fbpx
Xi Jinping envía fuerte mensaje a Occidente y Taiwán en su discurso por los 100 años del Partido Comunista

Xi Jinping envía fuerte mensaje a Taiwán y Occidente en su discurso por los 100 años del Partido Comunista

El líder chino aseguró que quien intente acosarlos «seguramente se romperá la cabeza en la Gran Muralla de acero construida con la sangre y la carne de 1,4 mil millones de chinos»

[Read in English]

En un escenario imponente, desde arriba del retrato de Mao Zedong —el hombre que provocó la gran hambruna—, estuvo el líder chino Xi Jinping llevando adelante su discurso conmemorativo por los 100 años del Partido Comunista de China (PCCh).

Vestido con traje gris, con cinco micrófonos al frente y una multitud de unos 70,000 miembros del PCCh dividido entre fieles y soldados, el autócrata emuló la figura de Mao realizando una alocución donde destacó la importancia de la civilización china, del partido que él mismo conduce y el supuesto éxito del «socialismo con características chinas». Asimismo, aprovechó para enviarle saludos a las administraciones de Hong Kong y Macao, y también envió serias advertencias a Taiwán y Occidente.  

China, que hoy emerge como una potencia económica global con una presencia importante en las instituciones multilaterales —como Naciones Unidas— y varias regiones subdesarrolladas del planeta —como África, mediante polémicos préstamos—, es el principal enemigo de Estados Unidos en el tablero geopolítico y su expansión puede representar una amenaza seria para el mundo occidental. Por eso, el discurso de Xi Jinping no debe ignorarse, es necesario escuchar con atención.

Nikkei Asia publicó un texto traducido al inglés con el discurso completo de Xi Jinping.

Xi Jinping, discurso 100 años PCCh
El líder del régimen chino, Xi Jinping, durante el discurso conmemorativo por los 100 años del PCCh. (EFE)

El supuesto éxito del «socialismo con características chinas», un tema recurrente en el discurso de Xi Jinping

Luego del fracaso económico generado por las políticas ortodoxas marxistas-leninistas en China, Deng Xiaoping impulsó una serie de reformas que abrieron paso a lo que se conoce hoy como el «socialismo con características chinas», este modelo híbrido privado-estatal donde muchos aseguran que China se convirtió en un país capitalista; lo cual es inexacto, sobre todo teniendo en cuenta la gran presencia del PCCh en las empresas privadas del país.

Para China las reformas de Xiaoping fueron un éxito, pues consiguió el inicial despegue económico que hoy posiciona al país asiático ante los ojos del mundo. Por ello, en su discurso con relación a los 100 años del Partido Comunista de China, el actual líder del régimen chino, Xi, mencionó constantemente la importancia de este socialismo chino:

«Establecimos la línea básica del partido para la etapa primaria del socialismo, avanzamos resueltamente en la reforma y la apertura, superamos los riesgos y desafíos de todas las direcciones, y fundamos, defendimos, salvaguardamos y desarrollamos el socialismo con características chinas, provocando así un giro importante con un significado de largo alcance en la historia del partido desde la fundación de la República Popular China», dijo Xi Jinping para luego explicar las características de este sistema socialista.

«Esto permitió a China transformarse de una economía planificada altamente centralizada a una economía de mercado socialista rebosante de vitalidad, y de un país que estaba en gran medida aislado a uno que está abierto al mundo exterior en todos los ámbitos. También permitió a China lograr el salto histórico de un país con fuerzas productivas relativamente atrasadas a la segunda economía más grande del mundo, y hacer la transformación histórica de elevar los niveles de vida de su pueblo de la subsistencia a un nivel general de prosperidad moderada, y luego, en última instancia, a una prosperidad moderada en todos los aspectos».

Parte del discurso de Xi Jinping

En su discurso, Xi tocó constantemente la importancia de lograr el rejuvenecimiento nacional y también habló de la fortaleza institucional que el Partido Comunista de China desarrolló durante estos 100 años de vida. Asimismo, destacó la importancia de la civilización china en el desarrollo de la humanidad y la historia del propio PCCh y de sus líderes más emblemáticos, como Mao Zedong, a quien el autócrata le rindió honores como a otros representantes del Partido Comunista.

Hoy China, pese a que sigue con su proceso de expansión, tiene que sortear una serie de obstáculos importantes que pueden complicar su proyecto político a largo plazo. Por ejemplo, según un reporte del Financial Times, en el último año el gigante asiático sufrió su primer descenso poblacional en cinco décadas y por eso el PCCh está aguardando para revelar los datos del censo más reciente.

