el sistema de representación de los nacionales italianos radicados en otros países?

Italia es uno de los pocos países del mundo que admite el voto de los ciudadanos radicados en el exterior. El voto se realiza por correo (en el futuro Fratelli d’Italia pretende transformarlo en electrónico, sistema que ofrece mayores garantías de seguridad), y el mundo está dividido en cuatro circunscripciones; a saber: Europa, América Central y del Norte, América Meridional y, por último, Asia, África y Oceanía. En América del Sur se eligen un senador y dos diputados, que tendrán los mismos deberes y derechos de sus pares elegidos en Italia.

Una de sus principales propuestas es defender el Ius sanguinis (derecho de sangre). El actual Gobierno italiano está promoviendo un Ius scholae que le otorgaría la nacionalidad a niños extranjeros que lleven doce años en el país o que hayan asistido regularmente a un curso de estudios durante al menos cinco años. ¿Por qué su partido se opone a esta ley? ¿El Ius scholae afecta al Ius sanguinis?

El Ius Scholae en principio no afectaría el derecho de sangre, pero conocemos muy bien el accionar furtivo y engañador de la izquierda, y estamos seguros que este sería un primer paso, un clásico “caballo de Troya”, hacia el Ius soli, que sí implicaría la desaparición de la posibilidad de transmitir la ciudadanía a personas nacidas en el exterior, con el simple requisito de tener descendencia italiana.

En el video que hizo junto a Pablo Muñoz Iturrieta dejó entrever la posibilidad de que Italia repatrie a sus ciudadanos que viven en Latinoamérica. ¿Por qué esto beneficiaría al país y cómo podría llevarse adelante un plan de tal magnitud?

Italia enfrenta un peligroso fenómeno de natalidad negativa. El gráfico de las últimas décadas es escalofriante y el país en muy pocos años no será viable desde el punto de vista económico, especialmente en el sector previsional. Las izquierdas, que son las verdaderas responsables de esa catástrofe y que hicieron todo lo posible para provocarla, ahora usan esto como excusa para “repoblar” con inmigración africana o asiática, sumando así un nuevo problema, puesto que a este paso en pocos años el país al centro de la cristiandad podría tener una mayoría musulmana. Ante esta amenaza a la esencia misma de nuestra nación, Fratelli d’Italia propone ofrecerles a los italianos en el exterior la posibilidad, obviamente voluntaria, de regresar a su patria.

Vale aclarar que en este momento hay 6 millones de pasaportes italianos en el resto del mundo, pero se calcula que son casi 60 millones aquellos que tendrían derecho a la ciudadanía por ascendencia. Considerando que Italia tiene ahora casi esa misma cantidad de habitantes, es evidente que alcanzaría con un pequeño porcentaje dispuesto a recorrer el camino de vuelta para revitalizar el país, pero en este caso con sangre, costumbres, tradiciones, idiosincrasias y cultura italiana. Tengamos presente que hay pueblos enteros que se están despoblando y muchas comunas están ofreciendo vivienda gratuita a quien acepte radicarse en su territorio.

Entrevista a Vito de Palma

El periodista y ahora candidato a diputado italiano Vito de Palma, conocido popularmente como el “Calciologo”. (Cortesía)

¿Cómo busca fomentar FdI la natalidad italiana, que es de las más bajas del mundo, consideran valiosa la experiencia de la Hungría de Viktor Orbán en ese campo?

Lo primero que hay que subrayar es que en el programa de Gobierno del partido las políticas activas para la familia están en la primera posición. Es decir, que se consideran primordiales y urgentísimas. La experiencia de Hungría es valiosa, pero cada país tiene características propias (algo aún más evidente en el caso de Italia) y deberá entonces encontrar caminos propios para alcanzar el objetivo. Lo importante es la firme voluntad política en ese sentido.

Es muy interesante que descarte la díada izquierda-derecha como dos caras de un mismo materialismo, ¿puede desarrollar mejor esta idea?

Considero que la tradicional división horizontal izquierda–derecha —con todos sus matices— expresa apenas diferentes modelos de distribución, sin salirse de una misma visión materialista de la vida: las clásicas dos caras de una misma moneda, o quizás podríamos decir las x caras de un mismo poliedro. En cambio, yo propongo un modelo vertical, como un árbol con raíces y frutos, entendidos como los orígenes históricos y su proyección hacia el futuro, un futuro edificado sobre la base de las tradiciones.

Usted ha hecho referencia a San Francisco de Asís como el primer ecologista y dice que la ecología de la izquierda es falsa, ¿incorpora FdI medidas para la protección del medio ambiente? ¿Por qué es importante defender esta causa desde el conservadurismo?

¿Cómo puede un materialista hablar de problemas del ambiente? Admitiendo —y no concediendo— que el ambiente tenga verdaderos problemas, es evidente que los mismos son el producto de una visión materialista y cuantitativa de la vida, de la ansiedad de acumulación y del frenesí de destrucción típicos de esa mentalidad. San Francesco d’Assisi llamaba hermanos y hermanas a los elementos de la naturaleza, reclamando la supremacía del hombre por sobre la creación, pero al mismo tiempo asumiendo el rol de custodio de la misma. Fratelli d’Italia pregona un aprovechamiento prudente y cuidadoso de los recursos naturales, y especialmente la “puesta en seguridad” de un territorio herido y maltrecho por la especulación edilicia y la falta de planificación de las últimas décadas.

No queríamos dejar pasar la oportunidad de preguntarle sobre fútbol. El Calcio está precioso, con varios equipos con opciones de título. Sin embargo, parece haber una brecha muy grande entre los clubes italianos y los favoritos a ganar la Champions, especialmente en lo financiero. ¿Es posible que dicha brecha se reduzca en un corto-mediano plazo y podamos verlos nuevamente peleando en Europa?

Lamentablemente, las reglas financieras impuestas por la UEFA parecen ir en el sentido opuesto al necesario equilibrio que vuelve atractiva una competición. Si a los clubes se les permite gastar un porcentaje de sus ingresos, está claro que los más ricos ganarán más y por eso se harán aún más ricos, ampliando esa brecha económica y deportiva en lugar de reducirla. Sin embargo, los técnicos italianos siguen siendo los mejores del mundo y la especialidad italiana, la pizza, es justamente expresión de ese arte típicamente nacional de transformar la pobreza en algo sabroso y atractivo. Confío que ese ingenio y esa creatividad puedan permitirnos volver a los primeros planos también en ámbito futbolístico.

Emmanuel Alejandro Rondón is a journalist at El American specializing in the areas of American politics and media analysis // Emmanuel Alejandro Rondón es periodista de El American especializado en las áreas de política americana y análisis de medios de comunicación.

Contacto: [email protected]

Silvio Salas, Venezuelan, is a writer and Social Communicator, with an interest in geopolitics, culture war and civil liberties // Silvio Salas, venezolano, es un comunicador social interesado en temas de geopolítica, libertades civiles y la guerra cultural.

Sigue a Silvio Salas en Twitter: @SilvioSalasR

Deja una respuesta

Total
5
Share