fbpx

El Whopper de Burger King revela por qué los mercados y el federalismo funciona

Dejemos que los gobiernos locales prueben sus ideas políticas por la misma razón por la cual Burger King está lanzando el Impossible Whopper en una sola ciudad. El futuro es incierto, al igual que los resultados de los experimentos

Por John Tamny

Flossmoor es un suburbio de las afueras de Chicago. Y es uno de los que durante mucho tiempo tuvo normas interesantes en lo que respecta a los autos. Por ejemplo, era ilegal que las camionetas estuvieran estacionadas en las zonas residenciales de la ciudad, a no ser que estuvieran en un garaje o se estuviera descargando algo de ellas.

Lo interesante de esta restricción es que duró 44 años, hasta que fue anulada el pasado enero. Probado en Flossmoor, este experimento en una especie de laboratorio suburbano no se extendió a nivel nacional.

La ya antigua norma de Flossmoor sobre los autos me vino a la mente al leer sobre la comercialización de la prueba de Burger King con el “Whopper imposible” en San Luis, Misuri, y sus alrededores. El nuevo Whopper no tiene carne, pero fue creado para que sepa a carne.

Tan novedoso es el lanzamiento de lo que se supone que imita las bondades del Whopper a la parrilla, que el Washington Post envió a su especialista en hamburguesas (Tim Carman) a la ciudad de Gateway para probarla. Carman conoce bien su tema, y es un fan de Burger King en particular. En una columna para el Washington Post el año pasado, Carman calificó el Whopper normal por encima de las ofertas de McDonald’s y Wendy’s.

Carman planteó la pregunta esencial: “¿es bueno el Whopper Imposible?”. Mientras que el reportero se encontró con personas que “no podían distinguir” entre un “Impossible” y un “Whopper” que al menos se parecen un poco, la experiencia de Carman fue un poco diferente; como él mismo explicó.

Después de un bocado, juras que la Impossible sabe igual que la carne de vacuno. Después de un segundo bocado, empiezas a percibir la ilusión que hay detrás de la ciencia. Después de un tercero, estás listo para invertir en toda la empresa.

La conclusión de Carman es que el “producto es lo suficientemente parecido a la carne de res como para que tu cerebro esté dispuesto a completar el resto de los sabores, aunque en algún lugar de los oscuros recovecos de tu corteza cerebral sepas que todo es mentira”. Sin embargo, subraya que la carne de origen vegetal es mucho menos parecida a la carne sin bollos, cebollas y otros condimentos, y en el caso de Burger King, sin estar cocinada en su parrilla al fuego. Así que Carman se convenció. Al menos en cierto modo. ¿Lo harán otros? El tiempo lo dirá.  

Las ventas en San Luis son fuertes ahora, pero podría decirse que se debe a la inmensa curiosidad de los amantes de las hamburguesas y de los vegetarianos por igual. ¿Puede la “carne” vegetal sustituir a algo tan sabroso como el Whopper? Esa es la pregunta, y su respuesta nos habla de mucho más que de los gustos de los consumidores.

Carman señaló que las ventas del Whopper Imposible se limitan por ahora al área metropolitana de San Luis. Pero “si la hamburguesa sin carne tiene éxito en San Luis, Burger King extenderá el sándwich a todos sus 7,200 locales del país”. Y esa es la cuestión.

Burger King es una empresa con accionistas y franquicias, por lo que no puede hacer grandes cambios de una sola vez para sus miles de establecimientos. Debe probarlos primero. Con el Impossible Whopper, San Luis es un mercado de prueba, una especie de laboratorio. Al probar un nuevo concepto en una fracción de sus establecimientos, Burger King generará información potencialmente útil sobre el atractivo nacional de la hamburguesa sin carne.

En este caso, y teniendo muy en cuenta a sus accionistas y franquicias, Burger King no tiene más remedio que realizar una prueba local. Eso es así porque los experimentos son caros. Y a veces fracasan de manera espectacular. Como lo hacen, Burger King considera que una prueba local es la forma más sabia de acercarse a lo desconocido. El Whopper Imposible podría ser la próxima gran novedad, o podría ser un enorme bochorno.

Y si es un gran fracaso, su costo se limitará a un sólo mercado. Lo que podría ser una bomba afectará negativamente a un pequeño porcentaje de los 7,200 negocios de Burger King. Lo útil de todo esto es que Carman entiende la idea. Es muy lógico. En sus propias palabras, estaba allí para “probar la hamburguesa y decidir si Burger King tiene el éxito entre sus manos, uno que valga la pena replicar en los locales de todo el país”.

Si la página editorial del Washington Post viera la formulación de políticas de la misma manera que Carman ve claramente la estrategia comercial de Burger King. Carman entiende el punto de probar localmente, para ver si el concepto es deseado, antes de extenderse a nivel nacional. Carman está explicando de forma bastante articulada cómo ven los librepensadores el gobierno.

A los librepensadores no les disgusta tanto el gobierno local como el gobierno nacional. Quieren que la política sea local. Que los gobiernos locales prueben ideas políticas por la misma razón por la que Burger King está lanzando el Impossible Whopper en una ciudad. El futuro es incierto, al igual que los resultados de los experimentos. Si las pruebas son locales, no nacionalizaremos los fracasos.

Por otra parte, si los conceptos políticos prosperan localmente es posible que otras ciudades y estados los adopten. O quizá no lo hagan. Mientras que algunos residentes de Flossmoor se oponen a las camionetas en zonas residenciales, los residentes de Frisco (Texas) podrían pensar de forma diferente. Como las personas son diferentes, no es descabellado sugerir que las políticas públicas serán más eficaces si reflejan las diferencias.

Con la sanidad, todo es muy personal. Y para algunos, complicado. Burger King considera apropiado probar el mercado de algo tan prosaico como una hamburguesa, pero ¿los políticos piensan que es perfectamente normal forzar por ley una alteración de un mercado multimillonario a nivel nacional?

Todo esto tiene poco sentido. Y es un recordatorio de que la aversión al poder del Congreso y del presidente es mucho más de sentido común que ideológico. Las empresas se equivocan con gran regularidad, al igual que los políticos. Los librepensadores optan por reconocer lo obvio y, una vez reconocido lo que está claro como el agua, prefieren que la formulación de políticas tenga lugar en las ciudades y en los estados, en lugar de en Washington, D.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Nicolás Maduro, Ted Cruz, Ley PANA, Marco Rubio

Cuando un servicio público se convierte en enemigo del público

Next Article
satélite, el american newsroom puerto rico

Puerto Rico celebra exitoso lanzamiento de satélite

Related Posts
Total
2
Share