El líder del régimen saluda a la multitud. En la foto se aprecia el retrato de Mao, el hombre que provocó uno de los genocidios y hambrunas más grande de todos los tiempos. (EFE)

Más allá de la parafernalia, Xi Jinping envió un duro mensaje para Taiwán y Occidente

El discurso de Xi Jinping, que duró unos 65 minutos aproximadamente, estuvo mayormente dedicado a destacar las proezas del Partido Comunista y del pueblo chino en general. Olvidó mencionar por supuesto sus episodios oscuros y etapas más trágicas.

Sin embargo, más allá de la esperada parafernalia, hubo un momento donde el líder del régimen aprovechó para enviar un mensaje a las administraciones especiales de Hong Kong y Macao, además de un duro mensaje para Taiwán y Occidente.

Xi aseguró que honrará los tratados de “Un país, dos modelos”, bajo los que Hong Kong y Macao se han administrados durante décadas; eso a pesar de que el régimen viene torpedeando sistemáticamente las autonomías de las regiones especiales durante los últimos años, sobre todo la hongkonesa.

«Nos mantendremos fieles a la letra y al espíritu del principio de un país, dos sistemas, según el cual el pueblo de Hong Kong administra Hong Kong y el pueblo de Macao administra Macao, ambos con un alto grado de autonomía».

«Nos aseguraremos de que el Gobierno central ejerza una jurisdicción general sobre Hong Kong y Macao, y aplicaremos los sistemas jurídicos y los mecanismos de aplicación para las dos regiones administrativas especiales a fin de salvaguardar la seguridad nacional. Al tiempo que protegemos la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo de China, garantizaremos la estabilidad social en Hong Kong y Macao, y mantendremos una prosperidad y estabilidad duraderas en las dos regiones administrativas especiales».

Dos citas del discurso de Xi Jinping.

El tono de Xi subió en agresividad cuanto se enfocó en Taiwán, la isla que hoy presenta un desafío geopolítico tanto para China como para Occidente, pues el régimen tiene entre ceja y ceja borrar su independencia como bien lo dejó en claro el líder del PCCh durante su discurso.

«Resolver la cuestión de Taiwán y hacer realidad la reunificación completa de China es una misión histórica y un compromiso inquebrantable del Partido Comunista de China. También es una aspiración compartida de todos los hijos e hijas de la nación china. Defenderemos el principio de una sola China y el Consenso de 1992, y promoveremos la reunificación nacional pacífica», espetó Xi, en una clara alusión a que el objetivo es no dejar que Taiwán continúe como país independiente.

«Todos nosotros, compatriotas a ambos lados del Estrecho de Taiwán, debemos unirnos y avanzar al unísono. Debemos tomar medidas resueltas para derrotar por completo cualquier intento de “independencia de Taiwán” y trabajar juntos para crear un futuro brillante para el rejuvenecimiento nacional. Nadie debe subestimar la determinación, la voluntad y la capacidad del pueblo chino para defender su soberanía nacional y su integridad territorial».

Xi Jinping se refiere a Taiwán.
Beijing (China), 01/07/2021. Xi Jinping es visto en un gran monitor LED mientras habla en la Plaza de Tiananmen durante la celebración del 100 aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino, en Beijing, China. (EFE)

Luego de las palabras del líder del régimen chino, la isla taiwanesa respondió a las amenazas de China mediante un comunicado de la Oficina de Asuntos Continental en Taipéi: «La única manera de crear interacciones positivas y el desarrollo sostenible de las relaciones a través del estrecho es abandonar los intentos de imponer un marco político a Taiwán e intimidar militarmente a Taiwán, y respetar nuestras importantes iniciativas de ‘paz, igualdad, democracia y diálogo’».

Xi Jinping fue enfático al enviarle un mensaje en tono bélico a sus potenciales enemigos, Occidente en general, y Estados Unidos en particular, aseverando que no dejará que cualquier potencia extranjera intente violar la soberanía de China o perjudicar los intereses de la nación asiática.

«El pueblo chino nunca permitirá que ninguna fuerza extranjera nos acose, coaccione y esclavice», dijo Xi. «Quienquiera que intente hacer eso, seguramente se romperá la cabeza en la Gran Muralla de acero construida con la sangre y la carne de 1,4 mil millones de chinos».

Este último mensaje, junto al de Taiwán, sin dudas forman parte de la retórica que Xi seguirá utilizando los próximos años en sus esfuerzos por mantener su proyecto político expansionista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Venezuela volverá a quitarle 6 ceros a la moneda nacional para "combatir la inflación"

Venezuela volverá a quitarle 6 ceros a la moneda nacional para "combatir la inflación"

Next Article
USA, dólares

Déficit comercial de Estados Unidos sube 3,1 % en mayo, a 71.200 millones de dólares

Related Posts
Total
19
Share