fbpx
Saltar al contenido

Hieu Le: un voluntario de las Fuerzas de Defensa Territorial de Ucrania cuenta su historia cercana a la muerte

Volunteer of Ukraine's Territorial Defense Force Tells Near-Death Story

Available: English

[Read in English]

Desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, más de 16.000 personas de todo el mundo se han unido a la Legión Internacional de Defensa Territorial de Ucrania. Muchos de ellos son veteranos de otras guerras o personas con experiencia militar, otros son simplemente gente normal.

Hieu Le fue uno de los voluntarios que decidió tomar las armas para defender a Ucrania. Hieu, veterano del ejército americano, sirvió en Afganistán, donde estuvo durante siete años, y luego trabajó como contratista de inteligencia otros tres años más.

Tras retirarse del ejército, Hieu decidió trasladarse a Medellín (Colombia), donde abrió un restaurante de cocina vietnamita, District 1-Cocina Vietnamita. Mientras Hieu llevaba una vida tranquila en Colombia, Vladimir Putin decidió invadir Ucrania, un acto que cambió la vida de Hieu.

“De acuerdo con mi experiencia en Afganistán, los afganos se rindieron y dejaron que los talibanes se apoderaran de su país en cuestión de días. Así que cuando vi que Ucrania era invadida por Rusia, pensé que iban a hacer lo mismo, que se iban a rendir al cabo de unos dos días”, explica Hieu.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

“Pero al tercer día, vi a estas ancianas que seguían en medio de estos pueblos, haciendo cócteles molotov. Vi que la gente dejaba su trabajo y cogía un arma para defender su país y, ya sabes, me inspiré mucho por la gente de Ucrania. Así que vi eso y dije, tengo que ir allí y ayudarles”.

Cuando el presidente Volodymyr Zelenski pidió soldados con experiencia militar para ayudar en la defensa de Ucrania, Hieu lo tomó como una señal, y se puso en contacto con la embajada ucraniana en Polonia, tuvo que rellenar un formulario de solicitud y luego viajar a Polonia a un lugar cuyo nombre Hieu prefiere mantener en el anonimato.

May be an image of one or more people and indoor
Hieu Le atendiendo a sus clientes en su restaurante, Distrito 1, en Medellín. (Hieu Le)

“Había un montón de otros extranjeros esperando a subir al autobús para unirse. Charlé con un par de ellos. Algunos tenían experiencia militar. Otros no la tenían en absoluto y simplemente se presentaron”, recuerda Hieu.

Después de ir al punto de encuentro en Polonia, un autobús llevó a Hieu y a los demás voluntarios a una base en Ucrania, donde le asignaron a una unidad con gente que ya tenía experiencia de combate.

Hieu describe la composición de La Legión Internacional como una “mezcla” en la que había más gente con experiencia militar, pero muy probablemente con poca o ninguna experiencia de combate.

Hieu (derecha) y sus colegas en la primera línea de fuego en el lado norte de Kiev. (Hieu Le)

A Hieu se le proporcionó un fusil FNC-3 y, como él mismo explica, “algunas personas recibieron la armadura y casco modernos ucranianos, pero no eran muy buenos, pero hubo mucha gente, yo incluido, que trajo su propio equipo, que era mejor”.

Las personas sin experiencia de combate fueron puestas a entrenar. Debido a su experiencia militar previa, Hieu fue directamente al frente. Por su paso por Afganistán, se le consideró ya entrenado por la legión. “Nos pusieron allí como tres días y de allí, nos trasladamos a la primera línea”, dice Hieu.

Hieu y su unidad fueron enviados a Kiev, donde se encontró con el grueso de la ofensiva rusa que intentaba derribar el centro del poder en Ucrania. “Nos sentíamos como carne de cañón”, dice Hieu, “Nos ponían en las misiones más peligrosas… y sabes, tiene sentido, no éramos ciudadanos ucranianos, éramos la legión extranjera”.

“Algunos eran muy buenos soldados, se notaba que eran de las fuerzas especiales, que tenían experiencia, otros estaban sólo para matar cosas. La Legión Extranjera en general atrae a mucha gente honorable que quiere ir a ayudar, pero también atrae a gente que sólo quiere una excusa para hacer daño a la gente”, reflexiona Hieu.

En Kiev, Hieu tuvo que sobrevivir al constante bombardeo de misiles de crucero, a las incursiones nocturnas de los rusos y al frío extremo de la estación. Además, Hieu desconfiaba de los ucranianos encargados de la legión en Kiev.

Durante su estancia en Kiev, Hieu se encontró rodeado por el enemigo y bajo el constante bombardeo de la artillería rusa. (Hieu Le)

Hieu estaba preocupado por la posible corrupción en la Legión, se enteró por un compañero que “uno de los ucranianos a cargo de la Legión en Kiev, estaba robando cosas de los chicos que estaban en una misión. Como que entraba en sus habitaciones y robaba cosas o les robaba el sueldo, algo así”.

Durante una noche, un escuadrón de legionarios fue asesinado por el fuego ruso en Irpin, en el lado norte de Kiev. “Uno murió en el camino de vuelta, fue herido y murió en el camino de vuelta, y el otro murió allí y no pudieron llevarse a los dos. Así que se llevaron al que podía sobrevivir”, recuerda Hieu.

Evitando la detección de las patrullas, el escuadrón de Hieu se trasladó a Irpin, en el lado norte de Kiev, “ahora Irpin está libre del enemigo en este momento, pero cuando yo estaba allí, estaba rodeado de rusos. Había rusos por todas partes”, cuenta Hieu.

Su escuadrón se movió durante el día porque, según Hieu, los rusos prefieren operar de noche, ya que la visibilidad es baja, y así la artillería ucraniana no puede reprimirlos.

El escuadrón de Hieu se adentró en las líneas enemigas y caminó durante 8 kilómetros hasta la última posición de combate conocida y llevó el cuerpo de su camarada caído de vuelta a Kiev, todo el tiempo bajo un constante bombardeo. Durante el viaje de vuelta, los legionarios se encontraron con una patrulla de rusos, que se apresuraron a gritar “Gloria a Ucrania”. “Creo que fue porque no querían luchar contra nosotros”, reflexiona Hieu.

Tras 13 horas de marcha, Hieu y su escuadrón consiguieron entregar el cuerpo de su compañero de legión en Kiev. (Hieu Le)

Tras un viaje de 13 horas tras las líneas enemigas, los legionarios consiguieron llegar al borde de Kiev y entregar el cuerpo del soldado, entonces Hieu llegó a su punto de ruptura: “buscar en su cuerpo su identificación y luego escribir su nombre y número de identificación en un trozo de cartón y después cubrirlo con una manta y finalmente tener que romperle las piernas y los brazos para que cupiera en la ambulancia… cuando lo ves tienes que tener el corazón de piedra, o algo te falla, para ver el cuerpo de uno de tus soldados caídos y no sentir nada”.

“Estaba preparado para morir luchando por Ucrania al cien por cien. Para lo que no estaba preparado era para estar vivo y tener que cargar con los cadáveres de mis amigos… Decidí que ya había hecho bastante, no quería hacerlo más”.

Un par de días después, Hieu vio un artículo de prensa “sobre cómo ese cuerpo y el de otro soldado muerto en combate volvieron al país de Georgia para ser recibidos como héroes”. El Gobierno georgiano organizó un funeral de Estado para el legionario caído que fue presidido por Salomé Zourabichvili, la presidenta de Georgia.

“Vi una foto de su madre en el funeral, y eso me ayudó porque me sentí satisfecho de haber podido llevar a este hijo de vuelta a casa con su madre”.

Un par de días después, tras recuperar el cuerpo de su camarada, Hieu decidió retirarse de la Legión: “Es como cuando dejas un trabajo, así que nunca se sentirá bien, pero no diré que fui maltratado por los ucranianos. Hicieron todo de forma correcta para mí”.

Después de recuperar el cuerpo de su amigo, Hieu decidió que había tenido suficiente y se retiró de la Legión. (Hieu Le)

Después de retirarse, Hieu decidió viajar por Europa durante un tiempo antes de volver a su casa en Medellín. Hieu planea permanecer en Europa “hasta que pueda calmar mi mente, porque cuando vienes de una experiencia constante de estar cerca a la muerte, cuando llegas de una zona de guerra donde la gente está muriendo, donde estás rodeado por el enemigo todo el tiempo, vas a estar… lo llaman hiper-vigilancia, es como una condición psicológica donde se necesita algún tiempo para relajarte y enfriarte”.

Hieu viajó a Zagreb, en Croacia, para visitar a un par de amigos. Hieu recuerda que uno de sus amigos le contó que su abuelo murió luchando en la guerra de la independencia de Croacia, y que después de 30 años nunca pudieron encontrar su cuerpo.

“Así que no había lugar para poner flores ni para rezar por su abuelo. Por eso, cuando le conté la historia de lo que había hecho por el soldado, me dijo que era algo realmente importante, que era algo bueno. Mucha gente tiene soldados caídos que nunca vuelven a casa, como estos soldados rusos que acaban de abandonar a todos sus muertos, estos cuerpos probablemente nunca volverán a casa con sus madres”, reflexiona Hieu.

Total
1
Share